MiniMamiS

Hábitos

El principio de Pareto aplicado al espacio

Escrito por MiniMamiS 13-11-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)


Seguro que habéis oído hablar de esta ley o principio, también conocido como la ley del 80-20, que originalmente describía como el 20% de la población era propietaria del 80% de la tierra. Hoy en día se aplica en muchos ámbitos de economía y organización (el 80% de las ganancias se deben sólo al 20% de los clientes, o para realizar el 80% de las tareas importantes necesitas solamente el 20% de tu tiempo de trabajo..). Hace poco leí su aplicación con los espacios que despejas y reorganizas, aconsejando que ocupes un 80% del mismo y dejes vacío un 20%. 

Parece fácil pero...es un hecho que cuando consigues un cajón vacío ya estás pensando con qué lo vas a llenar. Sin embargo puede ser muy útil mantener ese 20% según donde lo tengas y visualmente, por ejemplo al abrir el armario, no dará sensación de agobio. Algunos sitios donde se puede aplicar y obtener beneficios son:

- En la cómoda de la ropa del bebé podrías dejar libre un cajón, e ir poniendo allí algo de ropa de la talla siguiente para tenerla a mano y no perderle la pista. En cuanto saques algo que ya no le cabe, pasas la ropa nueva. 

- En el armario puedes dejar vacío un estante, o una parte de las perchas, así el resto de la ropa colgada la podrás mover mejor para coger lo que buscas.

- Los estantes con adornos también se benefician de no tenerlos a rebosar..de hecho aquí aconsejaban lo contrario: dejar un 80% de espacio libre (tener un adorno) así es más fácil de limpiar y visualmente es más agradable.

- El perchero de la entrada o sitio similar para dejar los abrigos y demás: si empiezas a poner unas chaquetas encima de otras, no encontrarás la que buscas en un momento dado (y se acabarán cayendo). Deja siempre una percha libre, y en el resto que sólo haya una cosa colgada por percha.

- El baño: estantes, cajones y armarios también deberían estar al 80% de su capacidad (o menos), ya que solemos comprar productos de aseo antes de que se acabe el anterior, así habrá sitio para guardarlo y tenerlo a mano cuando se necesite. El espacio de la bañera para gel y champú también debería ocuparse mínimamente, luego es un rollo sacar 20 botes para poder limpiarla...

- La cocina: si dejas ese 20% de espacio libre en despensa, nevera y congelador podrás encontrar los alimentos más fácilmente y cogerlos sin tener que sacar cosas que estén delante. Además así los tendrás controlados y será más difícil que te caduquen o que compres cosas que ya tenías porque les perdiste la pista... 

- La agenda: sea en papel o electrónica, es importante que sea realista en cuanto a las tareas que apuntas para hacer en un día...es imposible que cada hora tenga algo apuntado (sobretodo si es una tarea que necesitará más tiempo), además si la hoja de la agenda está a tope de notas y tareas apuntadas, puede que lo importante pase desapercibido. Así que si tenías pensado hacer 7 cosas, déjalo en 4. El domingo planifica la semana de manera que los primeros días anotes 4-5 tareas, pero jueves y viernes los dejas vacíos (o sólo con un par) por si has tenido que posponer alguna. Y deja un día libre (el 20% de la semana :)

- El bolso: las mamis nos hemos despedido de los bolsitos pequeños en los que llevabas una carterita, el móvil y unas llaves, y normalmente somos más de maxibolsos, sobretodo si trabajas. Hay que intentar no llevarlo a tope: pesará demasiado y no encontrarás nada.. Marca un contenido fijo con lo realmente necesario y si el bolso para ese día es  más grande, no metas más cosas.

- La maleta: si vas a viajar se puede llenar la maleta al 80% en vez de a tope, así tienes espacio para traerte algún recuerdo.

Se me ocurren muchos otros ejemplos para aplicar este principio: los estantes con libros, cualquier armario con cajones, el maletero del coche, las cajas para guardar juguetes en la habitación de tu peque...

Y tú? En qué otros espacios se te ocurre que se podría adoptar esta proporción? Qué otras cosas o situaciones no deberían estar al 100%?

ALiCaduLa

Pautas para la vuelta al cole...maternal

Escrito por MiniMamiS 24-09-2016 en Organización. Comentarios (0)

El fin de la baja maternal es otro de los momentos en que hay que reorganizarse y adaptarse. Aunque a muchas mamis nos apetece volver al trabajo (aunque sólo sea por relacionarse con más gente y dejar de hablar en diminutivo..), suele ser fuente de bastante estrés, ya que se suman las tareas propias del bebé y la casa, que ahí seguirán por hacer, con las del trabajo (y para dedicarte a cada grupo vas a tener la mitad de tiempo, porque ahora una parte importante del día estarás trabajando).

En el trabajo

Cada trabajo tiene sus pros y sus contras, lo importante siendo mami es que no te ocupe más horas de las necesarias, aunque eso depende del tipo de trabajo que hagas. En este sentido hay tres posibilidades:

- Que trabajes en algo que no implica llevarse trabajo a casa: enhorabuena! disfrútalo, y no te lo lleves mentalmente a casa. Si no se puede adelantar fuera del sitio de trabajo, no vale la pena.

- Que tu trabajo no tenga hora final definida y/o siempre implique adelantar trabajo en casa, porque eres autónoma y tienes un negocio propio, o trabajas para una gran empresa con un cargo importante y tratas con clientes que tampoco se ciñen a un horario hasta las 5, por ejemplo.

- Que tu trabajo en principio sí conlleve adelantar una parte en casa, pero con una mejor organización del tiempo podría evitarse (o minimizarse). Aquí me incluiría yo, que soy profesora, aunque muchas veces por mucho que hagas siempre hay cosas que adelantar fuera del centro o fuera de horas de clase (depende de si te toca ser tutor, tienes algún cargo, o todas las clases que das son nuevas..)

En este último caso (aunque también valdría para el segundo) las recomendaciones serían:

- Asignar un espacio para las tareas dentro del horario de trabajo: a primera hora es cuando se recomienda hacer alguna tarea importante, antes de que tengas la primera reunión, o la primera clase (en mi caso). Después si sabes que tendrás algún otro hueco, haces otra. Hay que planificarse la semana para ver de cuantos huecos dispones y asignarles las tareas más importantes.

- Respetar los descansos: la media hora del almuerzo debería ser sagrada, nada de llamar a tal cliente o adelantar algún otro asunto, porque esas cosas no se suelen hacer en 5 minutos...al final te quedas sin descanso. Muchas veces se adelanta más mandando un mail.

- Evitar la "paradoja de la perfección": es positivo querer hacerlo lo mejor posible, pero si se busca demasiado la excelencia, nunca se acabaría una tarea. En mi caso, para preparar una clase hay tantas fuentes de información (libros, internet..) que se eternizaría..(y ahora no tenemos tiempo para eso.) Si tienes un trabajo creativo o de este estilo, hay que saber parar.

- Sobre todo, la clave está en priorizar tareas y respetar el horario laboral: estate allí al 100% y adelanta todo el trabajo posible, pero cuando sea hora de irse, se acabó.

En casa

Antes de ser mamá, el momento de salir del trabajo suponía una tranquila alegría porque sabías que ibas a tu casa a descansar, sólo te tenías que ocupar de un par de cosas, como la comida o la cena (y si te apetecía, si no, pues nada) y todo iba a estar como te lo habías dejado (más aún si vivías sola).

Pero ahora eres víctima de lo que se denomina la segunda jornada laboral...sales del trabajo y antes de llegar a casa ya estás cansada pensando en todo lo que hay que hacer..La clave es delegar y simplificar todas las tareas que puedas, para que cada día no tengas que hacer de todo.. Ahí van algunos consejos de minimami:

- Planifica un menú para dos semanas de comidas y cenas y cíñete a él, así no tendrás que pasarte el día pensando en ello (y darte cuenta de que te falta algún ingrediente para ese día y, por lo tanto, tendrás que pasar por el súper..).

- Esto quizás implique meterte un rato a cocinar para tener algunos platos ya preparados, por ejemplo un día del fin de semana o alguna tarde libre, pero es más eficiente que tener que hacerlo cada día. Y a veces simplemente no hay otra opción: yo salgo a las 3 y tardo media hora en llegar a casa.. así que, o tengo la comida hecha, o directamente meriendo... El día que hagas algunos platos, haz de más para congelar y solucionar varias comidas.

- Haz una gran compra semanal (o incluso más espaciada, si tienes sitio para almacenar los productos). Puedes pedir que te la lleven a casa, o hacerla por internet, y ese tiempo que te ahorras.

- Concentra todos los recados que puedas en un día: ir a comprar en distintos comercios, pasar por correos, ir al banco, poner gasolina,... Intenta reservar un rato un día en vez de tener que salir cada día para una cosa. También es buena idea que los establecimientos estén próximos, para poder hacer los recados sin perder tiempo en desplazamientos.

- Todo aquello que tenga opción on line, adoptalo: hacer las gestiones bancarias por Internet es uno de los mejores ejemplos. Además los bancos tienen un horario bastante incompatible con los de casi todo el mundo ( y encima habrá cola..). También podemos incluir hacer algún tipo de compra, pedir citas médicas o de algún otro tipo, etc..

- Plantéate seriamente contratar a alguien para limpiar a fondo la casa periódicamente. Con un día a la semana ya se nota mucho, y piensa que ahora se ensucia todo más fácilmente y hay más trastos por medio que recoger. Así no llegará el tan ansiado día de descanso y pensarás: "sí, pero hoy toca limpieza..."

- Respecto a los "trastos" y demás objetos de casa, la idea es tener menos cosas, así habrá menos que recoger, limpiar, lavar... La ropa es uno de esos objetos que quitan mucho tiempo en mantenimiento, así que hay algunas cosas a considerar. 

- Usa ropa de tejidos naturales, aguantan mejor la jornada. Si es sintética y no transpira, la sudarás fácilmente y a mitad del día tendrás que cambiarte, generando más ropa que lavar. Evita también prendas que necesiten tintorería o tejidos que se arruguen fácilmente (en mi caso no planchamos nunca..la verdad, no sé cuándo lo haríamos..)

- Si llevas algún tipo de uniforme para trabajar (o lo que se denomina "dress code" : hay que ir con traje, por ejemplo), puede ser una ventaja: no hay que pensar qué ponerse por las mañanas. Si no es el caso, créalo tú: piensa 4 o 5 conjuntos para ir al trabajo y asígnales un día (como el menú semanal), así no perderás tiempo con el "notengonadaqueponerme". También vale para tu peque, decide su ropa para la semana con antelación.

- Asigna un día semanal para algunas tareas, como poner lavadoras (tranquila, que no te quedarás sin ropa..a veces se tiene ropa para pasar un mes sin ponerla), así el resto de la semana no estás pensando si tendrías que ponerla o no..libera tu mente de tareas!

- Y sobre todo, no olvides que no estás sola en esta aventura: más que nunca, ahora toca repartir tareas con tu pareja y ser consciente de hasta dónde puedes llegar. Si hay alguna cosa que no se puede hacer, se deja sin hacer. Recuerda que es mejor ser minimami que supermami.

Feliz vuelta al "cole"!

Y tú? Como te organizas tu día? Hay alguna tarea que has dejado de hacer sin ninguna consecuencia grave? Algún truco de organización?

 ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1459617530/mananas-sin-estres/

http://minimamis.blogspot.es/1446186745/reconquista-tu-tiempo-libre-delega/




Hábitos de embarazada que deberías mantener

Escrito por MiniMamiS 21-08-2016 en Hábitos. Comentarios (0)

En el embarazo se adquieren determinados hábitos por necesidad, por ocurrencia (o porque te lo pide el cuerpo) que suelen ser un descubrimiento y sentarnos muy bien. Al ser una etapa pasajera y pensar sobre todo en el bebé, se suelen tomar en serio con el pensamiento de "ya volveré luego a la 'normalidad', y una vez se acaba esta fase, los abandonas. Sin embargo es buena idea aprovecharse de esta etapa de motivación y mantenerlos una vez has tenido tu bebé. Pueden ser cosas de lo más variado e inesperado, y no solo cosas de salud. Veamos algunas.

- Dejar de fumar: típico no-hábito cuando te quedas embarazada.. A veces tienes suerte y es tu propio cuerpo quien te dice que nanay (de repente te pone mala el olor del tabaco), en estos casos es muy buena idea aprovecharse de estar más de medio año sin fumar, porque seguramente te desintoxicas bastante y la necesidad física de la nicotina se supera. Es buen momento para dejaro definitivamente.

- Tomar menos café: es también un clásico en los hábitos saludables. Si te gusta mucho, como a mi, puedes pasar al descafeinado, o a tomar sólo uno al día, así también pasas la 'abstinencia' a la cafeína (que la hay..) y luego no hace falta que vuelvas a los 3 o 4 al día..alteran demasiado.

- Usar menos ropa de la que tienes: por cuestiones obvias, ese año no usas tu ropa normal y, a no ser que estés dispuesta a gastar una fortuna en renovar tooodo el armario sólo para unos meses, sueles tener 2 o 3 cosas clave y aprovechar lo que puedas. Ahí te das cuenta de que no necesitas tantas prendas (yo pasé el último trimestre usando 3 vestidos , unas sandalias y un par de chaquetitas finas..todo lo demás que no me iba a poder poner ni lo puse en el armario) y puede que te guste esa simplicidad. Cuando vuelvas a 'ser tú' te animo a seguir así y quizás a participar en el proyecto 333 (proyecto333.com)

- Caminar: en esta etapa hay algunos deportes o actividades que no vas a poder seguir haciendo igual. Según el trimestre, puedes hacer algunas cosas y caminar o nadar es de lo que más se recomienda. A mi me gustan las dos cosas, pero caminar necesita menos logística: eliges una ruta bonita, zapatillas y ropa cómoda y adelante. Llegará un momento en el que no podrás ni darte un minipaseo, pero mientras se pueda, lo recomiendan. Y cuando das a luz, es lo que recomiendan también (nada de abdominales ni actividades muy fuertes en dos meses). Así que es buen momento para coger el hábito.

- Practicar otro tipo de ejercicio: relacionado con el punto anterior, en esta etapa se suelen probar otras disciplinas que se adaptan mejor a tu situación, como el yoga o el pilates. Van muy bien para la espalda y ayudan a relajarse. Si eres más de "Body combat" quizás te cueste mantenerlas, pero puede que te ayuden tanto con la espalda que decidas mantenerlas un día semanal.

- Darte un masaje: efectivamente, cuando la barriga tira hacia delante, la espalda ya no tira mucho ;) Es buena época para que te den un masaje o alguna técnica de fisioterapia (siempre con asesoramiento) y seguro que lo incluyes en tu rutina mensual después! Yo fui a una osteópata una vez por trimestre y salía nueva. Después la espalda también sufre porque con las rutinas del bebé se hacen muchos movimientos que la cargan mucho (cogerlo, el baño, darle el pecho fuera de casa...en fin, todo en general), así que descubrir un buen fisio y habituarse a ir puede ahorrarte muchas contracturas.

- Simplificar tu rutina de belleza: cuando estás embarazada hay muchos productos cosméticos que no son recomendables, te recomiendan quedarte con lo básico y preferiblemente ecológico. Aquí pasa como con la ropa: si con 3 cosas tienes bastante, no te pongas 15. Más rapido y más económico. Normalmente se coge el hábito de ponerse crema en el cuerpo todos los días por las temidas estrías, así que elige un buen producto y habitúate. Yo usaba una crema apta para embarazadas y, cuando llegó el verano, aceite de almendras al acabar la ducha (con el calor, es la opción que apetece más) y me funcionó muy bien (y eso que ya me salieron estrías en la adolescencia, pero esta vez las mantuve a raya).

- Que te lleven la compra a casa: casi-casi el mejor descubrimiento que hice durante el embarazo (y que mantengo..). Y es que, aunque tengas ascensor, llega un momento que comprar cuatro cosas y volver a casa es un sobreesfuerzo (y tampoco vas a ir todos los días al súper para no cargar mucho). Aunque vayas en coche, hay que llevar la compra hasta él y luego hasta tu casa. Si encima, como me pasa a mi, no tienes ascensor, cargar con tu barriga y lo demás no es necesario (ni posible). Así que aprovéchate de los súpermercados que te llevan la compra a casa. Así puedes hacer una gran compra cada dos semanas (o al mes si tienes bastante espacio para guardar las cosas) y no pierdes el tiempo luego en ir a comprar cada día de poco en poco.

- Vivir en modo slow: por alguna extraña razón (creo que son las hormonas) cuando estás embarazada, vives más relajada. Estás enfocada en tu cuerpo y tu bebé y la mayoría de cosas del día a día las relativizas bastante (más o menos te dan igual). También haces las tareas más pausadamente (porque no te puedes pegar una paliza en tu estado, ni te apetece). Ese modo slow se puede intentar mantener después, porque a nivel físico no habrá problema, pero a nivel mental y temporal, no podrás con todo (o aunque pudieras, no lo disfrutarás). Así que igual que ahora no limpias y ordenas todo en una mañana, pues después tampoco. Y así con muchas otras facetas (trabajo, compromisos...)

Y para ti, ¿cual fue tu mejor hábito de embarazada?

ALiCaduLa


Mañanas sin estrés

Escrito por MiniMamiS 02-04-2016 en Organización. Comentarios (0)

A veces escucho a compañeras que dicen que casi llegan tarde al trabajo a pesar de estar todos levantados desde las 6 de la mañana...y es que cuando tienes un bebé parece que el tiempo disponible se encoge, mientras que las tareas que hacer se han multiplicado..

Si eras de las de saltar de la cama 15 minutos antes de salir de casa, eso se acabó. Y si eras de las de levantarse con tiempo para desayunar con tranquilidad...¿también se acabó? Veamos algunos consejos para intentar evitarlo

Consejos para empezar el día con buen pie

- Conoce tu realidad: el tiempo que tardas en llegar al trabajo y la autonomía de que dispones para ello (si vas en coche, transporte público, a pie..) para contar con más o menos posibles imprevistos (se minimizan si puedes ir andando, ahí controlas mejor el tiempo)

- Imagina que tienes que entrar media hora antes, así tienes ese margen para imprevistos de último momento, que con un peque se multiplican: se mancha justo antes de salir de casa y hay que vestirla entera, o se te olvida algo y hay que volver a subir a casa (con ella, claro, no la vas a dejar en el coche o en el portal mientras tanto..)

- Déjate todo lo que puedas preparado la noche antes. A veces cuando salís por las mañanas parece que os vayáis de viaje: su bolsa para la guardería con su almuerzo, tu bolso, tus cosas del trabajo, tu comida (si comes allí)..es fácil dejarse alguna cosa. Déjalo todo listo y, si puede ser, al lado de la puerta. Si ya tiene edad para prepararse su bolsa del cole, también debería preparársela por la noche.

- Prepara también la ropa que os vais a poner. Aunque depende un poco de la meteorología (sobre todo ahora en primavera), se pueden tener pensadas dos opciones y si no es una, es otra. Para esto viene muy bien no tener muchas opciones (recuerda el proyecto 333)

- Deja la cocina recogida por la noche. A mi personalmente me gusta entrar a hacer el desayuno con todo despejado, y se pierde menos tiempo.

- Recoged también los juguetes. Evita que por las mañanas vean algún juguete tentador y se pongan a jugar en vez de acabarse el desayuno. Esto lo hacemos además con los juguetes ruidosos, porque a las 6 de la mañana no es plan de encender el teclado o tocar la pandereta...

- Conoce a tu "enemigo"... Los bebés pasan por diferentes fases de horarios y hay que ir adaptándose. Si un día duerme hasta más tarde que tú no tengas pereza ni apures hasta que te despierte: vale la pena levantarse antes aunque sólo sea para desayunar con tranquilidad. A veces me ha dado tiempo a prepararme y tenerla que despertar para no llegar tarde, y lo tengo todo listo en la puerta.

 Si os despertáis a la vez hay que ingeniárselas para prepararse con el peque pululando por ahí. Si es muy bebé (no gatea ni anda) tendrás que darle el desayuno tú, pero a cambio podrás dejarlo en la hamaquita o lo que corresponda y acabar de prepararlo todo (aunque llore un poco). Si ya es más autónomo y desayuna solo puedes ir haciendo cosas mientras tanto, aunque luego te perseguirá por toda la casa (por eso es mejor tener pocas cosas para preparar).

- Adapta tus rutinas. Quizás eras de las que preferían ducharse por las mañanas, pero si estás sola con tu peque y ya no es tan bebé como para dejarlo en el capazo o la hamaquita, simplemente no podrás porque ir a la ducha será más un estrés que un placer. Plantéate ducharte por la tarde-noche, tiene muchas ventajas y ese tiempo que te ahorras!

- Si puede ser, delega. Si los dos papis tenéis un horario en el que podéis alternar el llevar a los peques al cole o la guardería, hacedlo. Las mañanas alteradas se reducirán a la mitad para cada uno.

Otros roba-tiempos

- Cuando los peques empiezan a vestirse solos suelen tardar más que cuando los vestías tú, pero hay que dejarlos hacer para que vayan ganando autonomía. Para evitar retrasos incluye ese tiempo en la planificación y, si hace falta, levántalos antes. También es conveniente usar ropa fácil de poner y dejársela preparada ya (aún no tienen edad para elegir su out-fit..)

- Si están en la fase de no querer vestirse o de querer ponerse prendas poco apropiadas (como un disfraz, o ropa de verano en enero...) también hay trucos. Para evitar esto último, mejor quitar de la vista las 'tentaciones': guarda la ropa de otras temporadas y los disfraces en otro sitio, que no aparezcan entre la ropa disponible. También puedes enseñarle lo que te vas a poner tú, para que vea que hay que ponerse chaqueta, por ejemplo. Y si el problema es que no se quiere vestir...pues os invito a usar la imaginación hiperdesarrollada de los papimamis, como una amiga que cuando un día su hija no se quería poner la falda, al final le dijo 'vale, pues nos vamos sin falda', y al verse en el ascensor con bragas directamente, accedió a ponerse la susodicha... Es una idea ;)

- Para minimizar este tipo de conflictos con la ropa, simplifica el hecho en sí: por ejemplo, no preguntes si se quiere poner la chaqueta. Simplemente, pónsela. Mi hija tuvo una fase de no querer ponérsela, parecía que estábamos haciendo lucha grecoromana...pero me di cuenta que era porque le preguntaba (no sé a santo de qué si sólo tenía 10 meses..). Empecé a ponérsela sin preguntar y dejó de pelear. Ahora me la trae ella ;)

¿Y tú? ¿Cuales son tus trucos para minimizar el momento mañanero?

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1440597438/la-ropa-proyecto-333-con-bebes/

https://www.facebook.com/Minimamis-1060202617324211/

Una propuesta divertida para cumplir tus propósitos

Escrito por MiniMamiS 02-01-2016 en Organización. Comentarios (0)

img-20160103-162448-1.jpg

El año nuevo ya está aquí y con él seguro que tú también tienes una lista de buenos propósitos que cumplir. Normalmente se tiene una idea general en mente ("hacer más ejercicio", "ser más organizada", "tener más tiempo libre"...) que hay que plantear en cambios más concretos para poder realizarla, si no una no sabe por donde empezar y acabamos no haciendo nada.

Yo por supuesto también tengo mis planes, tengo cuatro o cinco propósitos generales que ya he concretado en acciones (u objetivos) más concretos.  Por ejemplo, un propósito que me gustaría conseguir es tener más tiempo para mi y que sea de calidad. Para conseguirlo, he dividido esta idea en minicambios o minipropósitos, como aquello que comentamos en otro post de pasar un día sin móvil, dedicar un rato semanal a tu hobby, pasar tiempo a solas, no hacer nada un día a la semana... (como véis lo de una vez por semana lo intentaré aplicar también).

Lo que suele pasar es que al final tienes una lista bastante extensa de cosas que hacer (en mi caso me salen unos 20 minicambios...) y la duda es.. ¿por donde empiezo? Los expertos advierten que si haces muchos cambios de golpe te abrumarás y abandonarás, además de que se necesita un tiempo para integrarlos en tu rutina y que sean un hábito. Así que me encontré con una lista de cosas que me apetece empezar ya, pero no quiero arriesgarme a fracasar.. ¿Cómo ordenarlo?

Mi propuesta: sugerencias y ventajas

- Lo que os propongo, si tampoco tenéis claro por cual empezar y más o menos os da igual el orden, es dejarlo al azar: escribe cada minicambio en un papelito, lo metes en una caja, y cada semana sacas uno. 

Esa semana te dedicas a hacer ese cambio, que puede ser una acción diaria o de un día a la semana. Al principio parece que no estás haciendo mucho (sobre todo si sale una actividad que implica sólo un día esa semana) pero piensa que cada vez irás incorporando otra actividad sin dejar de hacer la anterior, así que es mejor poco a poco para luego hacer coincidir cambios.

- Este juego tiene bastantes ventajas: una de ellas es que es bastante divertido esperar cuál es el cambio que sale para esa semana (la chispa de la incertidumbre..) Yo estoy sacando 'la papeleta' en domingo, así empiezo la semana sabiendo que tengo que incorporar ese minicambio y me puedo organizar. 

-Los minicambios escritos en los papelitos deben ser concretos, asi es más fácil llevarlos a cabo y sabes por dónde empezar. Por ejemplo, un propósito que todo el mundo suele querer hacer es llevar una dieta sana. Este sería el propósito general pero en los papelitos habría que escribir los cambios que hay que incorporar para conseguirlo (como beber 8 vasos de agua, cenar antes de las 10 de la noche,empezar las comidas con una ensalada...cada uno lo que considere). Así cada semana sólo se tiene que incorporar un cambio que será efectivo igualmente y no te verás tan abrumada.

- Como es semanal, te puedes pensar hasta 52 minicambios para hacer en un año, pero por supuesto no hace falta que los tengas todos claros ya. A mi ahora me han salido 20, más adelante seguro que se me ocurrirán más y ya los incluiré o haré otro bombo para empezar de nuevo.

- Otra opción, en lugar de añadir cambios nuevos, es reforzar lo que has hecho hasta ese momento. Por ejemplo las cosas que has incorporado una vez por semana puedes intentar ampliarlas a dos veces por semana.

- Otra ventaja es que puedes incluir a más miembros de la familia, cómo tus hijos, y conseguir que realicen algunas tareas que te gustaría incorporar. Así por ejemplo podéis hacer un bombo para sus propósitos, o escribir en un mismo papelito uno tuyo y uno suyo, y cada semana cuando lo saquéis os comprometéis hacerlo. Así se enfoca como un juego a ver quién ha conseguido acabar la semana haciendo lo que le salió. 

La lista de sus propósitos deberíais hacerlo entre los dos (no van a ser sólo tus ideas tipo: "todos los días vas a recoger tu habitación"). Aunque sutilmente sí que puedes incluir alguna idea tuya y alguna idea suya, la cuestión es que lleguéis a un consenso y entienda que todo son cosas para mejorar (buscar un rato para jugar todos es igual de importante que luego recoger para descansar mejor, por ejemplo). Si el cambio es una idea suya, es mas probable que lo haga.

Así que si aún no tenías muy claro qué hacer con tus buenos propósitos, o cómo hacerlo, adelante! papel y boli, una caja y a jugar! seguro que ya tienes en mente una buena lista de cambios que quieres incluir en tu "sorteo". Si quieres más ideas o sugerencias para enfocarlos, el libro "52 pequeños cambios" te puede ayudar.

FeLices MiniCambios! Ya os contaré mi suerte con los míos ;)

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1448810214/un-dia-a-la-semana-para-mejorar/