MiniMamiS

Minimalismo

Duplicados: pros y contras

Escrito por MiniMamiS 06-01-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)


Los objetos duplicados son aquellos que tenemos repetidos más de una vez con intención de facilitarnos el día a día (tenerlos a mano cuando se necesitan) pero que tienen su reverso oscuro, ya que hacen aumentar la cantidad de cosas que almacenas en casa sin darnos mucha cuenta, así que vale la pena controlarlos para sacarles todo el partido posible (ya que tienen sus ventajas) sin dejar que se conviertan en trastos inútiles.

Los más comunes

Algunos ejemplos de objetos duplicados en casa serían:

Bolígrafos: en distintos cajones, botes para lápices, estuche, el bolso..

Muestras de productos de aseo: se suelen guardar en el neceser para cuando viajas, en el otro baño si hay más de uno en casa, en el bolso...

Revistas en el baño 

Mecheros o cerillas: originalmente para la cocina, pero se suelen repartir en los cajones de distintos muebles (sobretodo si te gustan las velas o el incienso) y en el bolso si fumas.

'Gadgets' tecnológicos: lápices de memoria que no se sabe ni qué contienen, cargadores de móvil (u otros), enchufados en varios sitios (no vaya a ser que del salón al baño se me apague..)

Algunas razones para vigilar los duplicados

- Parece que no tienes tantos porque muchos de los duplicados son de cosas pequeñas (bolígrafos, mecheros, muestras de aseo...) pero en estos casos sueles tener muchas réplicas (no sólo dos bolis..sino un par en cada sitio posible)

- Se da una curiosa paradoja: cuando tienes sólo un objeto de lo que sea, lo tienes bien localizado y lo encuentras siempre. Pero cuando tienes más de uno, se traspapelan con mucha más facilidad y a la hora de la verdad, no lo encuentras o no funciona. Así que no siempre son útiles o te ahorran tiempo.

- Como no están guardados en el mismo sitio, dejas de controlar la cantidad que tienes y, ante la duda de si hay o no, adquieres otro.

Cuando sí y cuando no

En algunas ocasiones, podemos sacar provecho de ellos, pero hay algunos objetos que hay que vigilar de cerca:

- Casa familiar: Si tus padres no viven en tu ciudad, pero están relativamente cerca, y vas frecuentemente a pasar el fin de semana, puedes dejar en su casa algunos objetos para ahorrarte bultos en la maleta (siempre que no invadas excesivamente su espacio, claro). Este es mi caso y yo, por ejemplo, tengo allí un pijama y un cepillo de dientes. Puedes dejar algun kit básico de aseo con alguna cosa más (limpiadora de cara, desodorante..). Se pueden dejar cosas útiles también para tu bebé: nosotros tenemos allí algunos juguetes (para no tener que cargar con toda la colección..así es como si los redescubriera) y hemos dejado alguna vez  pañales y toallitas (aunque hay que vigilar al principio los cambios de talla para no quedarte con medio paquete inútil).

Allí además usamos una cuna de viaje (y por lo tanto hay juegos de sábanas y demás) y una trona plegable para las sillas del comedor (que se queda allí también).

- El trabajo: si en el trabajo tienes un espacio personal (tu mesa, una taquilla, un estante o casillero..) hay algunos objetos que la gente suele tener: un cargador del móvil, un vaso, capsulas para café (si hay máquina disponible), cosas de comer (cuidado con eso..), un neceser (ya hablaremos de las muestras..)

- Muestras de cosméticos: si viajas mucho, las muestras de productos cosméticos tienen su punto. Pero este es uno de los artículos más traicioneros...son pequeños, se acumulan fácilmente y les pierdes la pista más rápidamente aún...cuando los rescatas, ya se han pasado.. Y es que las muestras tienen muy poca vida útil (menos que el mismo producto en su formato grande) así que mis recomendaciónes son:

- Acepta sólo las de productos que de verdad quieras probar: si ya eres fiel a una colonia, no aceptes otra (no te la pondrás..), o acepta cremas adecuadas a tu piel.

-Úsalas en cuanto llegues a casa: no esperes a viajar ya que puede que no tengas bastante producto con el de la muestra para todos los días del viaje (o te sobre y esté en un formato que lo tengas que tirar..qué desperdicio!). Además puede que hasta que viajes pase tiempo y se haya caducado.

-Objetos tecnológicos: los cargadores de móviles y tablets están empezando a ser una invasión, porque con cada aparatejo hay uno y normalmente ya son universales (uno te vale para varios aparataos).. Esperemos que pronto pongan la opción de adquirir un aparato sin cargador si ya le sirve uno que tengas, mientras tanto no los dejes todos ocupando enchufes como si fueran culebras.. Quédate uno o dos por si cargas dos cosas al mismo tiempo, y el resto los guardas juntos.

- En casa: la norma para tu casa sería la de no tener duplicados, sobretodo si vives en un piso tamaño medio de un solo nivel (si tienes un dúplex o casa con varias plantas sí que es más práctico tener algunos objetos más a mano, o por ejemplo los dos baños equipados al completo). Algunos objetos que viene bien tener doble en casa (pero sólo doble!! no múltiple) son: 

- algunos utensilios de cocina (tijeras, espumaderas..) Así cuando se ensucia uno, aún tienes el otro limpio.

- las tijeritas del bebé: una en el baño y otra en su cambiador..a veces no sabes cuando va a ser el mejor momento. Esto vale para otras cosas de su aseo (la pera nasal, bastoncillos de las orejas..)

- Otros objetos del bebé: muchas cosas de tu peque tienen permiso de duplicarse porque siempre viene bien tener en casa y en la bolsa del carro: toallitas, pañales, cleenex, botellita de agua...

- Bolígrafos: pero con cuidado de no tener uno en cada cajón..Yo tengo uno en la cocina y otro en mi habitación, porque luego tengo mi estuche del trabajo y ya voy servida.

Como consejo final, dos cosas (sólo dos, jeje):

- Evita duplicar objetos que atraigan más duplicados (botes para lápices, neceseres..) porque tenderás a llenarlos.

- Si has hecho limpieza y efectivamente tienes muchos objetos de un tipo multiplicados, júntalos todos en el mismo sitio y con intención de ir reponiendo, no de usarlos todos al mismo tiempo.

¿Y tú qué duplicados te has encontrado?

ALiCaduLa

El principio de Pareto aplicado al espacio

Escrito por MiniMamiS 13-11-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)


Seguro que habéis oído hablar de esta ley o principio, también conocido como la ley del 80-20, que originalmente describía como el 20% de la población era propietaria del 80% de la tierra. Hoy en día se aplica en muchos ámbitos de economía y organización (el 80% de las ganancias se deben sólo al 20% de los clientes, o para realizar el 80% de las tareas importantes necesitas solamente el 20% de tu tiempo de trabajo..). Hace poco leí su aplicación con los espacios que despejas y reorganizas, aconsejando que ocupes un 80% del mismo y dejes vacío un 20%. 

Parece fácil pero...es un hecho que cuando consigues un cajón vacío ya estás pensando con qué lo vas a llenar. Sin embargo puede ser muy útil mantener ese 20% según donde lo tengas y visualmente, por ejemplo al abrir el armario, no dará sensación de agobio. Algunos sitios donde se puede aplicar y obtener beneficios son:

- En la cómoda de la ropa del bebé podrías dejar libre un cajón, e ir poniendo allí algo de ropa de la talla siguiente para tenerla a mano y no perderle la pista. En cuanto saques algo que ya no le cabe, pasas la ropa nueva. 

- En el armario puedes dejar vacío un estante, o una parte de las perchas, así el resto de la ropa colgada la podrás mover mejor para coger lo que buscas.

- Los estantes con adornos también se benefician de no tenerlos a rebosar..de hecho aquí aconsejaban lo contrario: dejar un 80% de espacio libre (tener un adorno) así es más fácil de limpiar y visualmente es más agradable.

- El perchero de la entrada o sitio similar para dejar los abrigos y demás: si empiezas a poner unas chaquetas encima de otras, no encontrarás la que buscas en un momento dado (y se acabarán cayendo). Deja siempre una percha libre, y en el resto que sólo haya una cosa colgada por percha.

- El baño: estantes, cajones y armarios también deberían estar al 80% de su capacidad (o menos), ya que solemos comprar productos de aseo antes de que se acabe el anterior, así habrá sitio para guardarlo y tenerlo a mano cuando se necesite. El espacio de la bañera para gel y champú también debería ocuparse mínimamente, luego es un rollo sacar 20 botes para poder limpiarla...

- La cocina: si dejas ese 20% de espacio libre en despensa, nevera y congelador podrás encontrar los alimentos más fácilmente y cogerlos sin tener que sacar cosas que estén delante. Además así los tendrás controlados y será más difícil que te caduquen o que compres cosas que ya tenías porque les perdiste la pista... 

- La agenda: sea en papel o electrónica, es importante que sea realista en cuanto a las tareas que apuntas para hacer en un día...es imposible que cada hora tenga algo apuntado (sobretodo si es una tarea que necesitará más tiempo), además si la hoja de la agenda está a tope de notas y tareas apuntadas, puede que lo importante pase desapercibido. Así que si tenías pensado hacer 7 cosas, déjalo en 4. El domingo planifica la semana de manera que los primeros días anotes 4-5 tareas, pero jueves y viernes los dejas vacíos (o sólo con un par) por si has tenido que posponer alguna. Y deja un día libre (el 20% de la semana :)

- El bolso: las mamis nos hemos despedido de los bolsitos pequeños en los que llevabas una carterita, el móvil y unas llaves, y normalmente somos más de maxibolsos, sobretodo si trabajas. Hay que intentar no llevarlo a tope: pesará demasiado y no encontrarás nada.. Marca un contenido fijo con lo realmente necesario y si el bolso para ese día es  más grande, no metas más cosas.

- La maleta: si vas a viajar se puede llenar la maleta al 80% en vez de a tope, así tienes espacio para traerte algún recuerdo.

Se me ocurren muchos otros ejemplos para aplicar este principio: los estantes con libros, cualquier armario con cajones, el maletero del coche, las cajas para guardar juguetes en la habitación de tu peque...

Y tú? En qué otros espacios se te ocurre que se podría adoptar esta proporción? Qué otras cosas o situaciones no deberían estar al 100%?

ALiCaduLa

Entra uno-sale uno: ¿cosa de niños?

Escrito por MiniMamiS 18-12-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)

Si seguís un poco la línea minimalista en vuestra vida, seguro que habéis oído lo de entra uno-sale uno para intentar controlar la acumulación de cosas. Básicamente consiste en desechar un objeto cuando adquieres otro (que se supone que necesitas, claro). Esta táctica puede ayudar a controlar tus cosas, pero como bien sabemos las minimamis, el 80% de los objetos que ocupan tu de casa son de los peques. Más concretamente son juguetes. Y ahora se van a incrementar de manera exponencial con la Navidad.

Y es que la carta a los Reyes Magos no tendría fin... directamente les mandarían el catálogo de Todojuguete metido en un sobre. Así que quizás en algún momento habrá que plantearse enseñarles esta táctica del "uno por uno" para poner un poco de orden y sentido común, por varias razones:

- Todos hemos visto cómo, ante un montón de juguetes, no le hacen caso a ninguno (o juegan 5 minutos y luego lo dejan apartado). Suele ser típico que en una celebración (cumpleaños,navidad) reciben tantas cosas de golpe que no saben ni qué hacer...así que parece obvio que quizás no necesitan tantos juguetes.

- También está el hecho de que ellos van creciendo y hay juguetes que ya se les quedan desfasados para su edad y sin embargo los seguimos guardando 

- Es un poco preocupante (o, al menos da que pensar) que los niños digan ya que quieren tal juguete porque 'lo necesitan' cuando se supone que ellos se entretienen con casi cualquier cosa. Esa necesidad se la creamos nosotros, y la publicidad, que hace muy bien su trabajo.

Y todo esto a costa de nuestro espacio en casa (entre otras cosas) que es un bien limitado,  además de tener que guardar cada día los juguetes (a no ser que tengas una sala de juegos, pero tampoco es plan de verla toda desorganizada). Así que quizás estas navidades sea el momento de practicar el uno por uno con los juguetes de tus niños.

Consejos para ponerlo en práctica

- Para empezar se podría intentar controlar su 'carta infinita a los Reyes'.. Que reciban tantos juguetes como días hay en Navidad no es necesario.. ni sano. Por supuesto esto puede implicar poner límites a la familia más inmediata, que a veces se emocionan más que los niños con esta carta.. Se puede acordar hacer un regalo por grupo familiar  (por ejemplo, un regalo los abuelos maternos, los paternos y los tíos). Si el peque ha pedido algo y con eso tiene suficiente (no quiere nada más), respetémoslo, no pensemos aquello de '¿cómo no le voy a regalar nada?'.. Ya habrá otra ocasión y además, muchas veces ellos sólo quieren que estés ahí para jugar, no para que les des el juguete y desaparezcas.

- Si aún así hay avalancha de juguetes, podéis recurrir a la táctica que hacía un familiar mío: los guardaba y se los iba sacando poco a poco (a lo mejor uno cada mes), y es que el empacho no es bueno! Y a partir de aquí, hay que intentar sacar juguetes viejos de casa.

- Si aún son muy pequeñitos y no hace falta preguntarles si tal o cual juguete lo puedes donar, ¡aprovéchate y toma el mando! (menos lloros, disputas y tiempo perderás) Haz una selección igual que hemos venido haciendo con otros objetos (su ropita, por ejemplo) y sácalos de casa. Fíjate primero en su estado: si están rotos habrá que tirarlos; si están en buen estado se pueden donar o hacer intercambios. En internet hay páginas para intercambiar objetos de los peques, o también en páginas de venta de segunda mano. Y para donar siempre hay buenas opciones (ONG, hospitales, etc..) Ahora es buena época para la recogida de juguetes, pero durante todo el año hay asociaciones que los aceptan.

- Si ya son más mayores habrá que ser diplomáticos... Primero habrá que explicarles las buenas razones por las que se puede (y debe) hacer una renovación de los juguetes: solidaridad para los otros niños, espacio para nuevos juguetes, hacerle ver que ya no juegan con ellos, etc.. Si aún así les vuelve la ilusión con algún juguete que parecía olvidado, se puede hacer un trato y dejarlo durante un tiempo a ver si es verdad que juega con él, pero si pasado ese tiempo se ha quedado olvidado otra vez en el rincón, lo donaréis. Las condiciones las acordáis ambos, ya que los peques suelen ser muy cumplidores con estas cosas si han tomado parte.

- Lo mismo se puede aplicar si le regalan algún juguete que ya tenga (otra bici, otra muñeca...): pueden entender que hay que deshacerse de la anterior (o alguna de las anteriores si ya os habéis juntado con una veintena de muñecas, por ejemplo..).

- Habrá que predicar con el ejemplo, es decir: mejor si ven que tú también vas sacando tus cosas a medida que entran otras nuevas. Así podrás hacérselo ver como algo normal.

- Se pueden plantear regalos de otro tipo que no sean juguetes u objetos materiales, así los niños pueden disfrutar de otras actividades que igualmente les enseñan experiencias y les aportan algo más.


Espero que las fiestas estén siendo fantásticas y llenas, sobre todo, de buenos momentos. Que el 2016 nos traiga algo de minimalismo a nuestro día a día y mucha felicidad para todos.

ALiCaduLa


 

El por qué de todo esto

Escrito por MiniMamiS 31-08-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)

Estos días de puesta en marcha del blog ya me he echado unas risas con mis amigas acerca de todo esto de 'minimalizarse', sobre todo lo de reducir el total-look (aquello de las 33 prendas).

Cosas como "conmigo que no cuenten",  "a mí me daría un soponcio" o "lo veo imposible", muestran lo que pensamos la mayoría acerca de simplificar (y no sólo lo material). En el fondo nos atrae, pero muchas veces lo vemos imposible. Las causas suelen ser dos: ponerse demasiado estricto y no ver el más allá, o el porqué de todo esto.

No seas muy cuadriculada..

A veces nos tomamos las normas tan a rajatabla que, directamente, no hacemos nada. Ejemplo típico: me propongo ir al gimnasio todos los días y si el lunes no he podido ir, ya no voy en toda la semana... En este caso que nos ocupa, podría ser: he reducido mi armario a 57 prendas, pero como no son las 33 del reto, ya no lo he conseguido..¿y si resulta que tenías 25 pares de zapatos al empezarlo? Para mi que lo has conseguido...

Efectivamente, pensar que para hacerlo a medias, mejor no se hace, es un pensamiento equivocado. Y si no, piensa en las cosas que aprende tu peque (ya que somos MiniMamiS)..Da un paso y se cae, bebe del vaso y se derrama... le animas a seguir y al final, no sólo anda, sino que corre más que tú...

33 es sólo un número

Me gusta lo de las 33 prendas (y otros retos similares) porque las cifras ayudan a fijarse un objetivo concreto, sin embargo ya dijimos que esto de minimizarse es personalizado.

Quizás tenías una habitación entera sólo con tu ropa y ahora has conseguido pasarla a un armario (doble, eso sí). Quizás no serás capaz de quedarte con tres pares de pendientes (..meaculpa) pero sólo tienes dos pares de botines para todo el invierno..

Cada uno conoce su realidad, las cosas que tiene y de lo que puede prescindir. Quizás no lo hace por pereza pero sabe perfectamente qué cosas (no sólo materiales) desecharía sin dudar. Por eso, incluso para mis queridas amigas, soy optimista: sé que tienen algún 'punto mínimo': seguro que han aprovechado cosas de su hijo mayor para el siguiente, doy fe de que han dejado ropa de bebé a las amigas, y está claro que no tienen las mismas cosas que cuando nos conocimos (aunque aún guardemos algún regalo de amigainvisible).. Tienen cosas minimalistas en el fondo, y lo saben (aunque no sé si saben que lo saben.. ;)

Para saberlo hay que entender por qué puede ser beneficioso adoptar una actitud minimalista.

El por qué de todo esto

Para animarse a seguir (o empezar) y no verlo sólo como una cifra, hay que entender qué es lo que hay tras el no-consumir o no-acumular, y tiene que ver con el concepto de sostenibilidad, que a mi me tira bastante por mi formación.

Cuando adquirimos un objeto, éste no aparece de la nada si no que se han necesitado recursos para fabricarlo: materias primas, energía, agua, personas, transporte, etc. Además, cada objeto es potencialmente un residuo y hay que pensar qué pasará cuando ya no te sirva o se estropee (que lo hará antes de lo que crees..la obsolescencia programada también hay que conocerla).

Así que, si hay que adquirir algo, sería bueno conocer su 'historia oculta': condiciones de fabricación, si es muy contaminante, si es un producto local, su origen...También hay que plantearse si realmente lo necesito y, si es así, intentar adquirirlo de 2a mano o que te lo presten, así le damos más vida útil (sobre todo en las cosas para niños, que suelen estar nuevas).

Otras razones 'egoístas'..

Además del medio ambiente, hay otras razones para intentar no tener todos los rincones de la casa a rebosar, y son todas en tu propio beneficio.

Incluso aunque tuvieras una mansión donde guardar todas tus cosas sin tirar nada y dinero de sobra para seguir adquiriendo más, no deberías hacerlo. Actualmente se equipara felicidad con tener objetos, y todos hemos oído que no es así..lo que ocurre es que no acabamos de creerlo (o de entender el por qué no)

Aunque de manera muy sutil, esa es la realidad: al final las cosas acaban poseyéndose a ti, porque necesitas mantenerlas, limpiarlas, hacerles hueco...un gasto de dinero y de tiempo. Además visualizar un espacio con muchas cosas afecta al nivel de estrés (todos hemos sufrido el típico ataque de ponerse a ordenar y despejar antes de alguna tarea importante...si no, no había quién se concentrara..)

Así que minimalizar tu vida, aunque no llegues a 33 prendas, 100 objetos o una cosa menos cada día, tendrá un efecto positivo en ti:

  • Ahorrarás, ya que si sólo adquieres lo que de verdad necesitas, comprarás mucho menos. Así podrás invertir en calidad, y no sólo material (quizás ahorres para ese viajecito)
  • Habrá menos cosas que limpiar y ordenar
  • Encontrarás las cosas más fácilmente
  • Es mejor para el medio ambiente, cosa que, pensando en las generaciones futuras, no viene mal (ya que ahora somos padres...)
  • Tendrás más tiempo para ti por no gastarlo en mantener-ordenar-limpiar tus cosas, y las de los peques, no lo olvidemos!
  • Enviarás un mensaje social, ya que como consumidor lo que compras indica tus preferencias.
  • Te liberarás de esa necesidad de tener más que el vecino. A nosotras ya se nos ha pasado esa fase (espero..) pero estará bien que tus hijos vean que no hace falta tener el iPhone como sus amigos..
Pensemos cómo de minimalistas somos y cuánto más podemos serlo. Quizás ahora que con nuestro(s) peque(s) nos ha cambiado la vida, queramos probar otro estilo. Aquí seguiremos dando ideas.

Referencias:

 www.proyecto333.org

Obsolescencia programada: http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

¿Y tú? ¿Qué cosas minimalistas has hecho últimamente? Cuéntamelo!

ALiCaduLa

La Ropa: Proyecto 333 con bebés

Escrito por MiniMamiS 26-08-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)


El Proyecto333

Cuando empecé a leer sobre minimalismo, una de las ideas que más me llamó la atención fue el Proyecto333.

Se trata de un experimento en el que te retan a vestir durante 3 meses con 33 prendas. La consecuencia más obvia es que disminuirá (y mucho!) el contenido de tu armario, con lo que, de rebote, tienes beneficios añadidos: 

- menos tiempo perdido pensando qué ponerte, 

- te quedas con lo de verdad te encanta

- ahorras dinero, ya que si adquieres algo, otra cosa debe salir (para mantener el n° en 33) así que lo meditas más..

- ganas espacio y visualmente tu armario es una maravilla zen..

- haces la maleta en un plis-plas...

Minimalista a tope...

Entre esas 33 prendas también cuentan los accesorios (como calzado, abrigos, fulares, bolsos...sí, bolsos!! Yo también me desinflé..).

No cuenta la ropa interior (mejor...si no alguien sacrificaría bragas por bolsos...;), ni ropa para dormir y de deporte (siempre que se utilice para hacer deporte...si usas las deportivas en plan chic porque está de moda, hay que cuantificarlas). Tampoco cuenta alguna joya que uses siempre, como la alianza, o tu reloj. 

Además puedes escoger hasta 3 prendas más para ir sacándolas cuando las necesites, siempre a cambio de que guardes otra. Por ejemplo, la próxima temporada empieza el 1 de octubre y acaba el 9 de enero, así que puede que empieces con buen tiempo pero acabes con un frío que pela, por eso entre tus 33 prendas querrás tener un abrigo o similar, pero en octubre usarás algo más ligero. El abrigo lo dejas de reserva y cuando lo necesites, guardas la otra chaqueta.

Para más info: proyecto333.org

Metiendo a tu bebé en el asunto...

Parece un reto difícil pero, si lo piensas bien, seguro que acabas poniéndote siempre lo mismo y hay cosas que nunca te pones.. Quizás si contarás las prendas que usas te sorprenderías de estar cerca de las 33 (menos?..cuéntamelo!). Lo difícil del proyecto reside en  desechar lo que no nos ponemos...

En general el gran obstáculo del minimalismo es el porsiacaso (al menos con las cosas materiales): porsiacaso lo necesito, porsiacaso tengo una fiesta, porsiacaso adelgazo/engordo, porsiacaso me vuelvo a quedar embarazada... (este es de lo más típico...si no te lo has dicho tú misma, ya te lo dirán).

En mi caso aún no he participado en el reto, aunque sí hice un buen vaciado de armario (ya sabéis, hay que hacer sitio al bebé..) y, aunque tengo bastantes más de 33 prendas, he ganado mucho (y no sólo espacio). Cuando estaba con este despeje de ropa, me llegó la duda - o reflexión -..¿y qué pasa con la ropa de mi bebé? ¿Sería posible hacerle partícipe del Proyecto333?..Al fin y al cabo, aunque es ropa pequeña, suele haber mucha y ¿cuanta usa en realidad?

¿Cuanta acaba sin estrenar porque se le ha quedado pequeña? O porque cuando ya le venía bien hacía calor/frío? O porque fue un regalo y no era de tu estilo?( no te gustaba, vaya..)

Si hiciéramos un sondeo seguro que montábais otro armario entero con ropa que no usaron vuestros hijos...

Así que he pensado que este otoño voy a incluir a mi hija en el reto, sólo tiene un año así que su armario aún es cosa de papimami. Seguro que me resultará más fácil hacer su lista que la mía, que sólo con mis pendientes hago cien armarios de 33 prendas (podría contar la caja donde están como una prenda..)

Os invito a participar, a ver con qué nos encontramos...

¿Será imposible porque se manchan mucho y con 33 me quedó sin ropa en dos días? ¿O no hará falta tener 20 bodys para suplir ese posible problema?

¿Será difícil porque crecen tan rápido que lo que le vale el 1 de octubre no le entra ni de broma el 1 de enero? Bueno, la ropa que no le quepa se podrá desechar y así cumplir lo de "entra uno-sale uno"

¿Y si tengo ya mi lista súper cuadrada y le regalan ropa? (este periodo incluye la Navidad...y eso sin contar que sea su cumpleaños en esos 3 meses).....

En fin...un mar de dudas, infinitas posibilidades...Ya os contaré mi "babylista"


Si tenéis algún tema que queráis tratar, no dudéis en escribir. Nos leemos pronto.

 ALiCaduLa