MiniMamiS

Ahorro

Residuo Cero: El Aseo del bebé

Escrito por MiniMamiS 26-04-2017 en Ahorro. Comentarios (0)

En el anterior post sugería llevar a cabo algunas acciones para compensar los impactos ambientales del cuidado del bebé (haciendo como Joey de Friends al dejar de comer carne): el bebé no contaminaría más, sería lo que hubiera contaminado yo.. Se pueden hacer varias cosas desde el momento en que preparas todo para su llegada hasta las rutinas diarias. Hoy analizaremos una de esas rutinas: el aseo.

El aseo del bebé suele ser muy poco sostenible. Usamos productos de uso exclusivo para ellos, con lo que te juntas con un montón de botecitos además de los tuyos, y muchos de esos productos son de usar-tirar. Por ejemplo, los pañales, que es de lo más contaminante..un pañal tarda en degradarse más de 100 años (y sólo con ver la frecuencia con la que tienes que comprar, ya ves que se usan un montón..). Veamos algunos impactos que implica el aseo y como compensarlo.

El baño

Para empezar a los bebés los bañamos, no los duchamos. En una bañerita de las del principio aún se gasta poca agua, pero cuando pasan a la bañera normal, ese gasto aumenta considerablemente. Hay maneras de reducirlo:

- En los primeros meses del bebé no hace falta que lo bañes cada día. De hecho, el protocolo de algunos hospitales dice que no se les bañe hasta que se les caiga el cordón umbilical (eso pueden ser hasta dos semanas...). Piensa que aún no va a guardería ni juega tocándolo todo, se pasa el día contigo, en la cuna o el carrito (que seguro que tiene toda la ropa bien limpita), así que puedes bañarlo día sí-día no sin ningún problema (a no ser, obviamente, que se manche entero por lo que sea).

- Cuando lo bañes, se deben poner tres dedos de agua, nada de llenar la bañerita hasta la cintura. Más que nada es para mojar la esponja y tirársela por encima, mientras con la otra mano lo sujetas. Si la llenas mucho será muy incómodo (y a la que se mueva haréis cataratas..). Cuando ya se mantiene sentado y lo bañas en la grande, llénala tambien un palmo, no hace falta tampoco hasta media bañera (riesgo de cascada también...).

- Para bañeras muy grandes, existen unos diques de bañera con ventosas que hacen de pared y así se reduce el espacio y se gasta menos agua. Es práctico si la bañera es tipo jacuzzi, porque si es normal enseguida se apoyará y se despegará, dejando pasar el agua.

- Cuando llenes la bañera, no esperes a que el agua salga caliente para poner el tapón: puedes taparla desde el principio y cuando empiece a salir caliente, esperas a que la mezcla tenga buena temperatura. Después, si aún falta agua, ya pones el agua templada. Si tarda mucho en salir caliente (se te llenará ya media bañera de fría de tanto esperar..) pon un cubo al principio para recoger ese agua y aprovecharla en otras cosas (fregar, regar, una cisterna de váter..)

- Si tienes más de un peque, otra idea para ahorrar es bañarlos juntos.

- Hay ciuntounmil productos de baño específicos para bebé..Pero un recién nacido sólo necesita dos cosas: un gel suave (si casi no tienen pelo no hace falta un bote extra de champú..y aunque tengan, el mismo producto vale para todo porque es muy suave) y una crema para el cuerpo. Inventaron luego su primera crema para la cara, pero eso sólo es un sacapasta y un acumulabotecitos.

- Cuando ya sea más mayorcito, intentad compartir productos. El gel es un producto poco específico que puede servir para todos. Compradlo pensando en los peques, mejor de marca bio, y luego lo usáis todos. Lo que es bueno para su piel, es buenísimo para la tuya. Así ahorramos envases y no tenemos media docena de botes en la bañera, que es un horror. Esto también vale para la crema corporal hidratante: una neutra, bio y que puedan usar todos. Simplificad la rutina del aseo.

- Para compensar esta rutina, por supuesto la sugerencia es que vosotros no os bañéis, sino que os duchéis.

El cambio de pañal

Pañales

Quien se ha liado la manta a la cabeza, ha optado por usar pañales reutilizables. Esto sería la solución ideal, pero con todo lo que implica la llegada del bebé, como para tener que estár lavando también los pañales...(como dijimos, todo no se puede..) Aunque se opte por esta opción, en muchas ocasiones se tira de pañales desechables igualmente (un viaje, la guardería, dejárselo una noche a los abuelos, etc..). Al menos hay que intentar optimizar el uso y reciclarlos bien.

- Si vas a cambiarle el pañal y ves que está seco, vuélveselo a poner. A veces vamos a bañar a la nuestra y está perfecto: después del baño se lo volvemos a poner.

- Busca una marca que absorba bien y aguante toda la noche. Además de comodidad para el bebé y vosotros (de no tener que levantarse a cambiarlo), vas ahorrando pañales.

- Los pañales se tiran en la 'resta', no en la orgánica. Suele ser el contenedor gris, y precisamente a veces tiene dibujado un pañal.

Toallitas desechables

Las reinas de los culitos infantiles sin duda..Y de todo lo demás (manos, cara, ropa, mocos...). Está claro que son muy prácticas, pero no son nada respetuosas con el medio ambiente: están impregnadas de sustancias químicas, son de un solo uso y no son biodegradables ni reciclables. ¿Qué podemos hacer?

- Para empezar no las uses para todo. Para sonarse están los cleenex, para lavarse las manos se puede ir al lavabo (o una fuente del parque), para la cara lo mismo (o las servilletas..de tela mejor) y un lamparón en la ropa tendrá que esperar su turno en la lavadora.

- Optimiza su uso: no hace falta usarlas en cada cambio de pañal (y más de una, ahí bien frota que te frota..). Si sólo hay pis, puedes secar con un trozo de papel higiénico igual que los adultos. Y cuando ya aprenda a ir al baño, se dejan de usar.

- Hay que recordar que llevan productos químicos, así que eso de usarlas para limpiar caras (cerca de bocas y ojos..) o manos, que luego irán a la boca, no es buena idea.

- Lo ideal sería dejarlas para cuando estamos fuera de casa, y usar una esponja con agua templada para el cambio de pañal en casa (ya sabes, seguro que tu madre/suegra/abuela/tía-abuela/vecina se ha encargado de decirte cómo lo hacían antes.. ;) Pero esto es como los pañales reutilizables: quizás supone un mundo para ti, porque hay que limpiar y desinfectar bien la esponja luego y es un poco más engorroso. Pero solución sostenible, la hay.

- Para compensarlo, no las utilices tú para otros usos: ahora hay toallitas para otras cosas que no son el bebé (higiene íntima femenina, limpiagafas, limpieza del hogar...). Evita usar estas primas-hermanas...

Ah! y las toallitas van a la resta también, nunca al váter (menudos atascos se lían con eso!!). Ni siquiera esas que anuncian que se pueden tirar por él.

La crema de pañal

Este producto también suele ser el rey del culito..Se utiliza para prevenir y curar irritaciones pero, igual que antes, no hace falta ponerlo siempre que le cambies el pañal (y mucho menos medio tubo, que a veces parece una pared pintada..).

Si no tiene irritación, se puede poner sólo cuando haga caca, o una vez al día o si ves signos de rojez, pero la piel ya es protectora y no es bueno tampoco que se sature con la crema (que además es dennnsa), debe acostumbrarse y respirar.

Otros productos

Otros artículos para la higiene del bebé que podemos encontrar: suero fisiológico, bastoncillos pediátricos (para las orejas), pera nasal, colonia, tijeritas, termómetro del baño, cepillo y/o peine...Algunos consejos sostenibles son:

- Para los productos de un sólo uso (suero fisiológico y bastoncillos, por ejemplo), el consejo es que no los despilfarres. El suero suele ser para limpiar las fosas nasales y a veces no se usa todo el vial porque al bebé no le hace gracia, se mueve y no te deja..así que lo tienes que tirar una vez abierto y está medio lleno. Lo puedes encontrar en recipientes más grandes (no unidosis) y es igual de higiénico.

- Para colonias y demás productos envasados, lo ideal es un tamaño grande (se usa menos envase) y que sea sin alcohol o bio. Tampoco hace falta ducharlo en colonia cada vez que lo vistes...Hazla durar.

- Cepillos, tijeritas...pueden ser los que utilizas tú u otro miembro de la familia. Yo sí que utilizo unas tijeras de un kit de manicura que son pequeñitas y curvadas y van muy bien. Y si tienes un cepillo de cerdas naturales suave, aunque sea grande, lo puedes utilizar para tu bebé sin problemas.

Con todo lo demás, se puede aplicar un poco de sentido común (y minimalista)..si tienes un grifo con termostato, no necesitarás termómetro de baño (y tu madre/suegra/abuela/tía-abuela/vecina ya te dirán que ellas lo medían con el codo..se puede aprender ;). La pera nasal que sea sencilla (hay aspiradores eléctricos, pero no es necesaria tanta sofisticación..y será luego un trasto que costará más de reciclar).

En general, busca siempre la opción más sencilla, la que tengas ya en casa, la de menos envase y no desechable. Y pregúntate si de verdad se necesita.

¿Y tú? ¿Tienes mucho trasteo en el baño del bebé? ¿Te has fijado en cuantos pañales y toallitas se gastan? ¿Tienes alguna estrategia para ahorrar recursos y energía? Pronto seguiremos con otras rutinas del bebé.

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1491376440/residuo-cero-compensando-la-huella-ambiental-de-tu-bebe/

http://minimamis.blogspot.es/1467105795/que-hacer-con-tus-trastos-pros-y-contras/

Referencias

https://www.amazon.es/BabyDam-Babydam2-Reductor-Ba%C3%B1era-Blanco/dp/B00GQUXUQE

https://www.bebesymas.com/compras-para-bebes-y-ninos/la-ocu-vuelve-a-analizar-los-panales-de-bebe-y-de-nuevo-el-mejor-es-de-los-mas-baratos

http://www.promofarma.com/rhinomer-baby-fuerza-extra-suave-115ml?fnd=1


Residuo Cero: Compensando la huella ambiental de tu bebé

Escrito por MiniMamiS 05-04-2017 en Ahorro. Comentarios (0)


Recuerdo un capítulo
de la serie 'Friends' (yo era muy fan;) en el que Phoebe estaba embarazada y tenía antojo de comer carne. Para ella esto suponía un gran problema porque, si recordáis, era vegetariana. Pero no lo podía evitar: el bebé quería carne (como decía ella).

Entonces a Joey se le ocurría una grandísima idea (estupenda diría yo, teniendo en cuenta que era el personaje 'simple'): dejar de comer carne para compensarlo ("así no se matan más vacas, serían las que me hubiera comido yo").

Con esta idea me he quedado para escribir este post, porque todo lo que conlleva un bebé es muy poco sostenible: uso de productos desechables (pañales, toallitas..), se coge el coche para todo, la ropa se utiliza una temporada.. Si llevabas un ritmo de vida bastante sostenible y con el bebé muchas de estas costumbres se han trastocado, pero te gustaría controlarlo un poco, podemos hacer como Joey e intentar compensar.

Porque una cosa está clara: si intentas adoptar las opciones más sostenibles en todo te complicarás tu día a día más que simplificarlo (ya está el día bastante ocupado, sobre todo si también trabajas). Se pueden realizar algunas cosas, pero todas no, que ya sabemos que lo de ser supermamis no nos va mucho..Pero lo que podemos hacer es ser un poco 'Joey' y compensar sus impactos.

Con este post empieza una serie de recomendaciones y consejos para minimizar lo que se denomina la huella ambiental de tu bebé. Analizaremos sus rutinas viendo que acciones causan impacto y cómo evitarlo (o compensarlo!..)

Los impactos ambientales del bebé

El impacto ambiental es el efecto que produce nuestra actividad sobre el medio ambiente. En este sentido, siempre hay impacto, desde el momento en que existimos, la cuestión es si es negativo o no. En general los impactos negativos se deben a dos causas principales: gasto de recursos (energía, materias primas, agua..) y generación de residuos.

De toda la vida hemos oído consejos como las 'tres-erres' (Reducir-Reutilizar-Reciclar), ducharse y no bañarse, no coger el coche para ir aquí al lado, usar el transporte público, etc.. Las rutinas del bebé incumplen la mayoría de estos consejos, veámoslo desde el principio.

La llegada del bebé

Praparar la casa para el futuro miembro (si es el primero sobre todo) implica, principalmente, adquirir un montón de objetos (gasto de recursos). Además preparar su habitación suele incluir pintarla entera y sacar lo que había dentro (generación de residuos). Para minimizar los impactos (y compensarlo ‘estilo Joey’ ) recomiendo:

- Hacer una lista con lo que realmente es imprescindible adquirir ahora (nada de cosas que necesitará dentro de 6 meses..). Así aplicamos la primera R de 'reducir', que realmente es la más importante.

- Adquirirlas de segunda mano (o de mano de esa amiga/prima/hermano que ya tiene 3 y se planta). Aquí aplicaríamos lo de reutilizar. Piensa que son objetos de uso bastante temporal..no va a dormir en cuna años y años.. Así también ahorras dinero, que son muchas cosas de golpe. Y además, te ahorras luego el quebradero de cabeza de qué hacer cuando ya no lo necesites: lo devuelves y listo (o lo llevas al punto limpio sin ningún remordimiento)

- Utilizar la versión eco de lo que se pueda (pintura para la habitación, juegos de sábanas para las camas..): menos residuos tóxicos se generan.

- Estos consejos aplícalos también para su ropa del principio (ten lo necesario para, digamos, el primer mes y poco más, que crecen muy rápido!; mejor si te la dejan y con tejidos respetuosos para el bebé y el medio ambiente)

- Hacer durar las cosas: nosotros hemos tenido tres sábanas bajeras para la cuna y un juego completo de colcha/manta hasta que pasó a cama (y se cambian porque el colchón entonces es más grande..) No hace falta tener tres colchitas o 2 nórdicos (además mi hija no se tapaba nunca..) No hace falta comprar en cada temporada de blancolor...

Plantéate también usar el mismo carrito hasta que ya no lo necesite..Eso de comprar otro modelo al año porque es más ligero o se pliega más fácilmente (tipo 'paragüas') realmente creo que no hace falta..puedes seguir sacando el primero (que además suele ser mucho más cómodo de llevar). Si alguien te lo presta, eso ya es otra cuestión.

- Lo que saques de la habitación destinada a tu peque búscale un segundo hogar (si se puede) o tíralo donde corresponde: llévalo al punto limpio, pero por favor, no lo dejes al lado del contenedor ese de la 'resta', que `parece el cajóndesastre para todo ("no sé donde va..pues a la resta"). Para facilitar esto, planifica bien la preparación del nido porque si te plantas en el octavo mes todo serán prisas y lo tirarás en cualquier sitio.

Para compensar

Además de todas estas recomendaciones, podemos moderar nuestros impactos ("dejar de comer carne" que decía nuestro protagonista) para compensar. Así que nada de comprar muebles nuevos para la casa en esta temporada, y como seguramente la repasaremos de arriba a abajo preparando el nido, lo que queramos desechar, lo sacamos, lo reciclamos y dejamos espacio. Ya veremos en próximos post como compensar otro tipo de rutinas.

Y tú, ¿has observado algunos hábitos o situaciones poco sostenibles relacionadas con tu bebé? ¿qué cosas se te ocurren para intentar compensarlo? Pronto analizaremos algunas rutinas y sus impactos asociados para intentar compensarlas y acercarnos al ResiduoCero ;)

ALiCaduLa

Relacionados:
http://minimamis.blogspot.es/1442690765/preparando-el-nido/
http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/


Acumular..un problema de espacio, ¿o de tiempo?

Escrito por MiniMamiS 04-10-2015 en Minimalismo. Comentarios (1)

Fue a raíz de leerme "La magia del orden" (más conocido como el método KonMari) cuando pensé que una de las problemáticas de acumular muchas cosas no es sólo el espacio...sino el tiempo. Marie Kondo es una mujer que se dedica a ayudar a la gente a organizar su espacio. En su libro explica su método y algunas anécdotas sobre cosas que sus clientes acumulaban y, simplemente, no iban a tener días suficientes en su vida como para gastarlas..parece absurdo pero eso pasa.. Ella hablaba, por ejemplo, de un señor que tenía 100 cajas de bastoncillos para limpiarse los oídos. En total tenía bastoncillos para ¡55 años!, la edad del señor..es obvio que no iba a tener tiempo para acabárselos (a no ser que encontrara nuevos usos para los bastoncillos...)

Este ejemplo parece una exageración pero piénsalo..piensa en las típicas cosas que la gente suele tener muy repetidas en casa: libros, blocs de notas, pos-it, bolígrafos, ropa de tu hijo, accesorios de vestir... ¿cuánto tiempo necesitarías para leer todos los libros que no te has leído? ¿cuántos días podríais poneros ropa sin necesidad de lavar? ¿cuándo repetirías bolso si  usaras uno cada día?

Hace un mes empecé un experimento particular con mis pendientes, una de las cosas que más tengo (qué le vamos a hacer! me encantan). Siempre he sabido que tengo muchos, pero realmente no sabría decir cuantos (más de dos cifras seguro), lo cual implica que seguramente tengo demasiados... Y el problema es que no sacas todo su potencial porque siempre hay algunos que ya no te pones: porque no los ves, o hay otros que te gustan más o, el quit de la cuestión: no hay días suficientes para usar todo lo que tienes. Así que estoy poniéndome un par cada día hasta que los gaste todos sin repetir, así entre otras cosas, sabré cuántos tengo. Además les daré una segunda oportunidad a los más escondidos y podré detectar algunos que ya no sean de mi gusto y desecharlos. 

Quizás parece que no tienes tantas cosas porque tienes mucho espacio y eres muy ordenada, pero si piensas en escala temporal quizás te lleves una sorpresa. Echemos un vistazo a nuestra casa a ver qué cosas superan en número al tiempo disponible y qué podemos hacer...

Tu bebé

- Juguetes...Siempre hay alguna casa en la cual el número de juguetes que hay en el salón supera al número de todo lo demás. Ahí es muy obvio que hay demasiados, pero según este punto de vista temporal, una casa con una habitación de juegos tampoco se libraría de una reflexión. Si guardaras todos y dejaras disponible un juguete cada semana, ¿los gastaría todos antes de que entrara uno nuevo en casa? ¿o antes de que superara el rango de edad para jugar con cada uno? ¿cumpliría los tres años y aún tendría cosas de dos por estrenar? ¿cuánto tardaría en volver a jugar con el primer juguete de la lista?

- Su ropa. Ya sabéis que este es de los objetos de los niños que menos superarían la escala temporal...Quizás hayas hecho cambio de armario y te hayas encontrado con un montón de...todo. Piensa en cuánto tardarías en repetir algún modelito si le pones uno cada día: si puedes estar más de un mes hasta que le vuelves a poner una camiseta, es que tiene demasiadas. Y seguramente no se la pondrás más de dos veces porque ya no le cabrá. Lo que suele pasar es que más de la mitad de la ropa se quedará sin poner, y eso sí que es una pérdida de tiempo.

- Productos de aseo y similares, como toallitas, pañales, etc.. ¿Quién no ha visto una oferta de pañales o toallitas y se ha lanzado a acumularlos ese mes? suelen ser productos que se usan mucho y si se puede ahorrar, pues adelante.. Pero ojo, porque nos puede pasar como al señor de los bastoncillos y tener más productos que tiempo para gastarlos. Puede pasar que tengas pañales para dos meses y tu peque cambie de talla de pañal ese mes..O tantos paquetes de toallitas que te comen medio armario para otras cosas...Tampoco hace falta, que ofertas de este tipo son recurrentes y vuelven a salir.

- Artículos del cole. Aquí entran los objetos de papelería: lápices, bolis, libretas, etc..Si los peques ya tienen edad de dibujar y demás, suelen acumular cajas de plastidecor, ceras, lápices y cosas por el estilo. Con cada vuelta al cole acumulamos más porque tenemos tendencia a adquirirlo todo nuevo (o nos lo piden desde el cole todo nuevo, cosa que también es discutible..), cuando seguramente aún tenemos media caja llena (y el típico color que nunca se usa está nuevo). Plantéate seriamente reutilizar este material, dejar una cosa de cada disponible (una libreta, una caja de lapices, etc..) y hasta que no se gaste, no sacar otra igual. Si algo está en mal estado, como un lápiz que ya no se puede coger bien de lo cortito que está, se tira.

Tus cosas

- Libros. Si te gusta leer, seguramente tendrás una buena colección de libros. Con suerte puede que estén casi todos leídos, pero siempre se tienen unos cuantos 'en cola' esperando el gran día libre para ponerse (y con hijos esto se eterniza..) Cuenta los libros pendientes e imagina que necesitas, de media, un mes para leer cada uno (el tiempo que te dan en la biblioteca).... ¿cuántos meses necesitarías? puede que llegues a necesitar años.. Es momento de hacer selección y planificar un rato cada día para leer. O ser sincera y dejar de adquirir libros si van a estar un tiempo en cuarentena. Una alternativa es empezar a adquirirlos en formato electrónicos (al menos no ocupan tanto espacio).

- Tu ropa y accesorios. ¡Mírame a mi con los pendientes! eso vale de ejemplo para cualquier cosa que veas que tienes en demasiada cantidad en tu vestuario...¿Zapatos? ¿bolsos? ¿foulards o bufandas? ¿vaqueros, camisetas..? si te pusieras uno cada día ¿cuanto tardarías en repetir? quizás se haya acabado ya la temporada otoño-invierno para cuando acabes con todas las bufandas...piensa en seleccionar prendas especiales porque esas deberían de ver la luz más de un día cada veinte.

- Productos de aseo. Cremas, champús, colonias...Igual que en el caso de tu bebé, pero multiplícalo porque solemos usar más cosas..Y el problema añadido es que son cosas que caducan y solemos tener varios botes del mismo producto a medio acabar...Echa un vistazo a tu baño y analiza cuántos botes del mismo tipo de producto tienes ¿Te daría tiempo a gastarlos antes de que caduquen? Es hora de empezar a usar uno por uno sin parar a ver cuanto tardas en necesitar comprar otro (porque se ha acabado, claro, no comprar porque esta de oferta, o te apetece probarlo)

- Artículos de papelería. Libretitas, cuadernos, post-its y demás blocs de notas, bolígrafos de distintos tipos...Otro grupo de objetos que tendemos a acumular. Al menos yo, también por mi trabajo, de estas cosas tengo demasiadas.. Bolis que ya no vayan bien, tíralos (antes de hacer un agujero en el papel intentando que escriban...) El resto guárdalos juntos, quédate con uno de cada color si lo necesitas y a gastarlos. Con las libretitas igual. Si usaras una hoja de todos los blocs, etc que tienes para dejarle una nota alegre o de amor cada día a tu pareja, ¿cuántos días recibiría un mensajito?.. ;)

Analiza tu espacio, detecta esas cosas que superan en número a tu tiempo disponible y selecciona. En cada caso serán cosas diferentes, pero seguro que las hay.. velas, inciensos, infusiones, pelis de DVD, juegos de ordenador, artículos deportivos... Quédate con cosas que te inspiren alegría (como dice Marie Kondo), porque no habrá días suficientes para disfrutarlas si compiten con todas las demás. Las que sean especiales para ti deberían usarse todos los días, y deberían usarse ya.

ALiCaduLa

PD. En cuanto a mi experimento de los pendientes, empecé el 1 de septiembre y la caja sigue llenísima. A ver para cuantos días tengo..Será hora de quedarme con los más especiales. Ya os contaré.

Referencias:

Libro: "La magia del orden". Marie Kondo. Disponible en formato electrónico.

http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/

Un Mes Sin Comprar Nada Nuevo

Escrito por MiniMamiS 04-09-2015 en Retos y experimentos. Comentarios (1)

Hace un tiempo apareció una iniciativa bastante minimalista (o al menos poco consumista..) en la que se retaba a no comprar nada nuevo durante un mes (Buy nothing new). El mes elegido era octubre y, aparte del reto en sí, el objetivo era reflexionar un poco acerca de cómo gastamos nuestro tiempo y dinero y de las necesidades reales que tenemos.

Por supuesto ya me veis venir, mi propuesta es que participemos. Se trata de hacerlo durante 30 días seguidos, así que lo propongo ahora y así podéis empezar ya (quizás estemos pelados con la vuelta al cole...) o rumiarlo hasta el 1 de octubre y aceptar el reto ahí. No vale darse el atracón de compras el día antes! ;)

En esta ocasión la propuesta va para las minimamis y sus peques. Es decir, tampoco compres nada para tu bebé (o no tan bebé) este mes. Sería más fácil hacerlo sólo con sus compras, pero así predicas con el ejemplo (no le vas a negar un chupa-chups en el súper y luego tú te llevas un helado, que tampoco es nutricionalmente esencial...)

El objetivo de todo este jaleo (del que ya estaréis pensando :'sí, hombre..imposible'..) va más allá de hacernos reir (o sudar..). Deberíamos pensar en cosas como:

- Si realmente necesitas ese artículo.

- Cual es su ciclo de vida, de donde viene, cual es su impacto ambiental.

- Quién se beneficia de mi compra

- Cuales son las alternativas

- ¿Ir de compras es un hobby? porque podría estar gastando ese tiempo en otras actividades...

Algunas aclaraciones y consejos

Se trataría de no comprar nada realmente imprescindible, así que comida, medicinas o determinados productos de higiene sí que se pueden (y se deben) comprar. Aún así, siempre aplicando el sentido común, por ejemplo: valen pañales y papel higiénico (obviamente..) pero mientras te quede gel de baño no deberías comprar el pack de tres de oferta en la parafarmacia. Así vamos gastando cosas de aseo, que siempre suelen estar tripitidas...

Sobre todo se trata de prescindir de objetos y servicios superfluos, pero por supuesto que pagar las facturas o poner gasolina deberás hacerlo (otra cosa es que te plantees reducir el uso del coche para poner menos).

Consejos para intentar llevarlo a cabo:

- Para evitar que tu hijo se ponga pesado pidiéndote cosas (si ya tiene edad) y haga peligrar las buenas intenciones, no te lo lleves al súper (es una norma general de experto, o de madre, para ahorrar en la compra). Aquello es un mar de tentaciones y acabará pidiéndote algo que no está en la lista (o cogiéndolo directamente).

- En el súper, ya que lo hemos nombrado, ve con una lista bien detallada. Principalmente de alimentos, que entra dentro de lo imprescindible.

- Haz a tus hijos partícipes del reto. En el fondo es un juego y es fácil 'chincharles' y animarles para que lo consigáis (serán tu pepito Grillo..).

- Cada vez que te veas en la situación de llevarte algo y, por supuesto, no lo hagas, puedes ir guardando el dinero que te hubieras gastado (el bote del no-compré). Al final del mes te puedes llevar una sorpresa y, aunque el objetivo no sea sólo monetario, da que pensar...)

- No visites sitios tentadores. Nada de quedar con una amiga 'para ir de compras', iros a cenar o a tomar un café (en un sitio que no sea un centro comercial).

- Si no es mucho riesgo, directamente sal de casa sin dinero. Sabe un poco mal por si acaso, pero ya no necesitamos suelto para la cabina ( ¿la qué?...), efectivamente: podríamos usar el móvil. Así que si sales a dar una vuelta por tu barrio o a sacar al perro, vete sin el monedero.

- Si definitivamente ves que necesitas algo, no lo compres aún, espera unos días y piensa otras opciones. Quizás te lo puedan prestar, o tienes algo igual en casa y no te acordabas. Por supuesto, si no hay más remedio, adelante.

- Realiza actividades de tiempo libre que no impliquen ir a comprar. Esto incluye el tiempo que pasas con tu peque, pasead por la playa, la montaña o jugad a algo en casa.

-  No te anticipes mucho a posibles situaciones que puedas tener que impliquen comprar, como un cumpleaños este mes o un viajecito un fin de semana. La gracia es ver cómo salimos del paso y qué alternativas encontramos antes que comprar algo.

- Si realmente lo quieres, espera a que pasen los 30 días. Suele haber un fenómeno curioso en el que, pasado ese tiempo, curiosamente, has encontrado otra alternativa o sencillamente te has olvidado de ellos  y ya no lo necesitas..

¿Os animáis? Os reto. Ya nos contaremos!

ALiCaduLa

Referencias:

Página oficial de 'Un mes sin comprar nada nuevo' http://www.buynothingnew.com.au/