MiniMamiS

Ideas y reflexiones para mamis minimalistas

Por una vida con bebé pero sin estrés

Pautas para la vuelta al cole...maternal

Escrito por MiniMamiS 24-09-2016 en Organización. Comentarios (0)

El fin de la baja maternal es otro de los momentos en que hay que reorganizarse y adaptarse. Aunque a muchas mamis nos apetece volver al trabajo (aunque sólo sea por relacionarse con más gente y dejar de hablar en diminutivo..), suele ser fuente de bastante estrés, ya que se suman las tareas propias del bebé y la casa, que ahí seguirán por hacer, con las del trabajo (y para dedicarte a cada grupo vas a tener la mitad de tiempo, porque ahora una parte importante del día estarás trabajando).

En el trabajo

Cada trabajo tiene sus pros y sus contras, lo importante siendo mami es que no te ocupe más horas de las necesarias, aunque eso depende del tipo de trabajo que hagas. En este sentido hay tres posibilidades:

- Que trabajes en algo que no implica llevarse trabajo a casa: enhorabuena! disfrútalo, y no te lo lleves mentalmente a casa. Si no se puede adelantar fuera del sitio de trabajo, no vale la pena.

- Que tu trabajo no tenga hora final definida y/o siempre implique adelantar trabajo en casa, porque eres autónoma y tienes un negocio propio, o trabajas para una gran empresa con un cargo importante y tratas con clientes que tampoco se ciñen a un horario hasta las 5, por ejemplo.

- Que tu trabajo en principio sí conlleve adelantar una parte en casa, pero con una mejor organización del tiempo podría evitarse (o minimizarse). Aquí me incluiría yo, que soy profesora, aunque muchas veces por mucho que hagas siempre hay cosas que adelantar fuera del centro o fuera de horas de clase (depende de si te toca ser tutor, tienes algún cargo, o todas las clases que das son nuevas..)

En este último caso (aunque también valdría para el segundo) las recomendaciones serían:

- Asignar un espacio para las tareas dentro del horario de trabajo: a primera hora es cuando se recomienda hacer alguna tarea importante, antes de que tengas la primera reunión, o la primera clase (en mi caso). Después si sabes que tendrás algún otro hueco, haces otra. Hay que planificarse la semana para ver de cuantos huecos dispones y asignarles las tareas más importantes.

- Respetar los descansos: la media hora del almuerzo debería ser sagrada, nada de llamar a tal cliente o adelantar algún otro asunto, porque esas cosas no se suelen hacer en 5 minutos...al final te quedas sin descanso. Muchas veces se adelanta más mandando un mail.

- Evitar la "paradoja de la perfección": es positivo querer hacerlo lo mejor posible, pero si se busca demasiado la excelencia, nunca se acabaría una tarea. En mi caso, para preparar una clase hay tantas fuentes de información (libros, internet..) que se eternizaría..(y ahora no tenemos tiempo para eso.) Si tienes un trabajo creativo o de este estilo, hay que saber parar.

- Sobre todo, la clave está en priorizar tareas y respetar el horario laboral: estate allí al 100% y adelanta todo el trabajo posible, pero cuando sea hora de irse, se acabó.

En casa

Antes de ser mamá, el momento de salir del trabajo suponía una tranquila alegría porque sabías que ibas a tu casa a descansar, sólo te tenías que ocupar de un par de cosas, como la comida o la cena (y si te apetecía, si no, pues nada) y todo iba a estar como te lo habías dejado (más aún si vivías sola).

Pero ahora eres víctima de lo que se denomina la segunda jornada laboral...sales del trabajo y antes de llegar a casa ya estás cansada pensando en todo lo que hay que hacer..La clave es delegar y simplificar todas las tareas que puedas, para que cada día no tengas que hacer de todo.. Ahí van algunos consejos de minimami:

- Planifica un menú para dos semanas de comidas y cenas y cíñete a él, así no tendrás que pasarte el día pensando en ello (y darte cuenta de que te falta algún ingrediente para ese día y, por lo tanto, tendrás que pasar por el súper..).

- Esto quizás implique meterte un rato a cocinar para tener algunos platos ya preparados, por ejemplo un día del fin de semana o alguna tarde libre, pero es más eficiente que tener que hacerlo cada día. Y a veces simplemente no hay otra opción: yo salgo a las 3 y tardo media hora en llegar a casa.. así que, o tengo la comida hecha, o directamente meriendo... El día que hagas algunos platos, haz de más para congelar y solucionar varias comidas.

- Haz una gran compra semanal (o incluso más espaciada, si tienes sitio para almacenar los productos). Puedes pedir que te la lleven a casa, o hacerla por internet, y ese tiempo que te ahorras.

- Concentra todos los recados que puedas en un día: ir a comprar en distintos comercios, pasar por correos, ir al banco, poner gasolina,... Intenta reservar un rato un día en vez de tener que salir cada día para una cosa. También es buena idea que los establecimientos estén próximos, para poder hacer los recados sin perder tiempo en desplazamientos.

- Todo aquello que tenga opción on line, adoptalo: hacer las gestiones bancarias por Internet es uno de los mejores ejemplos. Además los bancos tienen un horario bastante incompatible con los de casi todo el mundo ( y encima habrá cola..). También podemos incluir hacer algún tipo de compra, pedir citas médicas o de algún otro tipo, etc..

- Plantéate seriamente contratar a alguien para limpiar a fondo la casa periódicamente. Con un día a la semana ya se nota mucho, y piensa que ahora se ensucia todo más fácilmente y hay más trastos por medio que recoger. Así no llegará el tan ansiado día de descanso y pensarás: "sí, pero hoy toca limpieza..."

- Respecto a los "trastos" y demás objetos de casa, la idea es tener menos cosas, así habrá menos que recoger, limpiar, lavar... La ropa es uno de esos objetos que quitan mucho tiempo en mantenimiento, así que hay algunas cosas a considerar. 

- Usa ropa de tejidos naturales, aguantan mejor la jornada. Si es sintética y no transpira, la sudarás fácilmente y a mitad del día tendrás que cambiarte, generando más ropa que lavar. Evita también prendas que necesiten tintorería o tejidos que se arruguen fácilmente (en mi caso no planchamos nunca..la verdad, no sé cuándo lo haríamos..)

- Si llevas algún tipo de uniforme para trabajar (o lo que se denomina "dress code" : hay que ir con traje, por ejemplo), puede ser una ventaja: no hay que pensar qué ponerse por las mañanas. Si no es el caso, créalo tú: piensa 4 o 5 conjuntos para ir al trabajo y asígnales un día (como el menú semanal), así no perderás tiempo con el "notengonadaqueponerme". También vale para tu peque, decide su ropa para la semana con antelación.

- Asigna un día semanal para algunas tareas, como poner lavadoras (tranquila, que no te quedarás sin ropa..a veces se tiene ropa para pasar un mes sin ponerla), así el resto de la semana no estás pensando si tendrías que ponerla o no..libera tu mente de tareas!

- Y sobre todo, no olvides que no estás sola en esta aventura: más que nunca, ahora toca repartir tareas con tu pareja y ser consciente de hasta dónde puedes llegar. Si hay alguna cosa que no se puede hacer, se deja sin hacer. Recuerda que es mejor ser minimami que supermami.

Feliz vuelta al "cole"!

Y tú? Como te organizas tu día? Hay alguna tarea que has dejado de hacer sin ninguna consecuencia grave? Algún truco de organización?

 ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1459617530/mananas-sin-estres/

http://minimamis.blogspot.es/1446186745/reconquista-tu-tiempo-libre-delega/




Hábitos de embarazada que deberías mantener

Escrito por MiniMamiS 21-08-2016 en Hábitos. Comentarios (0)

En el embarazo se adquieren determinados hábitos por necesidad, por ocurrencia (o porque te lo pide el cuerpo) que suelen ser un descubrimiento y sentarnos muy bien. Al ser una etapa pasajera y pensar sobre todo en el bebé, se suelen tomar en serio con el pensamiento de "ya volveré luego a la 'normalidad', y una vez se acaba esta fase, los abandonas. Sin embargo es buena idea aprovecharse de esta etapa de motivación y mantenerlos una vez has tenido tu bebé. Pueden ser cosas de lo más variado e inesperado, y no solo cosas de salud. Veamos algunas.

- Dejar de fumar: típico no-hábito cuando te quedas embarazada.. A veces tienes suerte y es tu propio cuerpo quien te dice que nanay (de repente te pone mala el olor del tabaco), en estos casos es muy buena idea aprovecharse de estar más de medio año sin fumar, porque seguramente te desintoxicas bastante y la necesidad física de la nicotina se supera. Es buen momento para dejaro definitivamente.

- Tomar menos café: es también un clásico en los hábitos saludables. Si te gusta mucho, como a mi, puedes pasar al descafeinado, o a tomar sólo uno al día, así también pasas la 'abstinencia' a la cafeína (que la hay..) y luego no hace falta que vuelvas a los 3 o 4 al día..alteran demasiado.

- Usar menos ropa de la que tienes: por cuestiones obvias, ese año no usas tu ropa normal y, a no ser que estés dispuesta a gastar una fortuna en renovar tooodo el armario sólo para unos meses, sueles tener 2 o 3 cosas clave y aprovechar lo que puedas. Ahí te das cuenta de que no necesitas tantas prendas (yo pasé el último trimestre usando 3 vestidos , unas sandalias y un par de chaquetitas finas..todo lo demás que no me iba a poder poner ni lo puse en el armario) y puede que te guste esa simplicidad. Cuando vuelvas a 'ser tú' te animo a seguir así y quizás a participar en el proyecto 333 (proyecto333.com)

- Caminar: en esta etapa hay algunos deportes o actividades que no vas a poder seguir haciendo igual. Según el trimestre, puedes hacer algunas cosas y caminar o nadar es de lo que más se recomienda. A mi me gustan las dos cosas, pero caminar necesita menos logística: eliges una ruta bonita, zapatillas y ropa cómoda y adelante. Llegará un momento en el que no podrás ni darte un minipaseo, pero mientras se pueda, lo recomiendan. Y cuando das a luz, es lo que recomiendan también (nada de abdominales ni actividades muy fuertes en dos meses). Así que es buen momento para coger el hábito.

- Practicar otro tipo de ejercicio: relacionado con el punto anterior, en esta etapa se suelen probar otras disciplinas que se adaptan mejor a tu situación, como el yoga o el pilates. Van muy bien para la espalda y ayudan a relajarse. Si eres más de "Body combat" quizás te cueste mantenerlas, pero puede que te ayuden tanto con la espalda que decidas mantenerlas un día semanal.

- Darte un masaje: efectivamente, cuando la barriga tira hacia delante, la espalda ya no tira mucho ;) Es buena época para que te den un masaje o alguna técnica de fisioterapia (siempre con asesoramiento) y seguro que lo incluyes en tu rutina mensual después! Yo fui a una osteópata una vez por trimestre y salía nueva. Después la espalda también sufre porque con las rutinas del bebé se hacen muchos movimientos que la cargan mucho (cogerlo, el baño, darle el pecho fuera de casa...en fin, todo en general), así que descubrir un buen fisio y habituarse a ir puede ahorrarte muchas contracturas.

- Simplificar tu rutina de belleza: cuando estás embarazada hay muchos productos cosméticos que no son recomendables, te recomiendan quedarte con lo básico y preferiblemente ecológico. Aquí pasa como con la ropa: si con 3 cosas tienes bastante, no te pongas 15. Más rapido y más económico. Normalmente se coge el hábito de ponerse crema en el cuerpo todos los días por las temidas estrías, así que elige un buen producto y habitúate. Yo usaba una crema apta para embarazadas y, cuando llegó el verano, aceite de almendras al acabar la ducha (con el calor, es la opción que apetece más) y me funcionó muy bien (y eso que ya me salieron estrías en la adolescencia, pero esta vez las mantuve a raya).

- Que te lleven la compra a casa: casi-casi el mejor descubrimiento que hice durante el embarazo (y que mantengo..). Y es que, aunque tengas ascensor, llega un momento que comprar cuatro cosas y volver a casa es un sobreesfuerzo (y tampoco vas a ir todos los días al súper para no cargar mucho). Aunque vayas en coche, hay que llevar la compra hasta él y luego hasta tu casa. Si encima, como me pasa a mi, no tienes ascensor, cargar con tu barriga y lo demás no es necesario (ni posible). Así que aprovéchate de los súpermercados que te llevan la compra a casa. Así puedes hacer una gran compra cada dos semanas (o al mes si tienes bastante espacio para guardar las cosas) y no pierdes el tiempo luego en ir a comprar cada día de poco en poco.

- Vivir en modo slow: por alguna extraña razón (creo que son las hormonas) cuando estás embarazada, vives más relajada. Estás enfocada en tu cuerpo y tu bebé y la mayoría de cosas del día a día las relativizas bastante (más o menos te dan igual). También haces las tareas más pausadamente (porque no te puedes pegar una paliza en tu estado, ni te apetece). Ese modo slow se puede intentar mantener después, porque a nivel físico no habrá problema, pero a nivel mental y temporal, no podrás con todo (o aunque pudieras, no lo disfrutarás). Así que igual que ahora no limpias y ordenas todo en una mañana, pues después tampoco. Y así con muchas otras facetas (trabajo, compromisos...)

Y para ti, ¿cual fue tu mejor hábito de embarazada?

ALiCaduLa


CeLebrémosLo..

Escrito por MiniMamiS 05-08-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Agosto es, desde hace relativamente poco tiempo, un mes de celebraciones. Es el mes en que nació mi hija y, un año después, agosto marcó el inicio de este blog.

Ambas cosas están relacionadas, porque fue con la maternidad cuando inicié un aprendizaje sobre como llevar toda esa nueva situación de la manera más sencilla y feliz posible. La maternidad me hizo desear una vida más sencilla (ya que se complica bastante la cosa con ella..) y empecé mis experimentos en esto del minimalismo, dejando atrás objetos y rutinas que ahora no tenían cabida en mi día a día (ni literalmente por falta de espacio o tiempo, ni metafóricamente por falta de energía mental para ello..).

Quieres hacer muchas cosas, y encima seguir haciendo algunas de antes, pero tarde o temprano te das cuenta de que tu vida ya no es la de antes (ni falta que hace..), y que de hecho hace tiempo que ya no lo es, bastante antes de la maternidad. Has ido dejando etapas atrás, sólo que como seguías siendo tú el centro de la ecuación, no te dabas mucha cuenta.

En cualquier momento, si querías, podías irte de juerga con las amigas (aunque hace tiempo que ya no lo hacíais). También podías hacer un viaje de dos semanas al otro lado del charco (pero aún no lo habías hecho..quizás no te llamaba mucho la atención de todas formas). Echas de menos tu vida anterior a la maternidad, pero esa vida ya era diferente de la etapa anterior (por ejemplo, la vida laboral respecto a la vida universitaria..). La diferencia es que con la llegada del bebé no te había dado tiempo a hacerte a la idea. Es un cambio de un día para otro (por mucho que digan que tienes 9 meses para hacerte a la idea..no te la haces totalmente, y eso que la mente humana es muy imaginativa), así que hay que tomarse un tiempo de 'transición' para empezar a disfrutar. Yo ya estoy en ello, pero reconozco que lo he pasado mal, con sensacion de 'no voy a poder con todo' y de pérdida de mi vida anterior que aún no tenía muy asumida. Pero ya he pasado mi periodo de transición y me centro más en lo que tengo que en lo que no tengo (igual que lo que aconsejan para desechar trastos: céntrate en lo que te vas a quedar y no en lo que vas a tirar).

Tengo muchas cosas en mente aún por escribir, cosas que he probado, libros que he leído, mis adaptaciones y experiencias a diferentes consejos.. pero, por supuesto, sin estrés. Agosto, además, es el mes del relax (bueno..según como te hayas planteado las vacaciones...) y del reseteo mental para la segunda fase de buenos propósitos típica de septiembre. Así que de momento ¡celebrémoslo!

Para celebrar el primer año del blog he decidido darle un empujón a mi operación 'sácalotodoya' y voy a regalar toodas las cosas que llevan de media un año esperando a ver si las rescato o las vendo (muchas las llevé al mercadillo de 2ª mano, otras están en internet). Un año es suficiente ocupando mi espacio. Es hora de partir y que vuelvan a respirar.

Mi propuesta es la siguiente: he puesto los artículos en una página que se llama modavoladora.es donde, además de vender,se puede intercambiar y ¡regalar!. Todos mis objetos están para regalar, así que si os gusta algo, lo escogéis y contactaremos vía mail para el envío (que es lo único que habría que pagar porque lo pondría contrarreembolso). Para encontrar mis artículos sólo tienes que poner en el buscador 'minimamis', que es mi usuario y te saldrán todos.

Por supuesto si eres de mi círculo próximo, amiga mía, y nos vemos cada día (o nos vamos a ver pronto) me mandas un wasspp o similar y me dices lo que quieres ;) Nos tomamos un café a nuestra salud.

Aprovechad y hacemos un mercadillo on line. Tú reutilizas y yo saco. Y mis bolsos tan felices de ver la luz del sol ;D

Y FeLiZ Verano!! Celébralo!

ALiCaduLa

Qué hacer con tus "trastos": pros y contras

Escrito por MiniMamiS 28-06-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Cuando decidas lanzarte a despejar tu espacio, te encontrarás con objetos que todavía tienen mucha vida útil aunque a ti ya no te sirvan. Hay varias opciones para recolocarlos, las cuales hemos ido nombrando en algunos post. Aquí vamos a explicarlas con algo más de detalle, con sus ventajas e inconvenientes (según mi experiencia). Los artículos de bebés ya veréis que se pueden adaptar a cualquiera de las opciones, porque suelen estar en buen estado cuando a ti ya no te valen, así que puedes incluso intentar sacar un dinerito con ellos. En otras ocasiones, por tus circunstancias o el tipo de objeto, la donación será la mejor opción. Vamos a ir viendo posibilidades.

Donar, prestar o regalar.

Casi todos los objetos son susceptibles de entrar en esta categoría, siempre habrá alguien que aproveche lo que a ti ya no te sirve. Aquí se incluiría regalar o prestar ropa y objetos de tus peques a alguna amiga que vaya a tener un bebé, dejar la ropa que ya no quieres en los contenedores dedicados a ese fin, llevarla a cáritas o alguna ONG o subir objetos que ya no quieras a páginas de internet como nolotiro.org, donde se regalan los artículos (sólo hay que ir a buscarlos)

Ventajas: sobre todo es la rapidez en sacar esas cosas de tu casa (excepto si las ofreces por internet, que mientras tanto seguirán contigo..pero si es en plan 'loregalo' suele ser rápido). Además sabes que se reutilizarán y el receptor no tendrá que adquirir un artículo nuevo para el mismo fin (importante para ayudar a la sostenibilidad).

Inconvenientes: no se me ocurre ninguno importante, sólo el hecho de que con determinados artículos que están nuevos sin estrenar (que los tendrás) o que supusieron una gran inversión (como el carro del bebé y demás) te hayas gastado un dinero que no vas a recuperar (a veces, eso duele..). Para estos tenemos más opciones.

Vender

Con los artículos que sean prácticamente nuevos o estén en muy buen estado, puedes intentar revenderlos, aunque hay que ser consciente de que el beneficio que saques será secundario (a veces será simbólico...) pero no te agobies, no esperes grandes fortunas porque si no, no te lo sacarás de encima (y recuerda que ese es el objetivo). Para vender hay varias opciones:

- Internet es lo más utilizado. Existen varias páginas donde puedes subir los objetos y ponerlos a la venta. El principal inconveniente es que mientras los recolocas, seguirán en tu casa...  realmente llega a ser un proceso lento. Algunas páginas que conozco son:

Chicfy: para tu ropa y complementos. Es una página muy de blogueras fashion (nada de bebés..) pero si tienes ropa y complementos que ya pertenecen a otra época (como un bolsito taan mono pero taan pequeño que siendo mami es inútil para ti..), allí tiene salida.

Ventajas: tú marcas el precio, y subir los objetos a la página es tan fácil como hacerle un par de fotos con el móvil. Mientras esperas que un artículo se venda puedes seguir usándolo (aún a riesgo de que ya no esté impecable cuando te lo compren...trátalo bien).

Inconvenientes: mientras esperas que se vendan, las cosas seguirán en tu casa, y cuando te compren algo tienes que preparar el paquete y llevarlo a correos (el envío es gratis, eso sí), así que hay que hacer una pequeña inversión de tiempo y espacio. Además, la página se queda una comisión del 20% (aunque el dinero hemos quedado que no nos importa..:)

Modavoladora: parecida a chicfy pero además de vender, está la opción de intercambiar y regalar, así que si tienes prisa y has decidido que no te importa regalarlo, es la opción más parecida a montar un mercadillo.

Ventajas: los objetos llegarán a personas fuera de tu círculo inmediato, lo que aumenta las posibilidades de recolocarlos. Si optas por regalar seguro que los sacas pronto. Si optas por vender la página no se lleva comisión.

Inconvenientes: el modo de pago y envío lo acuerdan el comprador y vendedor (o donante y receptor), así que hay que invertir un poco de tiempo en este proceso (contactar, quedar o hacer el envío...etc)

Creciclando: para las cosas de tu bebé, pero no se venden por dinero, sino que funciona por puntos: a cada objeto o prenda le asignan unos puntos y si los 'vendes' acumulas esos puntos para adquirir objetos de esta página.

La ventaja es que se promueve un sistema de intercambio, en lugar de compra-venta, y tus cosas siguen teniendo vida útil.

Los inconvenientes, como siempre si utilizas internet para esto, es que despejar tu espacio no será inmediato y hay que preparar el paquete (y en este caso puede ser toda una odisea porque hay objetos de bebé que son grandes e irregulares..). Además, al ser por puntos sólo puedes 'gastarlos' en su página.

Percentil: es una página donde se vende ropa, incluida la de bebé e infantil que le ha enviado la gente particular, como tú o yo.. Mandas la ropa que tengas en una bolsa especial (que la solicitas en su web y te la mandan a casa) y ellos hacen una selección-valoración de las mismas. Lo que no quieran lo donan a una ONG o te lo devuelven (eso lo eliges tú, aunque si quieres que te lo devuelvan has de pagar el envío) y te mandan el dinero por lo que se queden (si estás de acuerdo) que puede quedarse acumulado en tu cuenta de percentil para gastar allí, o hacerte un ingreso.  Es una buena opción para la ropa que se te queda nueva o incluso con etiqueta!..esa te la aceptan seguro... 

Ventajas: en este caso, aunque sea mediante internet, sacar los artículos de casa es bastante inmediato, porque es rellenar la bolsa y enviarla.

Inconvenientes: suelen darte bastante menos dinero del que tú te habías imaginado..ni siquiera la mitad de la mitad de lo que habías pagado (lo que da una idea de que pagamos demasiado por la ropa nueva..), y al enviarla no sabes con cuantas prendas se quedarán..quizás te encuentres con que se quedan 5 de 40.. Así que mejor asumir que es como una donación y si te dan algo, pues bienvenido sea.

- Tiendas de segunda mano. Hay algunas especializadas en artículos de bebé que te pueden venir muy bien tanto para dejar como para adquirir. Babyeco y Mi mamá recicla son algunos ejemplos. Suelen tener más artículos de puericultura y juguetes, pero también he visto algo de ropa. El funcionamiento suele ser el siguiente: les llevas el artículo y ellos lo tienen a la venta durante 3 meses, a la mitad del precio oficial. Si se vende, el beneficio se reparte a partes iguales (eso quiere decir que a ti te llega el 25% de lo que te costó..pero recuerda, no es un objetivo monetario..;)

Ventajas: lo sacas todo inmediatamente de tu casa.

Inconvenientes: el beneficio es poco, y hay que desplazarse hasta la tienda con los artículos (que a veces son voluminosos).

- Mercadillo de segunda mano: esta opción la descubrí hace poco a raíz de que se organizó uno en la localidad donde vivo y me pareció todo un acierto. Algunos ayuntamientos organizan mercadillos donde particulares pueden llevar toda clase de artículos en buen estado para vender. Tú marcas el precio y seleccionas los artículos. Yo llevé sólamente complementos míos: bolsos, fulards, collares, pendientes...y la verdad es que vendí bastante (y eso que en la hora de más gente se suspendío por lluvia..).

Las ventajas que tiene es que puedes conseguir deshacerte de tus cosas en un día y volver con el coche vacío (todo un placer..).Para ello mi consejo es que no te pases con los precios, recuerda que el objetivo es deshacerte de cosas, así que ponlas tiradas.. Y además añadiría que lo que sobre lo dejes en un contenedor de donación..que no vuelva a tu casa.

Inconvenientes: tienes que invertir ese día para estar allí en tu puesto, pero hay que tomárselo como una actividad divertida (que lo es). Además hay que llevar todas las cosas hasta allí, y cuando te pones a sacar trastos, ya sabéis..es como una mudanza!

Otras opciones para otros objetos

Hay otras categorías de objetos que se acumulan con bastante facilidad y a veces no sabemos muy bien como "dejarles ir": los libros y revistas.
No son muy susceptibles de colgarlos en una página de las mencionadas (aunque para los libros sí que hay opciones por internet), así que te propongo un par de soluciones que yo he probado y me han ido muy bien.
Libros: dónalos a una biblioteca. En mi caso tuve suerte porque la biblioteca de donde vivo sí que los aceptó (algunas te dicen que no, supongo que por saturación), aunque he de confesar que no los llevé todos de golpe por si rechazaban tanto volumen de faena (al fin y al cabo los tienen que catalogar..) La ventaja máxima es que realmente siguen estando a tu disposición, cuando quieras lo sacas y a leer. Y si no lo haces es señal de que hiciste bien en donarlo..
Revistas: este es otro material de lectura que se acumula por la idea de echarle un segundo vistazo, o por algún artículo que te interesa. Cuando compres una, léetela a fondo como si fuera un libro (yo, si me interrumpen, marco la página por donde seguir). Si te interesa algo, recórtalo (busca bien donde guardar eso, claro..). Y si ya está lista para partir, lo que hacía yo era llevarla al típico sitio donde hacen falta: la peluquería, la consulta del médico, una cafetería... Al menos alargas su vida útil.

Como conclusiones finales podemos decir que si quieres inmediatez en los resultados y rapidez en quitarte las cosas de encima, optes por donar o regalar (sobre todo si conoces a alguien que lo necesite). Si no te importa invertir más tiempo y esperar a que vayan saliendo las cosas de casa poco a poco, Internet es buena opción.

Y una observación: no caigas en la tentación de adquirir muchas cosas en estos sitios! Ya se sabe...pones 3 cosas a la venta y tú te llevas 5...

ALiCaduLa

Referencias:

www.nolotiro.org

www.chicfy.com

modavoladora.es

www.creciclando.com

www.percentil.com

www.babyeco.es

www.mimamarecicla.com



La Rotación: una última oportunidad para tus cosas

Escrito por MiniMamiS 31-05-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)


Hace unos meses hice un curioso experimento con mis pendientes y no llegue a explicar cómo acabó la cosa..Tenía tantos que decidi ponerme un par cada día a ver cuántos días estaba sin repetir, así daba una nueva oportunidad a los desaparecidos entre tantos pares (ya sabes, no te acuerdas de que los tienes porque no los ves..) y me permitía tomar una decisión sobre si me quedaba con cada par o no (además de realizar un conteo, que era la idea original..).

Esta idea original quedó en segundo plano (luego os cuento cuántos días estuve..); lo que pasó a primer lugar fue el hecho de que esta "técnica" me ayudó a seleccionar si me quedaba cada par o lo desechaba definitivamente. A veces hacer esta selección no es fácil: en este caso porque había mucha cantidad y es difícil controlar todos los que tienes; en otros casos las razones son variadas: objetos a los que tienes apego, o los guardas 'por si acaso', o los ves y son bonitos pero no tienes muy claro cómo te sentirás cuando los uses (esto sobre todo va por la ropa..). La única manera de hacer una buena selección es viendo si lo usas, pero para ser realista deberías darle una última oportunidad a ese objeto al menos un día (nada de coger una camiseta con las manos y mirarla como si estuvieras en la tienda..lo mejor es que pase una jornada contigo). Es lo que hice con los pendientes, lo que yo llamo la rotación: elegir un tipo de objeto y cada día usar uno, sin repetir. Y ese día hay que decidir si lo guardas o lo tiras.

Con el cambio de estación quizás te hayas topado con un montón de ropa veraniega que no tienes muy claro si quieres guardar o esperar a ver si este verano te sirve, o le sirve aún a tu peque, o como me pasó a mi, eres fan de los complementos (pañuelos, pendientes, bolsos..) y es hora de poner orden y quedarte con lo mejor.  Te invito a que practiques la rotación y le des una última oportunidad a tus cosas.

Ideas clave de la rotación y ventajas

Con esta técnica sencilla se consiguen varias cosas:

- Rescatar piezas que tenías olvidadas

- Comprobar de primera mano si vas a gusto con ellas. Quizás no recuerdes por qué no la usabas, pero en cuanto pases un día con ella, la razón volverá. Pueden ser unos zapatos que te hagan daño, o un bolso que no resulta práctico, o unos pendientes que te molestan, o una prenda de ropa que no te queda bien... En la percha todo queda bien, pero cuando le das uso la verdad sale a la luz.

- Se puede aplicar para casi cualquier cosa de uso cotidiano, de hecho seguro que lo has practicado inconscientemente alguna vez. El problema es que cuando nos topamos con algo que no nos convence al usarlo, en vez de tirarlo lo volvemos a guardar, por ejemplo si tenemos unos zapatos incómodos...¡como si fueran a cambiar por arte de magia! es obvio que seguirán siendo incómodos.. O si un vestidito ya no le cabe a tu hija..la que crece es ella, no el vestido: sácalo del armario.

- Objetos con los que puedes aplicar la rotación: tu ropa, la de tu bebé (no la guardes si es obvio que ya no le cabe..), complementos, libros (no lo guardes si es la enésima vez que intentas leerlo y te aburre soberanamente..), comida (puedes proponerte no comprar hasta que no vacíes la despensa), material escolar o de papelería (por supuesto, en cuanto cojas un boli que no escribe: a la basura, que no le crecerá tinta nueva como si fuera una flor..)

- Para ponerte en marcha elige tu categoría en cuestión, intenta tenerlo todo a la vista (aunque eso irá quedando solucionado según vayas usando cosas) y cada día usa una cosa de esa categoría. Puedes ir poco a poco o ir rotando varias a la vez (por ejemplo, ropa y complementos: cada día una camiseta y un bolso). Analiza bien cómo has pasado el día con ese objeto. Quizás antes de salir de casa ya te has dado cuenta de que esa prenda te roza, te pica o no combina con nada.. Ante eso la elección es fácil: no la vuelvas a guardar.

- Ten un espacio en casa (un cajón vacío, estante o caja) donde ir metiendo las prendas desechadas, para hacer un solo viaje al contenedor de ropa para donar o lo que sea que vayas a hacer con ella (mercadillo, donación..)

- Si tu categoría elegida es la ropa, es buena idea intentar no poner la lavadora todo el tiempo que puedas aguantar mientras tengas ropa para ponerte, así te obligas a usar tooodas las camisetas que tienes sin volver a coger tu favorita.. Cuando vayan quedando las que te producen fastidio te darás cuenta de la absurdez de tenerlas guardadas.

Parece un método lento, pero ya verás que en seguida han pasado unos cuantos días y has conseguido hacer ya bastantes elecciones. Esta técnica se complementa muy bien con la de tirar una cosa cada día, porque seguro que día sí, día no te encuentras con algún objeto que te molesta más que producirte alegría (como dice el método Konmari). Empieza hoy y ya verás que cuando tengas que hacer el cambio de armario tienes muchas menos cosas que guardar, pero bien elegidas.

La rotación de mis pendientes duró 6 meses..desde el 1 de septiembre hasta el 1 de marzo..Teniendo en cuenta que hubo pares que nada más sacarlos de la caja los deseché, tenía más de 200 pares..Ahora sigo teniendo una buena caja, pero bien elegida. Sigo poniendome un par cada día para lucirlos todos.

¿Y tú? ¿Con qué objeto practicarías la rotación? ¿Cuántos días estuviste sin repetir?

ALiCaduLa