Pautas para la vuelta al cole...maternal

Escrito por MiniMamiS 24-09-2016 en Organización. Comentarios (0)

El fin de la baja maternal es otro de los momentos en que hay que reorganizarse y adaptarse. Aunque a muchas mamis nos apetece volver al trabajo (aunque sólo sea por relacionarse con más gente y dejar de hablar en diminutivo..), suele ser fuente de bastante estrés, ya que se suman las tareas propias del bebé y la casa, que ahí seguirán por hacer, con las del trabajo (y para dedicarte a cada grupo vas a tener la mitad de tiempo, porque ahora una parte importante del día estarás trabajando).

En el trabajo

Cada trabajo tiene sus pros y sus contras, lo importante siendo mami es que no te ocupe más horas de las necesarias, aunque eso depende del tipo de trabajo que hagas. En este sentido hay tres posibilidades:

- Que trabajes en algo que no implica llevarse trabajo a casa: enhorabuena! disfrútalo, y no te lo lleves mentalmente a casa. Si no se puede adelantar fuera del sitio de trabajo, no vale la pena.

- Que tu trabajo no tenga hora final definida y/o siempre implique adelantar trabajo en casa, porque eres autónoma y tienes un negocio propio, o trabajas para una gran empresa con un cargo importante y tratas con clientes que tampoco se ciñen a un horario hasta las 5, por ejemplo.

- Que tu trabajo en principio sí conlleve adelantar una parte en casa, pero con una mejor organización del tiempo podría evitarse (o minimizarse). Aquí me incluiría yo, que soy profesora, aunque muchas veces por mucho que hagas siempre hay cosas que adelantar fuera del centro o fuera de horas de clase (depende de si te toca ser tutor, tienes algún cargo, o todas las clases que das son nuevas..)

En este último caso (aunque también valdría para el segundo) las recomendaciones serían:

- Asignar un espacio para las tareas dentro del horario de trabajo: a primera hora es cuando se recomienda hacer alguna tarea importante, antes de que tengas la primera reunión, o la primera clase (en mi caso). Después si sabes que tendrás algún otro hueco, haces otra. Hay que planificarse la semana para ver de cuantos huecos dispones y asignarles las tareas más importantes.

- Respetar los descansos: la media hora del almuerzo debería ser sagrada, nada de llamar a tal cliente o adelantar algún otro asunto, porque esas cosas no se suelen hacer en 5 minutos...al final te quedas sin descanso. Muchas veces se adelanta más mandando un mail.

- Evitar la "paradoja de la perfección": es positivo querer hacerlo lo mejor posible, pero si se busca demasiado la excelencia, nunca se acabaría una tarea. En mi caso, para preparar una clase hay tantas fuentes de información (libros, internet..) que se eternizaría..(y ahora no tenemos tiempo para eso.) Si tienes un trabajo creativo o de este estilo, hay que saber parar.

- Sobre todo, la clave está en priorizar tareas y respetar el horario laboral: estate allí al 100% y adelanta todo el trabajo posible, pero cuando sea hora de irse, se acabó.

En casa

Antes de ser mamá, el momento de salir del trabajo suponía una tranquila alegría porque sabías que ibas a tu casa a descansar, sólo te tenías que ocupar de un par de cosas, como la comida o la cena (y si te apetecía, si no, pues nada) y todo iba a estar como te lo habías dejado (más aún si vivías sola).

Pero ahora eres víctima de lo que se denomina la segunda jornada laboral...sales del trabajo y antes de llegar a casa ya estás cansada pensando en todo lo que hay que hacer..La clave es delegar y simplificar todas las tareas que puedas, para que cada día no tengas que hacer de todo.. Ahí van algunos consejos de minimami:

- Planifica un menú para dos semanas de comidas y cenas y cíñete a él, así no tendrás que pasarte el día pensando en ello (y darte cuenta de que te falta algún ingrediente para ese día y, por lo tanto, tendrás que pasar por el súper..).

- Esto quizás implique meterte un rato a cocinar para tener algunos platos ya preparados, por ejemplo un día del fin de semana o alguna tarde libre, pero es más eficiente que tener que hacerlo cada día. Y a veces simplemente no hay otra opción: yo salgo a las 3 y tardo media hora en llegar a casa.. así que, o tengo la comida hecha, o directamente meriendo... El día que hagas algunos platos, haz de más para congelar y solucionar varias comidas.

- Haz una gran compra semanal (o incluso más espaciada, si tienes sitio para almacenar los productos). Puedes pedir que te la lleven a casa, o hacerla por internet, y ese tiempo que te ahorras.

- Concentra todos los recados que puedas en un día: ir a comprar en distintos comercios, pasar por correos, ir al banco, poner gasolina,... Intenta reservar un rato un día en vez de tener que salir cada día para una cosa. También es buena idea que los establecimientos estén próximos, para poder hacer los recados sin perder tiempo en desplazamientos.

- Todo aquello que tenga opción on line, adoptalo: hacer las gestiones bancarias por Internet es uno de los mejores ejemplos. Además los bancos tienen un horario bastante incompatible con los de casi todo el mundo ( y encima habrá cola..). También podemos incluir hacer algún tipo de compra, pedir citas médicas o de algún otro tipo, etc..

- Plantéate seriamente contratar a alguien para limpiar a fondo la casa periódicamente. Con un día a la semana ya se nota mucho, y piensa que ahora se ensucia todo más fácilmente y hay más trastos por medio que recoger. Así no llegará el tan ansiado día de descanso y pensarás: "sí, pero hoy toca limpieza..."

- Respecto a los "trastos" y demás objetos de casa, la idea es tener menos cosas, así habrá menos que recoger, limpiar, lavar... La ropa es uno de esos objetos que quitan mucho tiempo en mantenimiento, así que hay algunas cosas a considerar. 

- Usa ropa de tejidos naturales, aguantan mejor la jornada. Si es sintética y no transpira, la sudarás fácilmente y a mitad del día tendrás que cambiarte, generando más ropa que lavar. Evita también prendas que necesiten tintorería o tejidos que se arruguen fácilmente (en mi caso no planchamos nunca..la verdad, no sé cuándo lo haríamos..)

- Si llevas algún tipo de uniforme para trabajar (o lo que se denomina "dress code" : hay que ir con traje, por ejemplo), puede ser una ventaja: no hay que pensar qué ponerse por las mañanas. Si no es el caso, créalo tú: piensa 4 o 5 conjuntos para ir al trabajo y asígnales un día (como el menú semanal), así no perderás tiempo con el "notengonadaqueponerme". También vale para tu peque, decide su ropa para la semana con antelación.

- Asigna un día semanal para algunas tareas, como poner lavadoras (tranquila, que no te quedarás sin ropa..a veces se tiene ropa para pasar un mes sin ponerla), así el resto de la semana no estás pensando si tendrías que ponerla o no..libera tu mente de tareas!

- Y sobre todo, no olvides que no estás sola en esta aventura: más que nunca, ahora toca repartir tareas con tu pareja y ser consciente de hasta dónde puedes llegar. Si hay alguna cosa que no se puede hacer, se deja sin hacer. Recuerda que es mejor ser minimami que supermami.

Feliz vuelta al "cole"!

Y tú? Como te organizas tu día? Hay alguna tarea que has dejado de hacer sin ninguna consecuencia grave? Algún truco de organización?

 ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1459617530/mananas-sin-estres/

http://minimamis.blogspot.es/1446186745/reconquista-tu-tiempo-libre-delega/