Mañanas sin estrés

Escrito por MiniMamiS 02-04-2016 en Organización. Comentarios (0)

A veces escucho a compañeras que dicen que casi llegan tarde al trabajo a pesar de estar todos levantados desde las 6 de la mañana...y es que cuando tienes un bebé parece que el tiempo disponible se encoge, mientras que las tareas que hacer se han multiplicado..

Si eras de las de saltar de la cama 15 minutos antes de salir de casa, eso se acabó. Y si eras de las de levantarse con tiempo para desayunar con tranquilidad...¿también se acabó? Veamos algunos consejos para intentar evitarlo

Consejos para empezar el día con buen pie

- Conoce tu realidad: el tiempo que tardas en llegar al trabajo y la autonomía de que dispones para ello (si vas en coche, transporte público, a pie..) para contar con más o menos posibles imprevistos (se minimizan si puedes ir andando, ahí controlas mejor el tiempo)

- Imagina que tienes que entrar media hora antes, así tienes ese margen para imprevistos de último momento, que con un peque se multiplican: se mancha justo antes de salir de casa y hay que vestirla entera, o se te olvida algo y hay que volver a subir a casa (con ella, claro, no la vas a dejar en el coche o en el portal mientras tanto..)

- Déjate todo lo que puedas preparado la noche antes. A veces cuando salís por las mañanas parece que os vayáis de viaje: su bolsa para la guardería con su almuerzo, tu bolso, tus cosas del trabajo, tu comida (si comes allí)..es fácil dejarse alguna cosa. Déjalo todo listo y, si puede ser, al lado de la puerta. Si ya tiene edad para prepararse su bolsa del cole, también debería preparársela por la noche.

- Prepara también la ropa que os vais a poner. Aunque depende un poco de la meteorología (sobre todo ahora en primavera), se pueden tener pensadas dos opciones y si no es una, es otra. Para esto viene muy bien no tener muchas opciones (recuerda el proyecto 333)

- Deja la cocina recogida por la noche. A mi personalmente me gusta entrar a hacer el desayuno con todo despejado, y se pierde menos tiempo.

- Recoged también los juguetes. Evita que por las mañanas vean algún juguete tentador y se pongan a jugar en vez de acabarse el desayuno. Esto lo hacemos además con los juguetes ruidosos, porque a las 6 de la mañana no es plan de encender el teclado o tocar la pandereta...

- Conoce a tu "enemigo"... Los bebés pasan por diferentes fases de horarios y hay que ir adaptándose. Si un día duerme hasta más tarde que tú no tengas pereza ni apures hasta que te despierte: vale la pena levantarse antes aunque sólo sea para desayunar con tranquilidad. A veces me ha dado tiempo a prepararme y tenerla que despertar para no llegar tarde, y lo tengo todo listo en la puerta.

 Si os despertáis a la vez hay que ingeniárselas para prepararse con el peque pululando por ahí. Si es muy bebé (no gatea ni anda) tendrás que darle el desayuno tú, pero a cambio podrás dejarlo en la hamaquita o lo que corresponda y acabar de prepararlo todo (aunque llore un poco). Si ya es más autónomo y desayuna solo puedes ir haciendo cosas mientras tanto, aunque luego te perseguirá por toda la casa (por eso es mejor tener pocas cosas para preparar).

- Adapta tus rutinas. Quizás eras de las que preferían ducharse por las mañanas, pero si estás sola con tu peque y ya no es tan bebé como para dejarlo en el capazo o la hamaquita, simplemente no podrás porque ir a la ducha será más un estrés que un placer. Plantéate ducharte por la tarde-noche, tiene muchas ventajas y ese tiempo que te ahorras!

- Si puede ser, delega. Si los dos papis tenéis un horario en el que podéis alternar el llevar a los peques al cole o la guardería, hacedlo. Las mañanas alteradas se reducirán a la mitad para cada uno.

Otros roba-tiempos

- Cuando los peques empiezan a vestirse solos suelen tardar más que cuando los vestías tú, pero hay que dejarlos hacer para que vayan ganando autonomía. Para evitar retrasos incluye ese tiempo en la planificación y, si hace falta, levántalos antes. También es conveniente usar ropa fácil de poner y dejársela preparada ya (aún no tienen edad para elegir su out-fit..)

- Si están en la fase de no querer vestirse o de querer ponerse prendas poco apropiadas (como un disfraz, o ropa de verano en enero...) también hay trucos. Para evitar esto último, mejor quitar de la vista las 'tentaciones': guarda la ropa de otras temporadas y los disfraces en otro sitio, que no aparezcan entre la ropa disponible. También puedes enseñarle lo que te vas a poner tú, para que vea que hay que ponerse chaqueta, por ejemplo. Y si el problema es que no se quiere vestir...pues os invito a usar la imaginación hiperdesarrollada de los papimamis, como una amiga que cuando un día su hija no se quería poner la falda, al final le dijo 'vale, pues nos vamos sin falda', y al verse en el ascensor con bragas directamente, accedió a ponerse la susodicha... Es una idea ;)

- Para minimizar este tipo de conflictos con la ropa, simplifica el hecho en sí: por ejemplo, no preguntes si se quiere poner la chaqueta. Simplemente, pónsela. Mi hija tuvo una fase de no querer ponérsela, parecía que estábamos haciendo lucha grecoromana...pero me di cuenta que era porque le preguntaba (no sé a santo de qué si sólo tenía 10 meses..). Empecé a ponérsela sin preguntar y dejó de pelear. Ahora me la trae ella ;)

¿Y tú? ¿Cuales son tus trucos para minimizar el momento mañanero?

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1440597438/la-ropa-proyecto-333-con-bebes/

https://www.facebook.com/Minimamis-1060202617324211/