MiniMamiS

Minimalismo

La Clave deL MiniMaLismo y la Sostenibilidad

Escrito por MiniMamiS 28-10-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)

Hay algunos temas que, a los que nos gusta esto del minimalismo, nos interesan también y nos gustaría dedicarles nuestra atención e intentar llevarlos a cabo (al menos a mi me pasa), pero son tantas cosas que lo que suele pasar es que no sabes bien por donde empezar (ni cómo) y esto lleva a no hacer casi nada en ninguno de ellos..

En mi caso (y por lo que leo en blogs y libros sobre el tema) estos temas son la sostenibilidad, no acumular cosas y el ahorro.

Sostenibilidad

Cuando escribí los posts del "residuo cero del bebé" que trataban sobre cómo hacer más sostenibles algunas rutinas relacionadas con ellos, busqué información acerca del movimiento "Zero waste" que promueve un estilo de vida en el que no se genera ningún residuo.

En esta propuesta hay también varios niveles. Hay gente que ha conseguido vivir sin generar ningún residuo (son los que tardan en llenar con basurilla un frasco de cristal de menos de un litro más de un año..fascinante!) y otros se dedican primero a evitar "sólo" el plástico: "sólo" entre comillas porque ya me parece toda una hazaña! Para empezar está en todos los productos de uso cotidiano (si no, echa un ojo a todo lo que usas..) y lo más sinsentido es que se utiliza en cosas de usar y tirar, cuando es un material pensado para que dure (cientos de años..los primeros plásticos fabricados aún están en este planeta..el plástico es el cáncer del planeta). Así que centrarse 'sólo' en el plástico ya tiene un gran impacto (positivo) en la sostenibilidad y en la disminución de residuos.

El movimiento residuo-cero me encantó, lo reconozco: me gustaría llevarlo a cabo, aunque sea hasta un nivel que yo pueda gestionar. Creo que reducir todos los residuos hasta lo del frasco es muy complicado, aunque depende de la realidad de cada persona: de donde viva, si tiene acceso a tiendas a granel por ejemplo, o si vive sola y no tiene hijos.. aunque la máxima exponente de este movimiento es esposa y madre de dos hijos, así que supongo que todo es posible ;)..

Como todo la cuestión es empezar, y lo mejor es centrándose en una cosa cada vez. Se podría empezar por evitar los envases, o los productos de un solo uso (lleva tus bolsas para comprar, tu botella de agua, etc etc..). Cualquier inicio será positivo y yo me tracé mi hoja de ruta, me salieron tres bloques de acción: evitar desechables, evitar productos envasados y el tercero es 'la clave'...pero me di cuenta de que lo mejor era empezar por ella.

Ahorro

Este tema también suele ser recurrente en blogs y libros sobre minimalismo: sanear finanzas, librarse de las deudas, poder vivir con menos sueldo y así no depender tanto de un trabajo de muchas horas o que no te guste... En mi caso, este año particularmente me interesa porque estoy a media jornada, decidí tener un poco más de tiempo para mí y mi familia (aplicándome un poco estos consejos minimalistas) y, claro, cobro la mitad así que la clave es obvio que me ayudará.

Pocas cosas..

Este objetivo es normalmente uno de los principales del minimalismo y en todas las publicaciones aparece entre las primeras cosas que hay que hacer: deshacerse de las cosas que no se necesitan y no volver a acumular.

Tras mi limpieza vertiginosa de este verano (el reto "500 cosas menos") me da pereza pensar que poco a poco se puedan volver a acumular si no tengo ojo.. Y es que claro, vas a seguir comprando cosas, porque se necesitan (o quizás no..), o te las regalarán y cada día no podrás ponerte a hacer una criba como en el reto.. Así que pensé seriamente una rutina que me ayudara a prevenir esta 'amenaza' y ahí me salió la clave..

La Clave

Dentro de los diferentes enfoques que me planteé para abordar todas estas cosas, me di cuenta de que la estrategia común para tener éxito en todas ellas es dejar de comprar.

Piénsalo: si dejas de comprar cosas que no necesitas, obviamente no se te acumularán objetos otra vez, ahorrarás (aunque esto depende de en qué otras cosas te gastes el dinero) y disminuirás los residuos.

Ha habido gente que este último año o dos ya ha realizado esta iniciativa, por motivos diversos y con sus normas propias, así que no es tan descabellado. Al fin y al cabo, comprar realmente es un hábito o se hace como hobby para pasar el rato, y no sé si te has parado a pensar en los impactos que esto tiene (en el planeta y en tu vida) y en lo realmente necesarias que son la mayoría de esas compras. Ya te digo yo que nada: te explico como funciona la clave.

Me hice una especie de clave dicotómica de preguntas y respuestas tipo SI y NO, (la de la foto del post), de forma que cuando te plantees seriamente que quieres comprar algo, tiene que superar esta clave para realmente comprarlo.

La primera pregunta es si ya tienes otro objeto en casa igual (duplicado) o que cumpla la misma función. Si es así, pues no se debería comprar otro. Con esta pregunta todas las compras por impulso o capricho se descartan a la primera de cambio (las tardes de shopping se van..) porque serán cosas que ya tengas seguro: ropa, complementos, maquillaje, otra crema, otro libro..cada uno tiene su lista negra.

Si superamos esta pregunta y es verdad que no lo tienes en casa ni nada parecido, lo siguiente es plantearse si de verdad es necesario..de verdad-de-la-buena.. El resto de cosas tampoco superarán esta pregunta..y si no piénsalo: esa mascarilla para el pelo o crema facial, ese objeto de adorno, ese alimento de moda que quieres probar.. Aunque no había otro producto similar en casa, ¿son necesarios? pues no. En mi caso eran esas cosas que salieron de casa en el reto de verano una y otra vez..cosas que compras y realmente no utilizas por lo que sea: admítelo, no van contigo por mucho que te empeñes.

La siquiente cuestión, si llegamos, es si alguien te lo puede prestar o podrías fabricártelo tú (DIY, cosa que también está muy de moda). Así reduces el impacto de la fabricación del objeto nuevo, y cuando ya no se necesite se devuelve y no se te acumula a ti. Con las cosas de los niños se suele llegar hasta esta pregunta, porque es cierto que no se tiene nada al principio (si es el primero): cuna, carro, etc.. y la mejor opción es que te lo dejen.

Si no puede ser, la siguiente pregunta y opción es adquirirlo de segunda mano, así se alarga la vida útil de muchos productos que en el caso de los objetos para niños tienen poca, porque se utilizan poco tiempo y muchas veces están en perfecto estado. También es la mejor opción para ropa, sobre todo ropa para ocasiones especiales o muy puntuales que es muy posible que no tengas (y superan las primeras preguntas) tipo disfraces, ropa de gala para una boda, equipamiento deportivo para cosas como esquiar, etc..

Si llegaras a la última, que es comprarlo nuevo, hay que intentar que sea de marcas sostenibles (con materiales ecológicos, condiciones de trabajo dignas, etc..). Y si no hay manera..habría que plantearse seriamente no comprarlo (aunque ya te digo yo que, si aplicas sinceramente la clave, pocas veces llegarás a esta última).

Beneficios

¿Por qué creo que esta estrategia ayuda a que tengas éxito en todo lo demás? Veámoslo..

En el ahorro es obvio porque las compras por impulso se llevan mucho presupuesto, y las cosas de segunda mano suelen ser más baratas. Por supuesto uno puede plantearse la clave en otras actividades, no solo en cosas: '¿es necesario que todos los días desayune fuera de casa?' pues seguramente no..y ahorrarás más.

Que ayuda a tener menos cosas también es muy evidente, porque no comprarás nada hasta que se acabe el objeto original. Y aún así, si la aplicas bien, hay muchas cosas que no volverás a comprar porque se adquieren por hábito pero puede que tú no las necesites.. Por ejemplo yo ya no uso discos de algodón. Los usaba para ponerme el tónico pero se puede hacer con los dedos o un vaporizador, y como no me maquillo, los discos no se usan para nada más. Cuando se acabaron, no compré más y punto. Te lo puedes plantear con muchas cosas, pero los productos de aseo se llevan la palma porque realmente se necesitan 4 cosas..

¿Y el Zero waste? pues también, porque si empiezas por este paso reducirás los residuos un montón:

-Muchas cosas no las compraras, cumpliendo así los principios de rechazar y reducir que son pilares en este movimiento. 

-Si es un objeto que necesitas de verdad, tendrás que buscar la opción sostenible así que, para empezar, dejarás de comprar desechables y te pasarás a la opción reutilizable (servilletas de tela, tu botella de agua, bolsas de tela para comprar, la copa menstrual, discos de desmaquillar de tela..hay de todo). 

-Con la clave dejas de generar residuos que no ves (de la fabricación de cosas nuevas) y que ves y te llevas a tu casa (etiquetas, embalajes, envases, bolsas, tickets de compra..).

- Pocas cosas, mejor gestión: éxito asegurado. Si minimizas tus compras a lo básico (alimentos y productos de higiene y aseo) puedes centrarte en hacer estas compras más sostenibles: puedes buscar tiendas a granel, puedes ir sustituyendo cada producto por su versión sostenible (por ejemplo, hacerlo tú). Si sigues comprando de todo, tienes que vigilar demasiados frentes y al final no se hace. Es más factible cumplir tu objetivo si tienes que cambiar pocas cosas: compra lo que necesites de verdad y olvídate de gestionar todas las demás.

Conclusión

Aprovechando que esta semana ha sido el famoso black friday que anima a la compra desaforada con ofertones en todas las tiendas, y que ya cuenta desde hace años con una propuesta contraria  (el mes sin comprar nada nuevo), iremos un paso más allá con esta propuesta: utiliza la clave por tiempo ilimitado.

¿Serías capaz? ¿crees que ayudaría a obtener otros beneficios inesperados? Ya me cuentas y ya te contaré!

Más información:

Blogs relacionados:

http://vivirsinplastico.com/

http://ecoblognonoa.com/

http://unavidasimple.es/index.php/category/vida-eco/residuo-cero/

En inglés: 

http://www.trashisfortossers.com/ (blog de Lauren Singer)

https://zerowastehome.com/ (blog de Bea Johnson)

Vídeos y documentales:

Charla de Lauren Singer sobre cómo empezó su vida zero waste (subtitulada en español). Es genial la última frase ;) 

https://www.youtube.com/watch?v=H0Q4D_tOYxs

Charla de Bea Johnson sobre el estilo de vida Zero Waste (subtitulada también) Es genial en general:

 https://www.youtube.com/watch?v=CSUmo-40pqA

Documental "Adictos al plástico" : https://www.youtube.com/watch?v=DKVv9HyobTw

Documental "Océanos de plástico": https://www.youtube.com/watch?v=_UGY3gKhxD0

Documental "El misterio del plástico desaparecido": https://www.youtube.com/watch?v=G8bQVJFxqR8



Ventajas de un Armario MinimaLista para tu Peque

Escrito por MiniMamiS 13-10-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)

Ya sabéis que me gusta tender al estilo minimalista en todo lo que se pueda y el vestuario es una de esas cosas que primero "sufren" sus consecuencias. La ropa de tu bebé (o no tan bebé) también debería y hoy voy a descubriros el lado bueno-buenísimo de limitar el número de prendas para ellos, sobre todo con la vuelta al cole, aunque a priori parezca que te quedarás sin ropa en dos días (típico miedo de madres..)

En mi caso, mi hija tiene 3 años ya y este año ha empezado el cole. Entre la edad y las circunstancias he descubierto ventajas añadidas a tener lo necesario y poco más.

- Mi ventaja más obvia, ya desde hace tiempo, es que con menos ropa puedo tenerla toda en el mismo espacio (en mi caso una cómoda de Ikea) y a la hora de vestirla o de guardar la ropa, está todo localizado. Antes también tenía cosas en otro armario y como no las veía, muchas veces se me olvidaba y esa ropa se la ponía mucho menos.

- También permite controlar mejor el "stock" y detectar antes si le hace falta alguna prenda.

- Es más fácil pensar conjuntos o combinaciones si hay menos prendas, así se puede incluso organizar lo que se va a poner cada día (al menos entre semana) y menos tiempo se pierde de buena mañana

- Se minimizan también las discusiones entre lo que tú quieres (o debes) ponerle y lo que ella quiere. En los adultos, la variedad bloquea la capacidad de decisión: tienes un montón de cosas y te sale el típico "no tengo nada que ponerme"... En los niños pasa igual, pero se traduce en que te va a decir que "no" a todo lo que saques para ponerle.. Con la presión de tener que llegar a tiempo al cole y demás, no es muy buen plan..Si homogeinizas el tipo de ropa y tienes un número de prendas justo y necesario, no aparecerá este problema. Si has pensado la ropa de cada día con antelación, también ayuda porque ellos ya sabrán que toca ponerse eso.

-Ten ropa que de verdad te encante, porque si hay alguna cosa feísima..¡seguro que será lo que se quiere poner! (¿y qué sentido tiene guardar algo que no te gusta?) También es mejor si toda combina entre ella, igual que se recomienda para los adultos: así si por ejemplo, una camiseta está sucia, le pones otra sin tener que cambiar todo el conjunto. 

- Ten poquísima ropa de ocasiones especiales...o directamente ninguna..espera a que llegue esa ocasión: si la tienes con mucha antelación, puede que ya no le quepa. Piensa en como es realmente el día a día: en mi caso dos días tiene que ponerse el chándal para el cole, los otros 3 tiene que llevar ropa que favorezca su autonomía: nada de petos, tirantes, cinturones y cosas difíciles de poner (ya sabes, están en proceso de ir solos al baño y demás..) y las zapatillas mejor de belcro. Me queda solo el fin de semana sin "restricciones"..poco más del 25% de la semana: pues lo ideal sería tener solo ese porcentaje de ropa un poco diferente, porque casi no se va a utilizar.

- Efectivamente, el cole limita bastante y es como ir a un circuito de entrenamiento: salen de allí con tierra y arena hasta en los rincones más difíciles, y la ropa hecha polvo, claro. Entre eso y las instrucciones propias de las tutoras (lo de la ropa cómoda y demás), no me veo poniéndole vestidos y leotardos este curso... Si en tu caso tus hijos acuden a un cole que utiliza uniforme, más motivos para minimizar su armario.

Así que ya sabes: el 80% de la ropa que sea adecuada para su día a día y para otro tipo de ropa reserva solo un 20% (en mi caso un vestido o dos y leotardos, un par de zapatos diferentes del belcro y poco más..). A partir de aquí estoy en proceso de hacerle lo que ahora se llama "armario cápsula", y también para mí ;) ya os contaré!

¿Y tú? ¿ya tienes el armario minimalizarse y práctico para su día a día? ¿o tienes un montón de cosas que no ves momento de ponérselas? ¿se te ocurren más ventajas? Ya me contarás!

Feliz vuelta al cole!

AliCaduLa

KonMari para Bebés (II): aplicando el método

Escrito por MiniMamiS 24-03-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)

En el anterior post hicimos un resumen con las principales pautas del método Konmari. Ahora toca aplicarlo al universo infinito de tu bebé, que ha hecho que tu espacio se llene de objetos hasta ahora desconocidos los cuales hay que organizarlos de alguna manera. El método de Marie Kondo nos puede ayudar, hay algunas pautas que se aplicarán muy bien (otras no tanto). Veámoslas.

Adaptando las ideas clave

Recordemos las principales pautas y veamos si nos van a servir o no (o no al pie de la letra)

- Lo primero era desechar y luego guardar. Totalmente de acuerdo: lo primero es elegir con lo que te vas a quedar de entre todas las cosas de tu peque, así que hay que ir categoría por categoría y elegir (las categorías ya veremos que son diferentes)

- Hazlo de una sola vez. Esto siendo mamis ya sabemos que es más difícil de conseguir...ojalá tuviéramos un fin de semana entero para sacar tooodo, seleccionarlo y volverlo a guardar.. pero normalmente tenemos ratos sueltos, así que esta pauta hay que adaptarla. Yo lo que hice es intentar seleccionar una categoría entera de una sola vez y dejar otro tipo de objeto para otro rato (por ejemplo, organizar los juguetes y hasta que acabes). Es posible hacerlo porque al principio no tienes muchos objetos de tu bebé (no es un volumen igual al de un adulto que nunca a revisado sus pertenencias) y, por ejemplo, revisar toda su ropa se puede hacer en una mañana. Es mejor intentar hacer un poco aunque vaya en contra del método, que no hacer nada.

- Elige los objetos basándote en si te hace feliz. Este también hay que adaptarlo, porque hay objetos que debes tener por utilidad..la pera nasal no me da mucha alegría (y creo que a mi hija tampoco) pero hay que tenerla.. Cuando por fin aprenda a sonarse, con gusto la tiraré! Además, si lo piensas casi todo lo de tu bebé te hace feliz (es fácil confundirlo con el apego), aunque realmente el criterio Konmari sería ver si le hace feliz a él y eso aún no se lo podemos preguntar, así que tienes que elegir basándote en otros criterios: está en buen estado, se necesita, juega con ese objeto...

- No guardes basándote en la frecuencia de uso o el plan de circulación. Aquí yo hice una excepción dejando un cajón de la cómoda con cosas suyas de aseo (pañales, tijeritas, toallitas, cleenex...). El lugar correcto es el baño, pero no tenemos bañera cambiador allí por falta de espacio, así que adaptamos un cajón de la cómoda de su habitación que es donde la cambiamos. Para lo demás sí que intento que esté todo en su espacio (su habitación). Si en tu caso tienes habitación de juegos, allí irían los juguetes y en la habitación de dormir pues la ropa y demás. Esto ayuda a que los peques recojan sus cosas ya que les es fácil localizar donde van y se acostumbran a detectar cosas fuera de lugar.

- Todo lo que se pueda, guárdalo en vertical. También se puede aplicar perfectamente. De hecho yo guardo su ropa también así en los cajones. La de los dos primeros años es muy pequeña para doblarla dos veces como explica el método, pero se puede adaptar: se dobla primero hasta la mitad y luego otra vez (como se muestra en la foto del post para una camiseta). También recomiendo usar cajas o divisores para ponerla dentro los cajones, porque al ser pequeña no encaja bien y se te desperdigará por todo el cajón. Según el método Konmari, las cajas de zapatos son lo mejor (en este caso serían las de sus zapatos, que son más pequeñas, porque las tuyas seguirán siendo demasiado grandes). Hay ropa que necesita ser colgada en perchas, sobre todo si tienes una niña y hay vestiditos y demás, pero el 80% de las cosas las podrás guardar en cajones en vertical.

Organiza por categorías. Este sí se puede hacer igual, y creo que es cierto que es mejor que por habitaciones. Eso sí, hay que rehacer las categorías. Con las cosas del bebé yo dejo tres: ropa, juguetes y 'komono'.

Sus categorías

- Ropa. Aquí la división en subcategorías coincidiría con la del método casi por completo: hay partes de arriba, partes de abajo, ropa para colgar, calcetines, ropa interior (incluiríamos aquí los bodys), accesorios (bufandas, gorros..), ropa específica (bañador, uniforme, la bata del cole..), calzado. Por suerte no tiene bolsos aún, que el método también los tiene en cuenta...

Por suerte también la elección de ropa para los peques no se basa en el apego o la alegría, porque van creciendo y no tiene sentido guardarla cuando no le cabe ya. Así que cada cambio de temporada te toca revisarla (casi que no vale la pena ni guardarla, porque a la próxima la que le venga ya un poco justa, no le servirá) y desechar.

El método Konmari también plantea la posibilidad de tener toda la ropa localizable todo el año y no guardar en lo más profundo la de otra temporada. Yo con esto discrepo..la verdad es que me daría agobio ver los jerseys de lana en pleno agosto, sean míos o de mi hija, sin embargo esta idea se puede adaptar: aplícala con ropa de tu peque de diferente talla (tienes cosas más grandes para cuando vaya creciendo). No la escondas mucho porque le perderás la pista y cuando la rescates quizás no le sirva. Reserva un cajón o un estante para ella y así la tienes a mano.

Al ser ropa más pequeña, y si la doblas en vertical,caben diferentes prendas en cada cajón. Nosotros tenemos una cómoda de 4 cajones y, usando divisores (cajas de zapatos o divisores de tela, como los de Ikea, con compartimentos), se organiza su ropa perfectamente toda en el mismo espacio. En el primer cajón tengo pijamas y ropa interior; el segundo está para pañales, toallitas y un kit de aseo básico con las tijeritas, colonia, gomas de pelo, etc.. (lo que explicaba de hacer una excepción con la frecuencia de uso..viene bien tenerlo ahí porque es donde la cambio), el tercero con la ropa de diario (pantalones, camisetas, jerseys..) y en el último hay zapatos y ropa de una talla más grande para cuando la vaya necesitando. Los vestidos y chaquetas de abrigo están colgados en perchas en el armario.

- Juguetes. Según la edad de tu peque, puede que ya tenga una buena colección y tengamos que hacer subcategorías. Los juguetes se suelen ir de las manos rápidamente (el primer año ya se acumulan muchos..), así que, aplicando el método, lo mejor es sacarlo todo y hacer una primera selección: si te juntas con 15 peluches, está claro que hay muchos. De paso te sirve para hacer subcategorías.

Normalmente en estos primeros años, que aún no pueden decidir ellos, suelen tener peluches, piezas de Lego o bloques para construir, juegos de mesa sencillos (puzzles, etc..), cuentos-libros, muñecas, juguetes pequeños (muñequitos, cochecitos, etc..), bici-moto-patinete, pelotas.. Por supuesto que hay más tipos de juguetes, pero si son para edades de 4 años para arriba, ya no vas a poder seleccionarlos tú (ya es otra liga.. ;)

Yo hago la clasificación según donde se guardarán luego, lo que incluye normalmente el tamaño del juguete. Por ejemplo, los cuentos en un estante de su habitación, los peluches dentro de una cesta (algunos sobre la cama), moto-bici etc..van fuera de casa, normalmente al maletero (o al garaje), los juquetitos pequeños (figuritas, etc..) todas dentro de una caja, los bloques igual.. Para mi es más práctico hacerlo así, que además suele coincidir con el tipo de material (los peluches son blandos, el resto de cosas suelen ser de plástico, etc..). Si haces una categoría de "muñecas" que incluirá unas muy grandes y otras pequeñitas, luego guardarlas juntas es un lío.

- Sus 'Komono'. Esta categoría incluía 'todolodemás' que suele tener un adulto (en castellano creo que sería 'cachivache'..). Se incluyen CD-DVD, cosméticos, maquillaje, aparatos electrónicos, papelería, artículos domésticos (cleenex, pañales..), artículos para realizar un hobby (artículos deportivos, etc..), artículos de cocina.. Visualiza el típico cajón donde has ido metiendo de todo y al abrirlo te encuentras botones, pilas, gomas, bolis, cables de algún aparato electrónico, regalos promocionales..y ahí están los 'komono'. Por suerte tu bebé no tendrá tantos (si los hay realmente serán tuyos, por ejemplo el cable para cargar el vigilabebés, el termómetro de la bañera..etc..), aunque siempre hay alguna cosa.. Ejemplos:

- De la clasificación anterior nos quedamos con algunos artículos domésticos como los pañales: búscales un sitio práctico mientras los necesites y a esperar! es cuestión de tiempo que ya no entren más en casa.

- Chupetes y cadenitas, que normalmente siempre hay que llevar encima, aunque se suelen tener duplicados. Reserva un espacio (una cajita por ejemplo) en un cajón de su cómoda para tenerlos todos juntos.

- Accesorios para el pelo (gomas, ganchos, etc..). Si es niña, es cuestión de tiempo que estos entren en casa. La idea anterior es válida aquí también: ponlos en un cajita en su cajón o en el del baño (donde normalmente la peines).

- Pendientes y otras 'joyas'. Hablamos de joyas serias, otro tipo sería más un juguete, pero todas las que le vaya regalando la familia o los amigos (y que no lleve puestas) guárdalas donde las controles tú, aunque realmente son suyas.

- Baberos. Lo mejor es guardarlos en la cocina, con los paños o las servilletas, forman parte de ese tipo de artículos y a la hora de poner la mesa los tienes a mano.

- Menaje infantil. Aquí voy a ser muy clara: no lo tengas. Es mucho más práctico y saludable que use la misma vajilla y cubiertos que el resto de la familia en vez de platos de plástico con dibujitos de colores. Hay estudios que advierten sobre la liberación de sustancias al calentarlos (por ejemplo cuando pones la comida caliente o al usar el microondas). Los platos normales de loza o vidrio son inertes.

- Artículos de papelería. Si tiene libretitas, plastidecor, etc..realmente cuentan como 'juguetes'. Se podrían guardar juntos en una caja o cesta como juguetes para dibujar, y hay que tener en cuenta que cuando ya los use seguramente tendrá criterio para decidir (no te dejará desecharlos impunemente..) y será hora de empezar a enseñarle el método ;)

Y tú, ¿has aplicado algunas ideas con tus peques? ¿Y contigo? ¿Tienes más categorías? Cuéntamelo

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1490277610/konmari-para-bebes-i-conociendo-el-metodo/

https://www.facebook.com/Minimamis-1060202617324211/

Programa-documental sobre disruptores endocrinos en envases y productos alimentarios (en catalán): http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/quequicom/disruptors-endocrins-falses-hormones/video/5145331/


KonMari para Bebés (I): conociendo el método

Escrito por MiniMamiS 23-03-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)


Hace tiempo que quería escribir un post comentando el famoso método de Marie Kondo y creo que la mejor manera es explicando cómo utilizarlo con las cosas de tu peque. 

El método Konmari es muy personal: para aplicarlo con tus cosas (ideal si vives sola) y, de hecho, en su libro aconseja no organizar nunca las cosas de los demás miembros de la casa. Pero claro, ya sabéis... cuando tienes un bebé..la vida es un poco diferente y los métodos se han de ajustar. Al fin y al cabo tu peque no podrá decidir sobre sus cosas durante un tiempo, así que de momento, organizar sus objetos es cosa nuestra. Y podemos hacerlo usando este famoso método (o algunas de sus ideas). Tengo material para un par de artículos: en este resumiré sus ideas clave y en el próximo veremos las aplicaciones con las cosas de tu bebé.

Quién más o quién menos ha oido hablar del método Konmari: o se ha leído el libro o conoce algunas de sus ideas (como su famosa manera de doblar la ropa..). Os resumo aquí sus principales características.

Ideas clave 

- Lo primero es desechar. Esta es una idea muy importante (que no sólo defiende ella): antes de guardar, primero hay que seleccionar lo que te quedarás. En esta idea se basa aquello de no adquirir aún cajas ni objetos para guardar, ya que puede que tras la selección no los necesites. Si no tiras cosas primero, por mucho que consigas almacenarlas todas, el espacio seguirá viéndose desordenado (es el efecto de guardar cosas que no necesitas), y además, tarde o temprano, las cajas y demás unidades de almacenamiento se llenarán.

- Organiza una sola vez. La autora no es partidaria de hacer un poco cada día, (nada de aquello de tirar una cosa cada día..al menos no para empezar). Ella defiende que se organice todo de golpe porque si no nunca se acaba y no se ven resultados. Si se hace de una vez el impacto es tan grande que el espacio no se desordenará otra vez (no habrá efecto rebote).

- Organiza por categorías, no por habitaciones. Este también parece ir un poco en contra de otras sugerencias de organización, donde podías empezar por algo pequeño (como un cajón), e incluso de lo que normalmente hacemos cuando ordenamos en casa: vamos a una habitación, o a un armario y lo ordenamos. Pues el método Konmari dice que nanay, que hay que ir por tipo de objetos (categorías) ya que se suelen tener muchos repetidos (los duplicados que comenté en otro post) y sólo si los sacas todos, los puedes detectar, elegir y asignarles luego un sitio. Si vas por habitaciones nunca conocerás el volumen total y seguirás teniendo muchas cosas.

A veces los objetos coinciden con un espacio porque se guardan allí (productos de aseo en el baño, utensilios de cocina en la cocina..), y aquí funciona lo de ordenar 'la habitación', pero realmente te estás centrando en los objetos: allí normalmente los detectas todos y los seleccionas. Los demás objetos seguro que están repartidos por toda la casa, así que hazlo por categorías. 

- Las categorías que hay que organizar en el método Konmari son: ropa, libros, papeles (documentos, recibos, garantías de aparatos..), 'komono' (objetos varios) y objetos sentimentales (regalos, cartas, fotos,etc..). Ella recomienda abordarlos por este orden porque es más fácil decidir sobre los primeros (ropa, libros..) que sobre los objetos sentimentales, y así se va entrenando la capacidad de desechar.

Los peques no tienen todas estas categorías (menos mal!), como libros, papeles (documentación, garantías de aparatos..), objetos setimentales (los hay pero no son suyos sino tuyos, son sentimentales para ti). Sin embargo aparecerán otras, como los 'juguetes'.

- El último paso es ordenar, y para ello la clave es asignar un lugar para cada cosa y guardar los objetos de la misma categoría juntos. Para guardar también hay una serie de consejos importantes:

- Todo lo que se pueda debe guardarse en vertical, no apilando los objetos. De aquí nace su conocida manera de doblar la ropa.

- No debes almacenar siguiendo el 'plan de circulación' o 'la frecuencia de uso': ya sabes, aquella idea de tenerlo todo a mano, donde es más fácil sacar las cosas. Con esto sólo se consigue dispersar las cosas por toda la casa, olvidarse de los objetos que hay y acumular más. El almacenamiento debe facilitar guardar las cosas, no sacarlas, porque si cuesta guardarlas no lo haremos.

- El sistema de almacenamiento debe ser sencillo. Hay que intentar tener las cosas no muy requeteguardadas, ya que es fácil perderles la pista y olvidarse de ellas. La idea es abrir un armario y localizarlo todo. En este sentido el método Konmari apuesta por no guardar la ropa de otras temporadas, de tenerla toda en el armario y no meterla en cajas hasta la temporada siguiente.

Otras ideas del método

A quién se haya leído el libro seguro que le habrán llamado la atención otras pautas más originales o místicas, que hacen tan peculiar su método. Por ejemplo:

- No debes enfocarte en lo que vas a tirar, sino en lo que vas a guardar: escoge lo que te quedas y tira todo lo demás.

- Y el criterio para desechar o no es coger cada objeto es preguntarte si te da alegría o no: quédate sólo con lo que te hace feliz para conseguir estar rodeado de las cosas que amas.

- Por lo tanto, los demás criterios basados en la utilidad no son la clave fundamental para elegir, aunque sean prácticos y se usen para seleccionar muchos objetos. En el método Konmari no se aconseja aquello de guardar los objetos dudosos en una caja y pasado un tiempo, si no los has necesitado, se tiran ,o de tirar todo lo que no hayas usado en un año. Tampoco es partidaria de poner un número de cosas como objetivo (ni 100 objetos, ni 33 prendas..), sólo importa si lo que tienes te hace feliz.

- A los objetos los trata como seres vivos, con sentimientos de felicidad si lo usas y al contrario si no. También como entes a los que debes dar las gracias por facilitarte tu tarea diaria, incluida tu casa entera por estar ahí al volver.

- Lo que tu no necesitas, tampoco lo necesita tu familia (ni tus amigas, etc..). A veces endosamos algún objeto (o muchos..) a alguien porque pensamos que lo necesitará, pero hay que asegurarse de que efectivamente así será, porque muchas veces lo regalamos para no sentirnos culpables por estar desperdiciándolo.

- Alguna vez te arrepentirás de haber tirado algo, pero se supera ya que al elegir qué tirar y qué guardar, se cambia de mentalidad: te das cuenta de que tampoco era tan necesario un objeto.

- Cuando organizas tu espacio, cambia tu vida (por eso se llama 'La magia del orden'). Por supuesto, yo no creo que sea en plan 'tiré mis zapatillas y me tocó la lotería, pero sí que es cierto que cuando reorganizas tus cosas, tu mente y tus pensamientos también. Y cuando eres capaz de desechar objetos a los que te aferras (del pasado, por ejemplo, o aquellos 'porsiacaso', para un futuro incierto), es porque estás lista para nuevas experiencias. Además, si tienes pendiente desde hace tiempo esto de organizar tu casa, cuando lo hagas ya podrás emplear tu tiempo (y espacio!) en otras cosas.

Y a ti que te parece? demasiado radical? te quedas con algunas cosas? Te animo a leer el libro, hay muchos detalles que aquí no aparecen. En el próximo post veremos cómo aplicarlo con las cosas de tu bebé, quizás empieces tú antes a reorganizar!

ALiCaduLa



Duplicados: pros y contras

Escrito por MiniMamiS 06-01-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)


Los objetos duplicados son aquellos que tenemos repetidos más de una vez con intención de facilitarnos el día a día (tenerlos a mano cuando se necesitan) pero que tienen su reverso oscuro, ya que hacen aumentar la cantidad de cosas que almacenas en casa sin darnos mucha cuenta, así que vale la pena controlarlos para sacarles todo el partido posible (ya que tienen sus ventajas) sin dejar que se conviertan en trastos inútiles.

Los más comunes

Algunos ejemplos de objetos duplicados en casa serían:

Bolígrafos: en distintos cajones, botes para lápices, estuche, el bolso..

Muestras de productos de aseo: se suelen guardar en el neceser para cuando viajas, en el otro baño si hay más de uno en casa, en el bolso...

Revistas en el baño 

Mecheros o cerillas: originalmente para la cocina, pero se suelen repartir en los cajones de distintos muebles (sobretodo si te gustan las velas o el incienso) y en el bolso si fumas.

'Gadgets' tecnológicos: lápices de memoria que no se sabe ni qué contienen, cargadores de móvil (u otros), enchufados en varios sitios (no vaya a ser que del salón al baño se me apague..)

Algunas razones para vigilar los duplicados

- Parece que no tienes tantos porque muchos de los duplicados son de cosas pequeñas (bolígrafos, mecheros, muestras de aseo...) pero en estos casos sueles tener muchas réplicas (no sólo dos bolis..sino un par en cada sitio posible)

- Se da una curiosa paradoja: cuando tienes sólo un objeto de lo que sea, lo tienes bien localizado y lo encuentras siempre. Pero cuando tienes más de uno, se traspapelan con mucha más facilidad y a la hora de la verdad, no lo encuentras o no funciona. Así que no siempre son útiles o te ahorran tiempo.

- Como no están guardados en el mismo sitio, dejas de controlar la cantidad que tienes y, ante la duda de si hay o no, adquieres otro.

Cuando sí y cuando no

En algunas ocasiones, podemos sacar provecho de ellos, pero hay algunos objetos que hay que vigilar de cerca:

- Casa familiar: Si tus padres no viven en tu ciudad, pero están relativamente cerca, y vas frecuentemente a pasar el fin de semana, puedes dejar en su casa algunos objetos para ahorrarte bultos en la maleta (siempre que no invadas excesivamente su espacio, claro). Este es mi caso y yo, por ejemplo, tengo allí un pijama y un cepillo de dientes. Puedes dejar algun kit básico de aseo con alguna cosa más (limpiadora de cara, desodorante..). Se pueden dejar cosas útiles también para tu bebé: nosotros tenemos allí algunos juguetes (para no tener que cargar con toda la colección..así es como si los redescubriera) y hemos dejado alguna vez  pañales y toallitas (aunque hay que vigilar al principio los cambios de talla para no quedarte con medio paquete inútil).

Allí además usamos una cuna de viaje (y por lo tanto hay juegos de sábanas y demás) y una trona plegable para las sillas del comedor (que se queda allí también).

- El trabajo: si en el trabajo tienes un espacio personal (tu mesa, una taquilla, un estante o casillero..) hay algunos objetos que la gente suele tener: un cargador del móvil, un vaso, capsulas para café (si hay máquina disponible), cosas de comer (cuidado con eso..), un neceser (ya hablaremos de las muestras..)

- Muestras de cosméticos: si viajas mucho, las muestras de productos cosméticos tienen su punto. Pero este es uno de los artículos más traicioneros...son pequeños, se acumulan fácilmente y les pierdes la pista más rápidamente aún...cuando los rescatas, ya se han pasado.. Y es que las muestras tienen muy poca vida útil (menos que el mismo producto en su formato grande) así que mis recomendaciónes son:

- Acepta sólo las de productos que de verdad quieras probar: si ya eres fiel a una colonia, no aceptes otra (no te la pondrás..), o acepta cremas adecuadas a tu piel.

-Úsalas en cuanto llegues a casa: no esperes a viajar ya que puede que no tengas bastante producto con el de la muestra para todos los días del viaje (o te sobre y esté en un formato que lo tengas que tirar..qué desperdicio!). Además puede que hasta que viajes pase tiempo y se haya caducado.

-Objetos tecnológicos: los cargadores de móviles y tablets están empezando a ser una invasión, porque con cada aparatejo hay uno y normalmente ya son universales (uno te vale para varios aparataos).. Esperemos que pronto pongan la opción de adquirir un aparato sin cargador si ya le sirve uno que tengas, mientras tanto no los dejes todos ocupando enchufes como si fueran culebras.. Quédate uno o dos por si cargas dos cosas al mismo tiempo, y el resto los guardas juntos.

- En casa: la norma para tu casa sería la de no tener duplicados, sobretodo si vives en un piso tamaño medio de un solo nivel (si tienes un dúplex o casa con varias plantas sí que es más práctico tener algunos objetos más a mano, o por ejemplo los dos baños equipados al completo). Algunos objetos que viene bien tener doble en casa (pero sólo doble!! no múltiple) son: 

- algunos utensilios de cocina (tijeras, espumaderas..) Así cuando se ensucia uno, aún tienes el otro limpio.

- las tijeritas del bebé: una en el baño y otra en su cambiador..a veces no sabes cuando va a ser el mejor momento. Esto vale para otras cosas de su aseo (la pera nasal, bastoncillos de las orejas..)

- Otros objetos del bebé: muchas cosas de tu peque tienen permiso de duplicarse porque siempre viene bien tener en casa y en la bolsa del carro: toallitas, pañales, cleenex, botellita de agua...

- Bolígrafos: pero con cuidado de no tener uno en cada cajón..Yo tengo uno en la cocina y otro en mi habitación, porque luego tengo mi estuche del trabajo y ya voy servida.

Como consejo final, dos cosas (sólo dos, jeje):

- Evita duplicar objetos que atraigan más duplicados (botes para lápices, neceseres..) porque tenderás a llenarlos.

- Si has hecho limpieza y efectivamente tienes muchos objetos de un tipo multiplicados, júntalos todos en el mismo sitio y con intención de ir reponiendo, no de usarlos todos al mismo tiempo.

¿Y tú qué duplicados te has encontrado?

ALiCaduLa