Entra uno-sale uno: ¿cosa de niños?

Escrito por MiniMamiS 18-12-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)

Si seguís un poco la línea minimalista en vuestra vida, seguro que habéis oído lo de entra uno-sale uno para intentar controlar la acumulación de cosas. Básicamente consiste en desechar un objeto cuando adquieres otro (que se supone que necesitas, claro). Esta táctica puede ayudar a controlar tus cosas, pero como bien sabemos las minimamis, el 80% de los objetos que ocupan tu de casa son de los peques. Más concretamente son juguetes. Y ahora se van a incrementar de manera exponencial con la Navidad.

Y es que la carta a los Reyes Magos no tendría fin... directamente les mandarían el catálogo de Todojuguete metido en un sobre. Así que quizás en algún momento habrá que plantearse enseñarles esta táctica del "uno por uno" para poner un poco de orden y sentido común, por varias razones:

- Todos hemos visto cómo, ante un montón de juguetes, no le hacen caso a ninguno (o juegan 5 minutos y luego lo dejan apartado). Suele ser típico que en una celebración (cumpleaños,navidad) reciben tantas cosas de golpe que no saben ni qué hacer...así que parece obvio que quizás no necesitan tantos juguetes.

- También está el hecho de que ellos van creciendo y hay juguetes que ya se les quedan desfasados para su edad y sin embargo los seguimos guardando 

- Es un poco preocupante (o, al menos da que pensar) que los niños digan ya que quieren tal juguete porque 'lo necesitan' cuando se supone que ellos se entretienen con casi cualquier cosa. Esa necesidad se la creamos nosotros, y la publicidad, que hace muy bien su trabajo.

Y todo esto a costa de nuestro espacio en casa (entre otras cosas) que es un bien limitado,  además de tener que guardar cada día los juguetes (a no ser que tengas una sala de juegos, pero tampoco es plan de verla toda desorganizada). Así que quizás estas navidades sea el momento de practicar el uno por uno con los juguetes de tus niños.

Consejos para ponerlo en práctica

- Para empezar se podría intentar controlar su 'carta infinita a los Reyes'.. Que reciban tantos juguetes como días hay en Navidad no es necesario.. ni sano. Por supuesto esto puede implicar poner límites a la familia más inmediata, que a veces se emocionan más que los niños con esta carta.. Se puede acordar hacer un regalo por grupo familiar  (por ejemplo, un regalo los abuelos maternos, los paternos y los tíos). Si el peque ha pedido algo y con eso tiene suficiente (no quiere nada más), respetémoslo, no pensemos aquello de '¿cómo no le voy a regalar nada?'.. Ya habrá otra ocasión y además, muchas veces ellos sólo quieren que estés ahí para jugar, no para que les des el juguete y desaparezcas.

- Si aún así hay avalancha de juguetes, podéis recurrir a la táctica que hacía un familiar mío: los guardaba y se los iba sacando poco a poco (a lo mejor uno cada mes), y es que el empacho no es bueno! Y a partir de aquí, hay que intentar sacar juguetes viejos de casa.

- Si aún son muy pequeñitos y no hace falta preguntarles si tal o cual juguete lo puedes donar, ¡aprovéchate y toma el mando! (menos lloros, disputas y tiempo perderás) Haz una selección igual que hemos venido haciendo con otros objetos (su ropita, por ejemplo) y sácalos de casa. Fíjate primero en su estado: si están rotos habrá que tirarlos; si están en buen estado se pueden donar o hacer intercambios. En internet hay páginas para intercambiar objetos de los peques, o también en páginas de venta de segunda mano. Y para donar siempre hay buenas opciones (ONG, hospitales, etc..) Ahora es buena época para la recogida de juguetes, pero durante todo el año hay asociaciones que los aceptan.

- Si ya son más mayores habrá que ser diplomáticos... Primero habrá que explicarles las buenas razones por las que se puede (y debe) hacer una renovación de los juguetes: solidaridad para los otros niños, espacio para nuevos juguetes, hacerle ver que ya no juegan con ellos, etc.. Si aún así les vuelve la ilusión con algún juguete que parecía olvidado, se puede hacer un trato y dejarlo durante un tiempo a ver si es verdad que juega con él, pero si pasado ese tiempo se ha quedado olvidado otra vez en el rincón, lo donaréis. Las condiciones las acordáis ambos, ya que los peques suelen ser muy cumplidores con estas cosas si han tomado parte.

- Lo mismo se puede aplicar si le regalan algún juguete que ya tenga (otra bici, otra muñeca...): pueden entender que hay que deshacerse de la anterior (o alguna de las anteriores si ya os habéis juntado con una veintena de muñecas, por ejemplo..).

- Habrá que predicar con el ejemplo, es decir: mejor si ven que tú también vas sacando tus cosas a medida que entran otras nuevas. Así podrás hacérselo ver como algo normal.

- Se pueden plantear regalos de otro tipo que no sean juguetes u objetos materiales, así los niños pueden disfrutar de otras actividades que igualmente les enseñan experiencias y les aportan algo más.


Espero que las fiestas estén siendo fantásticas y llenas, sobre todo, de buenos momentos. Que el 2016 nos traiga algo de minimalismo a nuestro día a día y mucha felicidad para todos.

ALiCaduLa