MiniMamiS

Libros

KonMari para Bebés (II): aplicando el método

Escrito por MiniMamiS 24-03-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)

En el anterior post hicimos un resumen con las principales pautas del método Konmari. Ahora toca aplicarlo al universo infinito de tu bebé, que ha hecho que tu espacio se llene de objetos hasta ahora desconocidos los cuales hay que organizarlos de alguna manera. El método de Marie Kondo nos puede ayudar, hay algunas pautas que se aplicarán muy bien (otras no tanto). Veámoslas.

Adaptando las ideas clave

Recordemos las principales pautas y veamos si nos van a servir o no (o no al pie de la letra)

- Lo primero era desechar y luego guardar. Totalmente de acuerdo: lo primero es elegir con lo que te vas a quedar de entre todas las cosas de tu peque, así que hay que ir categoría por categoría y elegir (las categorías ya veremos que son diferentes)

- Hazlo de una sola vez. Esto siendo mamis ya sabemos que es más difícil de conseguir...ojalá tuviéramos un fin de semana entero para sacar tooodo, seleccionarlo y volverlo a guardar.. pero normalmente tenemos ratos sueltos, así que esta pauta hay que adaptarla. Yo lo que hice es intentar seleccionar una categoría entera de una sola vez y dejar otro tipo de objeto para otro rato (por ejemplo, organizar los juguetes y hasta que acabes). Es posible hacerlo porque al principio no tienes muchos objetos de tu bebé (no es un volumen igual al de un adulto que nunca a revisado sus pertenencias) y, por ejemplo, revisar toda su ropa se puede hacer en una mañana. Es mejor intentar hacer un poco aunque vaya en contra del método, que no hacer nada.

- Elige los objetos basándote en si te hace feliz. Este también hay que adaptarlo, porque hay objetos que debes tener por utilidad..la pera nasal no me da mucha alegría (y creo que a mi hija tampoco) pero hay que tenerla.. Cuando por fin aprenda a sonarse, con gusto la tiraré! Además, si lo piensas casi todo lo de tu bebé te hace feliz (es fácil confundirlo con el apego), aunque realmente el criterio Konmari sería ver si le hace feliz a él y eso aún no se lo podemos preguntar, así que tienes que elegir basándote en otros criterios: está en buen estado, se necesita, juega con ese objeto...

- No guardes basándote en la frecuencia de uso o el plan de circulación. Aquí yo hice una excepción dejando un cajón de la cómoda con cosas suyas de aseo (pañales, tijeritas, toallitas, cleenex...). El lugar correcto es el baño, pero no tenemos bañera cambiador allí por falta de espacio, así que adaptamos un cajón de la cómoda de su habitación que es donde la cambiamos. Para lo demás sí que intento que esté todo en su espacio (su habitación). Si en tu caso tienes habitación de juegos, allí irían los juguetes y en la habitación de dormir pues la ropa y demás. Esto ayuda a que los peques recojan sus cosas ya que les es fácil localizar donde van y se acostumbran a detectar cosas fuera de lugar.

- Todo lo que se pueda, guárdalo en vertical. También se puede aplicar perfectamente. De hecho yo guardo su ropa también así en los cajones. La de los dos primeros años es muy pequeña para doblarla dos veces como explica el método, pero se puede adaptar: se dobla primero hasta la mitad y luego otra vez (como se muestra en la foto del post para una camiseta). También recomiendo usar cajas o divisores para ponerla dentro los cajones, porque al ser pequeña no encaja bien y se te desperdigará por todo el cajón. Según el método Konmari, las cajas de zapatos son lo mejor (en este caso serían las de sus zapatos, que son más pequeñas, porque las tuyas seguirán siendo demasiado grandes). Hay ropa que necesita ser colgada en perchas, sobre todo si tienes una niña y hay vestiditos y demás, pero el 80% de las cosas las podrás guardar en cajones en vertical.

Organiza por categorías. Este sí se puede hacer igual, y creo que es cierto que es mejor que por habitaciones. Eso sí, hay que rehacer las categorías. Con las cosas del bebé yo dejo tres: ropa, juguetes y 'komono'.

Sus categorías

- Ropa. Aquí la división en subcategorías coincidiría con la del método casi por completo: hay partes de arriba, partes de abajo, ropa para colgar, calcetines, ropa interior (incluiríamos aquí los bodys), accesorios (bufandas, gorros..), ropa específica (bañador, uniforme, la bata del cole..), calzado. Por suerte no tiene bolsos aún, que el método también los tiene en cuenta...

Por suerte también la elección de ropa para los peques no se basa en el apego o la alegría, porque van creciendo y no tiene sentido guardarla cuando no le cabe ya. Así que cada cambio de temporada te toca revisarla (casi que no vale la pena ni guardarla, porque a la próxima la que le venga ya un poco justa, no le servirá) y desechar.

El método Konmari también plantea la posibilidad de tener toda la ropa localizable todo el año y no guardar en lo más profundo la de otra temporada. Yo con esto discrepo..la verdad es que me daría agobio ver los jerseys de lana en pleno agosto, sean míos o de mi hija, sin embargo esta idea se puede adaptar: aplícala con ropa de tu peque de diferente talla (tienes cosas más grandes para cuando vaya creciendo). No la escondas mucho porque le perderás la pista y cuando la rescates quizás no le sirva. Reserva un cajón o un estante para ella y así la tienes a mano.

Al ser ropa más pequeña, y si la doblas en vertical,caben diferentes prendas en cada cajón. Nosotros tenemos una cómoda de 4 cajones y, usando divisores (cajas de zapatos o divisores de tela, como los de Ikea, con compartimentos), se organiza su ropa perfectamente toda en el mismo espacio. En el primer cajón tengo pijamas y ropa interior; el segundo está para pañales, toallitas y un kit de aseo básico con las tijeritas, colonia, gomas de pelo, etc.. (lo que explicaba de hacer una excepción con la frecuencia de uso..viene bien tenerlo ahí porque es donde la cambio), el tercero con la ropa de diario (pantalones, camisetas, jerseys..) y en el último hay zapatos y ropa de una talla más grande para cuando la vaya necesitando. Los vestidos y chaquetas de abrigo están colgados en perchas en el armario.

- Juguetes. Según la edad de tu peque, puede que ya tenga una buena colección y tengamos que hacer subcategorías. Los juguetes se suelen ir de las manos rápidamente (el primer año ya se acumulan muchos..), así que, aplicando el método, lo mejor es sacarlo todo y hacer una primera selección: si te juntas con 15 peluches, está claro que hay muchos. De paso te sirve para hacer subcategorías.

Normalmente en estos primeros años, que aún no pueden decidir ellos, suelen tener peluches, piezas de Lego o bloques para construir, juegos de mesa sencillos (puzzles, etc..), cuentos-libros, muñecas, juguetes pequeños (muñequitos, cochecitos, etc..), bici-moto-patinete, pelotas.. Por supuesto que hay más tipos de juguetes, pero si son para edades de 4 años para arriba, ya no vas a poder seleccionarlos tú (ya es otra liga.. ;)

Yo hago la clasificación según donde se guardarán luego, lo que incluye normalmente el tamaño del juguete. Por ejemplo, los cuentos en un estante de su habitación, los peluches dentro de una cesta (algunos sobre la cama), moto-bici etc..van fuera de casa, normalmente al maletero (o al garaje), los juquetitos pequeños (figuritas, etc..) todas dentro de una caja, los bloques igual.. Para mi es más práctico hacerlo así, que además suele coincidir con el tipo de material (los peluches son blandos, el resto de cosas suelen ser de plástico, etc..). Si haces una categoría de "muñecas" que incluirá unas muy grandes y otras pequeñitas, luego guardarlas juntas es un lío.

- Sus 'Komono'. Esta categoría incluía 'todolodemás' que suele tener un adulto (en castellano creo que sería 'cachivache'..). Se incluyen CD-DVD, cosméticos, maquillaje, aparatos electrónicos, papelería, artículos domésticos (cleenex, pañales..), artículos para realizar un hobby (artículos deportivos, etc..), artículos de cocina.. Visualiza el típico cajón donde has ido metiendo de todo y al abrirlo te encuentras botones, pilas, gomas, bolis, cables de algún aparato electrónico, regalos promocionales..y ahí están los 'komono'. Por suerte tu bebé no tendrá tantos (si los hay realmente serán tuyos, por ejemplo el cable para cargar el vigilabebés, el termómetro de la bañera..etc..), aunque siempre hay alguna cosa.. Ejemplos:

- De la clasificación anterior nos quedamos con algunos artículos domésticos como los pañales: búscales un sitio práctico mientras los necesites y a esperar! es cuestión de tiempo que ya no entren más en casa.

- Chupetes y cadenitas, que normalmente siempre hay que llevar encima, aunque se suelen tener duplicados. Reserva un espacio (una cajita por ejemplo) en un cajón de su cómoda para tenerlos todos juntos.

- Accesorios para el pelo (gomas, ganchos, etc..). Si es niña, es cuestión de tiempo que estos entren en casa. La idea anterior es válida aquí también: ponlos en un cajita en su cajón o en el del baño (donde normalmente la peines).

- Pendientes y otras 'joyas'. Hablamos de joyas serias, otro tipo sería más un juguete, pero todas las que le vaya regalando la familia o los amigos (y que no lleve puestas) guárdalas donde las controles tú, aunque realmente son suyas.

- Baberos. Lo mejor es guardarlos en la cocina, con los paños o las servilletas, forman parte de ese tipo de artículos y a la hora de poner la mesa los tienes a mano.

- Menaje infantil. Aquí voy a ser muy clara: no lo tengas. Es mucho más práctico y saludable que use la misma vajilla y cubiertos que el resto de la familia en vez de platos de plástico con dibujitos de colores. Hay estudios que advierten sobre la liberación de sustancias al calentarlos (por ejemplo cuando pones la comida caliente o al usar el microondas). Los platos normales de loza o vidrio son inertes.

- Artículos de papelería. Si tiene libretitas, plastidecor, etc..realmente cuentan como 'juguetes'. Se podrían guardar juntos en una caja o cesta como juguetes para dibujar, y hay que tener en cuenta que cuando ya los use seguramente tendrá criterio para decidir (no te dejará desecharlos impunemente..) y será hora de empezar a enseñarle el método ;)

Y tú, ¿has aplicado algunas ideas con tus peques? ¿Y contigo? ¿Tienes más categorías? Cuéntamelo

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1490277610/konmari-para-bebes-i-conociendo-el-metodo/

https://www.facebook.com/Minimamis-1060202617324211/

Programa-documental sobre disruptores endocrinos en envases y productos alimentarios (en catalán): http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/quequicom/disruptors-endocrins-falses-hormones/video/5145331/


KonMari para Bebés (I): conociendo el método

Escrito por MiniMamiS 23-03-2017 en Minimalismo. Comentarios (0)


Hace tiempo que quería escribir un post comentando el famoso método de Marie Kondo y creo que la mejor manera es explicando cómo utilizarlo con las cosas de tu peque. 

El método Konmari es muy personal: para aplicarlo con tus cosas (ideal si vives sola) y, de hecho, en su libro aconseja no organizar nunca las cosas de los demás miembros de la casa. Pero claro, ya sabéis... cuando tienes un bebé..la vida es un poco diferente y los métodos se han de ajustar. Al fin y al cabo tu peque no podrá decidir sobre sus cosas durante un tiempo, así que de momento, organizar sus objetos es cosa nuestra. Y podemos hacerlo usando este famoso método (o algunas de sus ideas). Tengo material para un par de artículos: en este resumiré sus ideas clave y en el próximo veremos las aplicaciones con las cosas de tu bebé.

Quién más o quién menos ha oido hablar del método Konmari: o se ha leído el libro o conoce algunas de sus ideas (como su famosa manera de doblar la ropa..). Os resumo aquí sus principales características.

Ideas clave 

- Lo primero es desechar. Esta es una idea muy importante (que no sólo defiende ella): antes de guardar, primero hay que seleccionar lo que te quedarás. En esta idea se basa aquello de no adquirir aún cajas ni objetos para guardar, ya que puede que tras la selección no los necesites. Si no tiras cosas primero, por mucho que consigas almacenarlas todas, el espacio seguirá viéndose desordenado (es el efecto de guardar cosas que no necesitas), y además, tarde o temprano, las cajas y demás unidades de almacenamiento se llenarán.

- Organiza una sola vez. La autora no es partidaria de hacer un poco cada día, (nada de aquello de tirar una cosa cada día..al menos no para empezar). Ella defiende que se organice todo de golpe porque si no nunca se acaba y no se ven resultados. Si se hace de una vez el impacto es tan grande que el espacio no se desordenará otra vez (no habrá efecto rebote).

- Organiza por categorías, no por habitaciones. Este también parece ir un poco en contra de otras sugerencias de organización, donde podías empezar por algo pequeño (como un cajón), e incluso de lo que normalmente hacemos cuando ordenamos en casa: vamos a una habitación, o a un armario y lo ordenamos. Pues el método Konmari dice que nanay, que hay que ir por tipo de objetos (categorías) ya que se suelen tener muchos repetidos (los duplicados que comenté en otro post) y sólo si los sacas todos, los puedes detectar, elegir y asignarles luego un sitio. Si vas por habitaciones nunca conocerás el volumen total y seguirás teniendo muchas cosas.

A veces los objetos coinciden con un espacio porque se guardan allí (productos de aseo en el baño, utensilios de cocina en la cocina..), y aquí funciona lo de ordenar 'la habitación', pero realmente te estás centrando en los objetos: allí normalmente los detectas todos y los seleccionas. Los demás objetos seguro que están repartidos por toda la casa, así que hazlo por categorías. 

- Las categorías que hay que organizar en el método Konmari son: ropa, libros, papeles (documentos, recibos, garantías de aparatos..), 'komono' (objetos varios) y objetos sentimentales (regalos, cartas, fotos,etc..). Ella recomienda abordarlos por este orden porque es más fácil decidir sobre los primeros (ropa, libros..) que sobre los objetos sentimentales, y así se va entrenando la capacidad de desechar.

Los peques no tienen todas estas categorías (menos mal!), como libros, papeles (documentación, garantías de aparatos..), objetos setimentales (los hay pero no son suyos sino tuyos, son sentimentales para ti). Sin embargo aparecerán otras, como los 'juguetes'.

- El último paso es ordenar, y para ello la clave es asignar un lugar para cada cosa y guardar los objetos de la misma categoría juntos. Para guardar también hay una serie de consejos importantes:

- Todo lo que se pueda debe guardarse en vertical, no apilando los objetos. De aquí nace su conocida manera de doblar la ropa.

- No debes almacenar siguiendo el 'plan de circulación' o 'la frecuencia de uso': ya sabes, aquella idea de tenerlo todo a mano, donde es más fácil sacar las cosas. Con esto sólo se consigue dispersar las cosas por toda la casa, olvidarse de los objetos que hay y acumular más. El almacenamiento debe facilitar guardar las cosas, no sacarlas, porque si cuesta guardarlas no lo haremos.

- El sistema de almacenamiento debe ser sencillo. Hay que intentar tener las cosas no muy requeteguardadas, ya que es fácil perderles la pista y olvidarse de ellas. La idea es abrir un armario y localizarlo todo. En este sentido el método Konmari apuesta por no guardar la ropa de otras temporadas, de tenerla toda en el armario y no meterla en cajas hasta la temporada siguiente.

Otras ideas del método

A quién se haya leído el libro seguro que le habrán llamado la atención otras pautas más originales o místicas, que hacen tan peculiar su método. Por ejemplo:

- No debes enfocarte en lo que vas a tirar, sino en lo que vas a guardar: escoge lo que te quedas y tira todo lo demás.

- Y el criterio para desechar o no es coger cada objeto es preguntarte si te da alegría o no: quédate sólo con lo que te hace feliz para conseguir estar rodeado de las cosas que amas.

- Por lo tanto, los demás criterios basados en la utilidad no son la clave fundamental para elegir, aunque sean prácticos y se usen para seleccionar muchos objetos. En el método Konmari no se aconseja aquello de guardar los objetos dudosos en una caja y pasado un tiempo, si no los has necesitado, se tiran ,o de tirar todo lo que no hayas usado en un año. Tampoco es partidaria de poner un número de cosas como objetivo (ni 100 objetos, ni 33 prendas..), sólo importa si lo que tienes te hace feliz.

- A los objetos los trata como seres vivos, con sentimientos de felicidad si lo usas y al contrario si no. También como entes a los que debes dar las gracias por facilitarte tu tarea diaria, incluida tu casa entera por estar ahí al volver.

- Lo que tu no necesitas, tampoco lo necesita tu familia (ni tus amigas, etc..). A veces endosamos algún objeto (o muchos..) a alguien porque pensamos que lo necesitará, pero hay que asegurarse de que efectivamente así será, porque muchas veces lo regalamos para no sentirnos culpables por estar desperdiciándolo.

- Alguna vez te arrepentirás de haber tirado algo, pero se supera ya que al elegir qué tirar y qué guardar, se cambia de mentalidad: te das cuenta de que tampoco era tan necesario un objeto.

- Cuando organizas tu espacio, cambia tu vida (por eso se llama 'La magia del orden'). Por supuesto, yo no creo que sea en plan 'tiré mis zapatillas y me tocó la lotería, pero sí que es cierto que cuando reorganizas tus cosas, tu mente y tus pensamientos también. Y cuando eres capaz de desechar objetos a los que te aferras (del pasado, por ejemplo, o aquellos 'porsiacaso', para un futuro incierto), es porque estás lista para nuevas experiencias. Además, si tienes pendiente desde hace tiempo esto de organizar tu casa, cuando lo hagas ya podrás emplear tu tiempo (y espacio!) en otras cosas.

Y a ti que te parece? demasiado radical? te quedas con algunas cosas? Te animo a leer el libro, hay muchos detalles que aquí no aparecen. En el próximo post veremos cómo aplicarlo con las cosas de tu bebé, quizás empieces tú antes a reorganizar!

ALiCaduLa



"Menos es más", para saber más sobre minimalismo

Escrito por MiniMamiS 12-04-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Este mes cayó en mis manos el libro 'Menos es más: cómo ordenar, organizar y simplificar tu vida', de Francine Jay. Tiene ideas que ya pululan hace tiempo sobre esta filosofía y otras cosas que se pueden aplicar o que te pueden ayudar. Me lo he leído en una semana (esto siendo minimami ya sabéis que es todo un logro..), lo que indica que me ha gustado mucho, tiene cosas que voy a intentar aplicar (ya os contaré), y vamos a hacer una síntesis con lo más relevante. Para todo lo demás os invito a leerlo.

El problema de las 'cosas'

La primera parte del libro, ya que trata sobre minimalismo, va de los beneficios de ganar espacio y el problema de tener muchas cosas. Algunas ideas clave que me gustaron son:

- Hay que darle la vuelta a la idea de que vas a perder cosas o 'el vacío' (poco atractivo..suena a escasez) y cambiarlo por el de vas a 'ganar espacio', un recurso muy codiciado y escaso!

- Deshacerse de las cosas es como hacer dieta: contamos las posesiones como calorías, y si lo hacemos de golpe puede haber efecto rebote, dándonos un atracón y volviendo a llenar nuestra casa de cosas. Debe ser un cambio de hábitos.

- No hay que olvidar que las cosas existen para servirnos, y no al revés.

- Hay determinados objetos que hay que controlar: los que implican acumular más objetos: aparatos con accesorios, manuales de instrucciones, productos de limpieza específicos.. Si te deshaces de ese objeto, puedes librarte de muchos más. También lo que la autora llama CDLD (cosas de los demás). Se impone una revisión de lo prestado, dejado o guardado en tu garaje que no es tuyo. Y por supuesto esas cosas que entrañan alguna promesa y compramos para impresionar-nos ('objetos con aspiraciones')..y habría que ver si las han cumplido.

- También hay algunas actitudes que hacen acumular cosas (y no solo las compras compulsivas), como intentar recrear la vida exterior en casa: adquirir algunos aparatos para simular el montarse un gimnasio, o un equipo de pantallón y todo lo demás para hacerse un cine, o una cafetera que haga el café tipo cafetería (y estoy totalmente de acuerdo con la autora: está mucho más bueno en la cafetería)

- Se explica bastante bien el por qué las cosas pueden llegar a generar estrés: primero por no tener algo, luego pensando como conseguirlo, posteriormente por el hecho de cuidarlo y mantenerlo al conseguirlo, y aquí yo añadiría estrés si no se usa tanto como nos habíamos prometido... Y finalmente si se estropea nos estresamos ante el hecho de que hay que arreglarlo... (cuanto tiempo se pierde esperando a un técnico? o, añado yo, yendo al taller/tienda/ o similar?)

- También hace hincapié en el impacto ambiental y social del consumismo, sobre todo en la parte final del libro, ya que por cada cosa que se adquiere alguien se queda sin su parte. En este sentido la compra de objetos de segunda mano, como a veces hemos indicado, implica menos recursos naturales que hacer un objeto nuevo.

El método STREAMLINE

Una parte del libro está dedicada a aplicar su método por las diferentes estancias de la casa, teniendo en cuenta que la casa puede ser tipo estudio o la típica americana con garaje y trastero (gran peligro para acumular..) y, de hecho, dedica un capítulo a estas estancias no-habitables para evitarte que se transformen en meros trasteros donde no cabe ni el coche.

En cada estancia invita a aplicar lo que denomina el método 'STREAMLINE' (que la autora lo define como 'optimizar') donde cada letra sería la inicial del proceso a seguir:

- S, (siempre hay que volver a empezar): indica el gran momento de sacar todos los objetos y seleccionar, mejor desde el punto de vista de lo que te vas a quedar (y no de lo que vas a desechar, que es un poco pesimista)

- T, (Trasto, Traspaso o Tesoro) : clasificar los objetos en estas tres categorías, e intentar reducir el número de cosas que te vas a quedar (los trastos se tiran y el traspaso es para donar o vender). Plantea la posibilidad de los 'dudosos': aquellos objetos que aún no tienes muy claro si tirar o guardar y explica la conocida técnica de guardarlos en una caja con fecha y si en seis meses no la has necesitado, la desechas.

- R, (razón de ser de cada objeto): aquí hay que preguntarse seriamente el por qué tenemos el objeto, cómo llegó allí, etc..

- E, (en cada lugar una cosa): buscar un lugar para cada objeto y así, si algo no tiene su sitio, es que va fuera. Aquí define los conceptos de 'círculo íntimo' (lugares de fácil acceso, para los objetos que uses a diario), 'círculo externo' (para aquellos que uses menos de una vez por semana pero más de una vez al año) y el 'almacenamiento profundo' (tipo sótanos o buhardillas para las cosas que usas una vez al año o menos pero que no te puedes deshacer, tipo documentos)

- A, (apartarlo todo de las superficies): hay que dejar las mesas, encimeras, camas..despejadas, y eso incluye el suelo!

- M, (módulos): juntar los objetos que hacen una función similar (lo que ayuda a detectar duplicados..¿a quién no le han salido más de una decena de bolis bic?) y seleccionarlos, así los tienes localizados y te evitas comprar algo porque crees que no tienes.

- L, (límites): establecer límites para no sobrepasar el número de cosas (por ejemplo, asignar un estante para los libros y que quepan los que quepan, ni uno más..si no habría que aplicar el punto siguiente (bien conocido por los minimalistas).

- I, (intercambio): la regla del 'entra uno, sale uno'

- N, (no ser permisivo): la idea es restringir los objetos, sobre todo los de categoría sentimental..y se sugieren estrategias como miniaturizar (quedarse con una parte del objeto), o hacerle una foto, ...

- E, (el mantenimiento): establecer unas rutinas para controlar y gestionar lo que entra. Esto incluye cancelar suscripciones, evitar intercambio de regalos y hacer saber que estás en el camino minimalista para evitar regalos 'bienintencionados' de tu familia o amigos.

Implicar a la familia

La última parte trata de explicar como integrar al resto de los miembros de tu hogar en este estilo de vida, porque claro si tú intentas mantener las superficies despejadas (punto A del método) y los demás dejan todo en la mesa del comedor o hay juguetes en el pasillo, no vamos bien. El quid de la cuestión para muchos papimamis: ¿que pasa con las cosas de los demás?. Algunas ideas que da el libro son:

- Dar ejemplo, sobre todo con los niños, que aprenden observando a los papimamis.

- Que noten los beneficios, como tener más tiempo para jugar porque no estás recogiendo, o estar más relajada porque encuentras las cosas en su sitio (eso lo notará tu pareja seguro..;)..

- No hay que sacar sus cosas de casa cuando no estén, ellos deben participar (resiste la tentación de ser un tornado!!)

- Invita a crear un plan en el que todos se impliquen para seleccionar sus cosas. Para ello recomienda asignar un sitio para las cosas de cada miembro de la familia y así se fijan límites y se mantienen las estancias comunes despejadas (esto incluye establecer ciertas rutinas, como recoger al acabar el día, o practicar el entra-uno-sale-uno..)

- Y sobre todo, tener paciencia.

Aplicar el método con los peques..

Finalmente, da ideas para la pareja y también según las diferentes edades de los hijos (por supuesto esta parte me interesa!!), empezando por los bebés (ahí estamos ojo avizor..) y posteriores, incluso adolescentes (estará bien ir preparada..). Os cuento un poco lo de los bebés y lo demás..pues ya lo viviremos ;)

- La gran alegría es saber que los bebés no te van a protestar por sacar sus cosas de casa. Hasta ahora, efectivamente, nosotras decidimos y seleccionamos sus cosas.

- Esto compensa el hecho de que suelen multiplicarse mucho el número de cosas por tener un bebé (alguna vez lo he comentado), y el libro también advierte sobre la lista de nacimiento (totalmente de acuerdo si recordáis el post de 'Preparando el nido')

- Para cuando ya se empiecen a dar cuenta la autora recomienda una 'zona de espera' donde guardes sus cosas un tiempo, por si la piden (con rabieta incluída). Esto va según niños, pero a los 2 años ya te pueden pedir alguna cosa que hace semanas que no ven y parecía que no echaban de menos..

Conclusión

En la parte final se argumenta la razón de ser del minimalismo para mí, que es la sostenibilidad. Está muy bien tener la casa más despejada pero en el fondo hay que plantearse consumir menos porque esas cosas salen de algún sitio y las fabrica alguien y el ritmo simplemente no es sostenible. Os invito a leerlo, sólo os diré que espero convertirme cada día un poquito en 'minsumista'.

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1442690765/preparando-el-nido/

http://minimamis.blogspot.es/1441016567/el-por-que-de-todo-esto/