MiniMamiS

Retos y experimentos

CeLebrémosLo..

Escrito por MiniMamiS 05-08-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Agosto es, desde hace relativamente poco tiempo, un mes de celebraciones. Es el mes en que nació mi hija y, un año después, agosto marcó el inicio de este blog.

Ambas cosas están relacionadas, porque fue con la maternidad cuando inicié un aprendizaje sobre como llevar toda esa nueva situación de la manera más sencilla y feliz posible. La maternidad me hizo desear una vida más sencilla (ya que se complica bastante la cosa con ella..) y empecé mis experimentos en esto del minimalismo, dejando atrás objetos y rutinas que ahora no tenían cabida en mi día a día (ni literalmente por falta de espacio o tiempo, ni metafóricamente por falta de energía mental para ello..).

Quieres hacer muchas cosas, y encima seguir haciendo algunas de antes, pero tarde o temprano te das cuenta de que tu vida ya no es la de antes (ni falta que hace..), y que de hecho hace tiempo que ya no lo es, bastante antes de la maternidad. Has ido dejando etapas atrás, sólo que como seguías siendo tú el centro de la ecuación, no te dabas mucha cuenta.

En cualquier momento, si querías, podías irte de juerga con las amigas (aunque hace tiempo que ya no lo hacíais). También podías hacer un viaje de dos semanas al otro lado del charco (pero aún no lo habías hecho..quizás no te llamaba mucho la atención de todas formas). Echas de menos tu vida anterior a la maternidad, pero esa vida ya era diferente de la etapa anterior (por ejemplo, la vida laboral respecto a la vida universitaria..). La diferencia es que con la llegada del bebé no te había dado tiempo a hacerte a la idea. Es un cambio de un día para otro (por mucho que digan que tienes 9 meses para hacerte a la idea..no te la haces totalmente, y eso que la mente humana es muy imaginativa), así que hay que tomarse un tiempo de 'transición' para empezar a disfrutar. Yo ya estoy en ello, pero reconozco que lo he pasado mal, con sensacion de 'no voy a poder con todo' y de pérdida de mi vida anterior que aún no tenía muy asumida. Pero ya he pasado mi periodo de transición y me centro más en lo que tengo que en lo que no tengo (igual que lo que aconsejan para desechar trastos: céntrate en lo que te vas a quedar y no en lo que vas a tirar).

Tengo muchas cosas en mente aún por escribir, cosas que he probado, libros que he leído, mis adaptaciones y experiencias a diferentes consejos.. pero, por supuesto, sin estrés. Agosto, además, es el mes del relax (bueno..según como te hayas planteado las vacaciones...) y del reseteo mental para la segunda fase de buenos propósitos típica de septiembre. Así que de momento ¡celebrémoslo!

Para celebrar el primer año del blog he decidido darle un empujón a mi operación 'sácalotodoya' y voy a regalar toodas las cosas que llevan de media un año esperando a ver si las rescato o las vendo (muchas las llevé al mercadillo de 2ª mano, otras están en internet). Un año es suficiente ocupando mi espacio. Es hora de partir y que vuelvan a respirar.

Mi propuesta es la siguiente: he puesto los artículos en una página que se llama modavoladora.es donde, además de vender,se puede intercambiar y ¡regalar!. Todos mis objetos están para regalar, así que si os gusta algo, lo escogéis y contactaremos vía mail para el envío (que es lo único que habría que pagar porque lo pondría contrarreembolso). Para encontrar mis artículos sólo tienes que poner en el buscador 'minimamis', que es mi usuario y te saldrán todos.

Por supuesto si eres de mi círculo próximo, amiga mía, y nos vemos cada día (o nos vamos a ver pronto) me mandas un wasspp o similar y me dices lo que quieres ;) Nos tomamos un café a nuestra salud.

Aprovechad y hacemos un mercadillo on line. Tú reutilizas y yo saco. Y mis bolsos tan felices de ver la luz del sol ;D

Y FeLiZ Verano!! Celébralo!

ALiCaduLa

Un mes sin comprar nada nuevo: mi experiencia

Escrito por MiniMamiS 07-11-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)

El mes pasado os planteé un reto que consistía en no comprar nada nuevo durante 30 días seguidos. Si recordáis era una iniciativa para evitar el consumismo excesivo y reflexionar acerca de nuestras necesidades, materiales sobre todo. Así que cada vez que te encontraras en la situación de querer llevarte un artículo tenías que plantearte si de verdad lo necesitabas, cuántos como esos ya tenías, por qué te lo querías llevar, cómo se había fabricado, dónde iría a parar una vez utilizado, cuánto espacio ocupa va en tu casa y en tu vida y ver si podías pasar sin él y encontrar alguna otra opción (que te lo dejen, conseguirlo de segunda mano, esperar 30 días a ver si realmente lo necesitas.. etc)

En mi caso he de decir que pase la prueba exitosamente, claro que iba motivada para intentarlo. También ayuda que no tengo mucho tiempo para irme de compras por ocio, y vivo en un sitio sin un montón de tiendas tentadoras. Cuando salgo de paseo como mucho me tomo un café.

Pero es cierto que 30 días dieron para muchas situaciones, asi que valorando si era necesario o no adquirir algunas cosas, fuimos pasando el reto.

Mis momentos clave y algunas conclusiones

-Tuve que comprar un par de zapatos y zapatillas a mi hija porque no tenía y los necesitaba, así que entraba dentro de lo permitido (y dentro de sus 33 prendas para esta temporada: recordad el post). Aún así un par los conseguí de segunda mano pero nuevecitos: menos impacto ambiental y les damos una segunda vida.

-También hubo un momento tentación para mí con una chaquetita de punto en una tienda, pero finalmente no me la llevé. Me hice todas las preguntas al respecto (¿la necesito? ¿cuántas tengo parecidas a esta? ¿cómo se habrá fabricado?) y probé a ver si al cabo de los días seguía pensando que la quería (aquel consejo de no llevárselo inmediatamente y esperar unos días). Efectivamente no fue así: allí se quedó. Y su coste ha ido al bote del no-compre.

- No han entrado muchos objetos en casa pero eso no significa que no nos hayamos gastado dinero (hay que seguir comprando comida, poniendo gasolina y otras cosas necesarias). No es una medida para ahorrar, aunque sí para disminuir el consumismo.

- Un reto parecido que sí que tiene como objetivo ahorrar es no gastar nada un día a la semana (y aquí sí que no se puede gastar nada, ni ir al super a comprar, ni poner gasolina ni nada de nada..) Si se hace todas las semanas, en un año es como si hubieras estado casi dos meses sin comprar ni gastar nada..Ya lo desarrollaremos en otro post :)

- Si 30 días os han parecido demasiado, podéis plantearos este reto a pequeña escala y, por ejemplo, un fin de semana al mes no iros de compras por hobby...En vez pasar el día en el centro comercial haced alguna actividad diferente en familia. O contad los días que te mantienes sin comprar nada, como si fuera un juego. Algo es algo.

- Este mes hay otra oportunidad de probar vuestra valía: como aparece en la foto inicial, el 27 de noviembre es el día sin compras, puedes intentarlo y así promover un consumo más responsable.

¿y tú intentaste el reto? ¿cual fue el resultado? ¿hubo efecto rebote y tras pasar el mes te diste un atracón de compras? ;)

ALiCaduLa

Quizás también te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/

http://minimamis.blogspot.es/1443692663/proyecto-333-para-noa/



Acumular..un problema de espacio, ¿o de tiempo?

Escrito por MiniMamiS 04-10-2015 en Minimalismo. Comentarios (1)

Fue a raíz de leerme "La magia del orden" (más conocido como el método KonMari) cuando pensé que una de las problemáticas de acumular muchas cosas no es sólo el espacio...sino el tiempo. Marie Kondo es una mujer que se dedica a ayudar a la gente a organizar su espacio. En su libro explica su método y algunas anécdotas sobre cosas que sus clientes acumulaban y, simplemente, no iban a tener días suficientes en su vida como para gastarlas..parece absurdo pero eso pasa.. Ella hablaba, por ejemplo, de un señor que tenía 100 cajas de bastoncillos para limpiarse los oídos. En total tenía bastoncillos para ¡55 años!, la edad del señor..es obvio que no iba a tener tiempo para acabárselos (a no ser que encontrara nuevos usos para los bastoncillos...)

Este ejemplo parece una exageración pero piénsalo..piensa en las típicas cosas que la gente suele tener muy repetidas en casa: libros, blocs de notas, pos-it, bolígrafos, ropa de tu hijo, accesorios de vestir... ¿cuánto tiempo necesitarías para leer todos los libros que no te has leído? ¿cuántos días podríais poneros ropa sin necesidad de lavar? ¿cuándo repetirías bolso si  usaras uno cada día?

Hace un mes empecé un experimento particular con mis pendientes, una de las cosas que más tengo (qué le vamos a hacer! me encantan). Siempre he sabido que tengo muchos, pero realmente no sabría decir cuantos (más de dos cifras seguro), lo cual implica que seguramente tengo demasiados... Y el problema es que no sacas todo su potencial porque siempre hay algunos que ya no te pones: porque no los ves, o hay otros que te gustan más o, el quit de la cuestión: no hay días suficientes para usar todo lo que tienes. Así que estoy poniéndome un par cada día hasta que los gaste todos sin repetir, así entre otras cosas, sabré cuántos tengo. Además les daré una segunda oportunidad a los más escondidos y podré detectar algunos que ya no sean de mi gusto y desecharlos. 

Quizás parece que no tienes tantas cosas porque tienes mucho espacio y eres muy ordenada, pero si piensas en escala temporal quizás te lleves una sorpresa. Echemos un vistazo a nuestra casa a ver qué cosas superan en número al tiempo disponible y qué podemos hacer...

Tu bebé

- Juguetes...Siempre hay alguna casa en la cual el número de juguetes que hay en el salón supera al número de todo lo demás. Ahí es muy obvio que hay demasiados, pero según este punto de vista temporal, una casa con una habitación de juegos tampoco se libraría de una reflexión. Si guardaras todos y dejaras disponible un juguete cada semana, ¿los gastaría todos antes de que entrara uno nuevo en casa? ¿o antes de que superara el rango de edad para jugar con cada uno? ¿cumpliría los tres años y aún tendría cosas de dos por estrenar? ¿cuánto tardaría en volver a jugar con el primer juguete de la lista?

- Su ropa. Ya sabéis que este es de los objetos de los niños que menos superarían la escala temporal...Quizás hayas hecho cambio de armario y te hayas encontrado con un montón de...todo. Piensa en cuánto tardarías en repetir algún modelito si le pones uno cada día: si puedes estar más de un mes hasta que le vuelves a poner una camiseta, es que tiene demasiadas. Y seguramente no se la pondrás más de dos veces porque ya no le cabrá. Lo que suele pasar es que más de la mitad de la ropa se quedará sin poner, y eso sí que es una pérdida de tiempo.

- Productos de aseo y similares, como toallitas, pañales, etc.. ¿Quién no ha visto una oferta de pañales o toallitas y se ha lanzado a acumularlos ese mes? suelen ser productos que se usan mucho y si se puede ahorrar, pues adelante.. Pero ojo, porque nos puede pasar como al señor de los bastoncillos y tener más productos que tiempo para gastarlos. Puede pasar que tengas pañales para dos meses y tu peque cambie de talla de pañal ese mes..O tantos paquetes de toallitas que te comen medio armario para otras cosas...Tampoco hace falta, que ofertas de este tipo son recurrentes y vuelven a salir.

- Artículos del cole. Aquí entran los objetos de papelería: lápices, bolis, libretas, etc..Si los peques ya tienen edad de dibujar y demás, suelen acumular cajas de plastidecor, ceras, lápices y cosas por el estilo. Con cada vuelta al cole acumulamos más porque tenemos tendencia a adquirirlo todo nuevo (o nos lo piden desde el cole todo nuevo, cosa que también es discutible..), cuando seguramente aún tenemos media caja llena (y el típico color que nunca se usa está nuevo). Plantéate seriamente reutilizar este material, dejar una cosa de cada disponible (una libreta, una caja de lapices, etc..) y hasta que no se gaste, no sacar otra igual. Si algo está en mal estado, como un lápiz que ya no se puede coger bien de lo cortito que está, se tira.

Tus cosas

- Libros. Si te gusta leer, seguramente tendrás una buena colección de libros. Con suerte puede que estén casi todos leídos, pero siempre se tienen unos cuantos 'en cola' esperando el gran día libre para ponerse (y con hijos esto se eterniza..) Cuenta los libros pendientes e imagina que necesitas, de media, un mes para leer cada uno (el tiempo que te dan en la biblioteca).... ¿cuántos meses necesitarías? puede que llegues a necesitar años.. Es momento de hacer selección y planificar un rato cada día para leer. O ser sincera y dejar de adquirir libros si van a estar un tiempo en cuarentena. Una alternativa es empezar a adquirirlos en formato electrónicos (al menos no ocupan tanto espacio).

- Tu ropa y accesorios. ¡Mírame a mi con los pendientes! eso vale de ejemplo para cualquier cosa que veas que tienes en demasiada cantidad en tu vestuario...¿Zapatos? ¿bolsos? ¿foulards o bufandas? ¿vaqueros, camisetas..? si te pusieras uno cada día ¿cuanto tardarías en repetir? quizás se haya acabado ya la temporada otoño-invierno para cuando acabes con todas las bufandas...piensa en seleccionar prendas especiales porque esas deberían de ver la luz más de un día cada veinte.

- Productos de aseo. Cremas, champús, colonias...Igual que en el caso de tu bebé, pero multiplícalo porque solemos usar más cosas..Y el problema añadido es que son cosas que caducan y solemos tener varios botes del mismo producto a medio acabar...Echa un vistazo a tu baño y analiza cuántos botes del mismo tipo de producto tienes ¿Te daría tiempo a gastarlos antes de que caduquen? Es hora de empezar a usar uno por uno sin parar a ver cuanto tardas en necesitar comprar otro (porque se ha acabado, claro, no comprar porque esta de oferta, o te apetece probarlo)

- Artículos de papelería. Libretitas, cuadernos, post-its y demás blocs de notas, bolígrafos de distintos tipos...Otro grupo de objetos que tendemos a acumular. Al menos yo, también por mi trabajo, de estas cosas tengo demasiadas.. Bolis que ya no vayan bien, tíralos (antes de hacer un agujero en el papel intentando que escriban...) El resto guárdalos juntos, quédate con uno de cada color si lo necesitas y a gastarlos. Con las libretitas igual. Si usaras una hoja de todos los blocs, etc que tienes para dejarle una nota alegre o de amor cada día a tu pareja, ¿cuántos días recibiría un mensajito?.. ;)

Analiza tu espacio, detecta esas cosas que superan en número a tu tiempo disponible y selecciona. En cada caso serán cosas diferentes, pero seguro que las hay.. velas, inciensos, infusiones, pelis de DVD, juegos de ordenador, artículos deportivos... Quédate con cosas que te inspiren alegría (como dice Marie Kondo), porque no habrá días suficientes para disfrutarlas si compiten con todas las demás. Las que sean especiales para ti deberían usarse todos los días, y deberían usarse ya.

ALiCaduLa

PD. En cuanto a mi experimento de los pendientes, empecé el 1 de septiembre y la caja sigue llenísima. A ver para cuantos días tengo..Será hora de quedarme con los más especiales. Ya os contaré.

Referencias:

Libro: "La magia del orden". Marie Kondo. Disponible en formato electrónico.

http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/

Un Mes Sin Comprar Nada Nuevo

Escrito por MiniMamiS 04-09-2015 en Retos y experimentos. Comentarios (1)

Hace un tiempo apareció una iniciativa bastante minimalista (o al menos poco consumista..) en la que se retaba a no comprar nada nuevo durante un mes (Buy nothing new). El mes elegido era octubre y, aparte del reto en sí, el objetivo era reflexionar un poco acerca de cómo gastamos nuestro tiempo y dinero y de las necesidades reales que tenemos.

Por supuesto ya me veis venir, mi propuesta es que participemos. Se trata de hacerlo durante 30 días seguidos, así que lo propongo ahora y así podéis empezar ya (quizás estemos pelados con la vuelta al cole...) o rumiarlo hasta el 1 de octubre y aceptar el reto ahí. No vale darse el atracón de compras el día antes! ;)

En esta ocasión la propuesta va para las minimamis y sus peques. Es decir, tampoco compres nada para tu bebé (o no tan bebé) este mes. Sería más fácil hacerlo sólo con sus compras, pero así predicas con el ejemplo (no le vas a negar un chupa-chups en el súper y luego tú te llevas un helado, que tampoco es nutricionalmente esencial...)

El objetivo de todo este jaleo (del que ya estaréis pensando :'sí, hombre..imposible'..) va más allá de hacernos reir (o sudar..). Deberíamos pensar en cosas como:

- Si realmente necesitas ese artículo.

- Cual es su ciclo de vida, de donde viene, cual es su impacto ambiental.

- Quién se beneficia de mi compra

- Cuales son las alternativas

- ¿Ir de compras es un hobby? porque podría estar gastando ese tiempo en otras actividades...

Algunas aclaraciones y consejos

Se trataría de no comprar nada realmente imprescindible, así que comida, medicinas o determinados productos de higiene sí que se pueden (y se deben) comprar. Aún así, siempre aplicando el sentido común, por ejemplo: valen pañales y papel higiénico (obviamente..) pero mientras te quede gel de baño no deberías comprar el pack de tres de oferta en la parafarmacia. Así vamos gastando cosas de aseo, que siempre suelen estar tripitidas...

Sobre todo se trata de prescindir de objetos y servicios superfluos, pero por supuesto que pagar las facturas o poner gasolina deberás hacerlo (otra cosa es que te plantees reducir el uso del coche para poner menos).

Consejos para intentar llevarlo a cabo:

- Para evitar que tu hijo se ponga pesado pidiéndote cosas (si ya tiene edad) y haga peligrar las buenas intenciones, no te lo lleves al súper (es una norma general de experto, o de madre, para ahorrar en la compra). Aquello es un mar de tentaciones y acabará pidiéndote algo que no está en la lista (o cogiéndolo directamente).

- En el súper, ya que lo hemos nombrado, ve con una lista bien detallada. Principalmente de alimentos, que entra dentro de lo imprescindible.

- Haz a tus hijos partícipes del reto. En el fondo es un juego y es fácil 'chincharles' y animarles para que lo consigáis (serán tu pepito Grillo..).

- Cada vez que te veas en la situación de llevarte algo y, por supuesto, no lo hagas, puedes ir guardando el dinero que te hubieras gastado (el bote del no-compré). Al final del mes te puedes llevar una sorpresa y, aunque el objetivo no sea sólo monetario, da que pensar...)

- No visites sitios tentadores. Nada de quedar con una amiga 'para ir de compras', iros a cenar o a tomar un café (en un sitio que no sea un centro comercial).

- Si no es mucho riesgo, directamente sal de casa sin dinero. Sabe un poco mal por si acaso, pero ya no necesitamos suelto para la cabina ( ¿la qué?...), efectivamente: podríamos usar el móvil. Así que si sales a dar una vuelta por tu barrio o a sacar al perro, vete sin el monedero.

- Si definitivamente ves que necesitas algo, no lo compres aún, espera unos días y piensa otras opciones. Quizás te lo puedan prestar, o tienes algo igual en casa y no te acordabas. Por supuesto, si no hay más remedio, adelante.

- Realiza actividades de tiempo libre que no impliquen ir a comprar. Esto incluye el tiempo que pasas con tu peque, pasead por la playa, la montaña o jugad a algo en casa.

-  No te anticipes mucho a posibles situaciones que puedas tener que impliquen comprar, como un cumpleaños este mes o un viajecito un fin de semana. La gracia es ver cómo salimos del paso y qué alternativas encontramos antes que comprar algo.

- Si realmente lo quieres, espera a que pasen los 30 días. Suele haber un fenómeno curioso en el que, pasado ese tiempo, curiosamente, has encontrado otra alternativa o sencillamente te has olvidado de ellos  y ya no lo necesitas..

¿Os animáis? Os reto. Ya nos contaremos!

ALiCaduLa

Referencias:

Página oficial de 'Un mes sin comprar nada nuevo' http://www.buynothingnew.com.au/


La Ropa: Proyecto 333 con bebés

Escrito por MiniMamiS 26-08-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)


El Proyecto333

Cuando empecé a leer sobre minimalismo, una de las ideas que más me llamó la atención fue el Proyecto333.

Se trata de un experimento en el que te retan a vestir durante 3 meses con 33 prendas. La consecuencia más obvia es que disminuirá (y mucho!) el contenido de tu armario, con lo que, de rebote, tienes beneficios añadidos: 

- menos tiempo perdido pensando qué ponerte, 

- te quedas con lo de verdad te encanta

- ahorras dinero, ya que si adquieres algo, otra cosa debe salir (para mantener el n° en 33) así que lo meditas más..

- ganas espacio y visualmente tu armario es una maravilla zen..

- haces la maleta en un plis-plas...

Minimalista a tope...

Entre esas 33 prendas también cuentan los accesorios (como calzado, abrigos, fulares, bolsos...sí, bolsos!! Yo también me desinflé..).

No cuenta la ropa interior (mejor...si no alguien sacrificaría bragas por bolsos...;), ni ropa para dormir y de deporte (siempre que se utilice para hacer deporte...si usas las deportivas en plan chic porque está de moda, hay que cuantificarlas). Tampoco cuenta alguna joya que uses siempre, como la alianza, o tu reloj. 

Además puedes escoger hasta 3 prendas más para ir sacándolas cuando las necesites, siempre a cambio de que guardes otra. Por ejemplo, la próxima temporada empieza el 1 de octubre y acaba el 9 de enero, así que puede que empieces con buen tiempo pero acabes con un frío que pela, por eso entre tus 33 prendas querrás tener un abrigo o similar, pero en octubre usarás algo más ligero. El abrigo lo dejas de reserva y cuando lo necesites, guardas la otra chaqueta.

Para más info: proyecto333.org

Metiendo a tu bebé en el asunto...

Parece un reto difícil pero, si lo piensas bien, seguro que acabas poniéndote siempre lo mismo y hay cosas que nunca te pones.. Quizás si contarás las prendas que usas te sorprenderías de estar cerca de las 33 (menos?..cuéntamelo!). Lo difícil del proyecto reside en  desechar lo que no nos ponemos...

En general el gran obstáculo del minimalismo es el porsiacaso (al menos con las cosas materiales): porsiacaso lo necesito, porsiacaso tengo una fiesta, porsiacaso adelgazo/engordo, porsiacaso me vuelvo a quedar embarazada... (este es de lo más típico...si no te lo has dicho tú misma, ya te lo dirán).

En mi caso aún no he participado en el reto, aunque sí hice un buen vaciado de armario (ya sabéis, hay que hacer sitio al bebé..) y, aunque tengo bastantes más de 33 prendas, he ganado mucho (y no sólo espacio). Cuando estaba con este despeje de ropa, me llegó la duda - o reflexión -..¿y qué pasa con la ropa de mi bebé? ¿Sería posible hacerle partícipe del Proyecto333?..Al fin y al cabo, aunque es ropa pequeña, suele haber mucha y ¿cuanta usa en realidad?

¿Cuanta acaba sin estrenar porque se le ha quedado pequeña? O porque cuando ya le venía bien hacía calor/frío? O porque fue un regalo y no era de tu estilo?( no te gustaba, vaya..)

Si hiciéramos un sondeo seguro que montábais otro armario entero con ropa que no usaron vuestros hijos...

Así que he pensado que este otoño voy a incluir a mi hija en el reto, sólo tiene un año así que su armario aún es cosa de papimami. Seguro que me resultará más fácil hacer su lista que la mía, que sólo con mis pendientes hago cien armarios de 33 prendas (podría contar la caja donde están como una prenda..)

Os invito a participar, a ver con qué nos encontramos...

¿Será imposible porque se manchan mucho y con 33 me quedó sin ropa en dos días? ¿O no hará falta tener 20 bodys para suplir ese posible problema?

¿Será difícil porque crecen tan rápido que lo que le vale el 1 de octubre no le entra ni de broma el 1 de enero? Bueno, la ropa que no le quepa se podrá desechar y así cumplir lo de "entra uno-sale uno"

¿Y si tengo ya mi lista súper cuadrada y le regalan ropa? (este periodo incluye la Navidad...y eso sin contar que sea su cumpleaños en esos 3 meses).....

En fin...un mar de dudas, infinitas posibilidades...Ya os contaré mi "babylista"


Si tenéis algún tema que queráis tratar, no dudéis en escribir. Nos leemos pronto.

 ALiCaduLa