MiniMamiS

Ideas y reflexiones para mamis minimalistas

Por una vida con bebé pero sin estrés

Reconquista tu tiempo libre: delega

Escrito por MiniMamiS 30-10-2015 en Organización. Comentarios (0)

Conseguir más tiempo para hacer todas las tareas se ha convertido en un objetivo generalizado, pero sobre todo cuando te conviertes en papimami. De repente hay muchas más cosas que hacer y el día sigue teniendo 24 horas (incluso parece que menos porque no eres tan eficiente...duermes poco, hay que adaptarse a las nuevas rutinas, etc..)

Para intentar hacerlo todo existen varias estrategias: hay que organizarse bien,  intentar ser eficiente, se puede optar ser multitarea (nada recomendable) y otra posibilidad es reducir esa lista de tareas.

El riesgo de intentar reducir la lista de tareas es que, como hay tareas que no se pueden eliminar (sobre todo las nuevas añadidas relacionadas con tu bebé) al final se acaban eliminando las actividades personales, como tus hobbies y proyectos (al menos durante una larga temporada). Para no sacrificar el bloque de las tareas personales en favor de las tareas obligadas, hay otra estrategia que debemos practicar y es delegar.

Delegar es más bien una habilidad, y se debe entrenar porque no todo el mundo sabe hacerlo (sobre todo las mamis que tendemos a querer hacerlo todo..) Las razones por las que nos cuesta delegar son variadas: porque pensamos que sólo nosotras sabemos hacerlo, porque acabaremos antes si lo hacemos nosotras, porque empezamos haciendolo nosotras y ya es un hábito... pero todo eso se puede (y se debe) cambiar.

Partiendo del supuesto de que haya dos progenitores en casa (si tu hogar es monoparental ya es otra cuestión), ya tenemos dos adultos para poder hacer todo lo relacionado con la casa y con el bebé. Sólo se me ocurre una tarea que es exclusiva de la madre y sería dar el pecho, pero todo lo demás el papi lo puede hacer, así que ¡a repartir!

Consejos para el reparto de tareas

Elabora una lista con todas las tareas relacionadas con la casa y el bebé o los peques. Las de la casa suelen ser hacer la compra, limpiar y recoger, cocinar, lavar la ropa y tenderla, recogerla y guardarla (quizás también planchar..), bajar la basura, sacar al perro (si lo hay).. Las relacionadas con los peques (según edades) serían: darle de comer (pecho, biberón, papillas..), baño, vestirle, cambio de pañal, levantarse por la noche (la mayoría..), llevarlos a la guardería-cole y recogerlos (lo mismo si hace extraescolares), ir al pediatra.

Observa vuestras rutinas durante una semana y anota todas las tareas que se realizan y quién las realiza (y por qué). Tal vez parece que están muy repartidas y veáis que, efectivamente, siempre recaen las mismas en la misma persona.  Con la lista de tareas en mano toca analizar si las hace siempre la misma persona porque no hay más remedio (por horario de trabajo, por ejemplo) o se pueden alternar. No es muy buen argumento el "esto lo hago yo porque soy la mami"...(peor si te lo dice una tercera persona.."lo hace ella, que es la madre"...suena a que se hacen mejor por eso y las habilidades van con la persona, no con el género). Otra cosa es que asumas una determinada tarea porque te gusta especialmente, pero no porque creas que el otro no será capaz.

Con las tareas que se puedan repartir, organizad un nuevo horario semanal para ir alternándolas. Por ejemplo se pueden repartir las comidas (si no toma pecho, claro) y que cada uno le de una o que cada día se ocupe uno. O uno lleva al peque al cole o la guardería y el otro lo recoge. O uno lo baña y el otro lo duerme. O que cada noche se levante uno si se despierta... Las combinaciones son variadas y depende de los horarios y de las preferencias. En mi caso, que los dos trabajamos, yo la llevo a la guardería, la abuela la recoge y le da de comer y el papi la suele recoger después de la siesta. Por la tarde, si no estamos los dos, la pasea uno y cada día la baña uno y esa noche se levanta el otro. 

Si en casa hay más hijos y ya son más mayores, hay que intentar que vayan siendo autónomos y así habrá tareas que ya no tendrás que ir haciendo tú como recoger sus cosas, vestirlos o darles de comer. Al principio parece que será mejor si los haces tú porque acabas antes, pero a la larga es mejor dejarles y que lo aprendan bien, saldrás ganando.

Intenta ser estricta al principio. Es importante ponerse un poco cuadriculado y respetar el reparto, sobre todo si hasta ahora siempre hacías tú una determinada tarea, porque como cualquier otro hábito, por inercia o comodidad es muy tentador acabar haciéndolo tú. Puedes aprovechar, por ejemplo, el momento del baño para bajar tú la basura e irte a dar tu caminata, así no caerás en la tentación de asomarte "a ver como va"...

Ten la mente abierta. Por el mismo motivo que antes, al principio tendemos a inmiscuirnos a ver como lo hace el otro porque nos parece que nuestra manera es mejor. Pero no hay un modo mejor o peor de hacer una cosa, simplemente es diferente al tuyo pero eso no quiere decir que no sirva. Quizás te sorprendas y veas que se duerme sin problemas si va el papi a leerle un cuento... Vale, puede que el primer día que le pone unos leotardos a la peque tarde el triple que tú, pero al final se aprende. Y si no que elija él la ropa y le ponga un pantalón, que más da.

Después, relájate y haced alguna excepción. Cuando ya sea algo normal, por supuesto se puede alterar el horario y hacer alguna tarea que no te tocaba porque ha surgido alguna cosa. No pasa nada, siempre que no empiece a ser generalizado.

Delega en más personas. Esos abuelos que están deseando que se queden a dormir los nietos, o una amiga que te regala un vale de canguro por una noche, o cualquier otro que se ofrece a darle un paseo, llevarlos al parque, etc.. prueba y di que sí. Y tú vuelve a hacerte un horario semanal en el que puedas ir al gimnasio, tomarte un café, ir a cenar con tu pareja o con tus amigas...

Convierte el reparto de tareas en un hábito y reconquistarás tu tiempo libre.

Y tú, ¿Qué tareas haces siempre? ¿cuáles te ha costado más delegar? ¿en tu día sólo vas detrás de todos haciendo tareas obligadas y pocos hobbys?...

ALiCaduLa


PD. Este post nació de la anécdota que vivió una compañera de trabajo en la que, mientras asistía a un curso de formación, apareció un padre con su bebé llorando a moco tendido (el bebé, no el padre) buscando a la madre porque no sabía que hacer con él. La madre se tuvo que salir un rato para atenderlo (al bebé, no al padre....aunque tampoco andaría fino si había tenido que ir a buscarla..). Luego comentaron varias que la verdad era que todo lo relacionado con sus bebés lo hacían ellas...Mi compañera no tiene hijos aún pero le sorprendió un poco. Y con razón.

Dedicado a todos los papis que saben y quieren ser papis. Y a todas las mamis que a veces no nos acordamos de ellos y los necesitamos. (y a los peques que pueden disfrutarlos;)




Acumular..un problema de espacio, ¿o de tiempo?

Escrito por MiniMamiS 04-10-2015 en Minimalismo. Comentarios (1)

Fue a raíz de leerme "La magia del orden" (más conocido como el método KonMari) cuando pensé que una de las problemáticas de acumular muchas cosas no es sólo el espacio...sino el tiempo. Marie Kondo es una mujer que se dedica a ayudar a la gente a organizar su espacio. En su libro explica su método y algunas anécdotas sobre cosas que sus clientes acumulaban y, simplemente, no iban a tener días suficientes en su vida como para gastarlas..parece absurdo pero eso pasa.. Ella hablaba, por ejemplo, de un señor que tenía 100 cajas de bastoncillos para limpiarse los oídos. En total tenía bastoncillos para ¡55 años!, la edad del señor..es obvio que no iba a tener tiempo para acabárselos (a no ser que encontrara nuevos usos para los bastoncillos...)

Este ejemplo parece una exageración pero piénsalo..piensa en las típicas cosas que la gente suele tener muy repetidas en casa: libros, blocs de notas, pos-it, bolígrafos, ropa de tu hijo, accesorios de vestir... ¿cuánto tiempo necesitarías para leer todos los libros que no te has leído? ¿cuántos días podríais poneros ropa sin necesidad de lavar? ¿cuándo repetirías bolso si  usaras uno cada día?

Hace un mes empecé un experimento particular con mis pendientes, una de las cosas que más tengo (qué le vamos a hacer! me encantan). Siempre he sabido que tengo muchos, pero realmente no sabría decir cuantos (más de dos cifras seguro), lo cual implica que seguramente tengo demasiados... Y el problema es que no sacas todo su potencial porque siempre hay algunos que ya no te pones: porque no los ves, o hay otros que te gustan más o, el quit de la cuestión: no hay días suficientes para usar todo lo que tienes. Así que estoy poniéndome un par cada día hasta que los gaste todos sin repetir, así entre otras cosas, sabré cuántos tengo. Además les daré una segunda oportunidad a los más escondidos y podré detectar algunos que ya no sean de mi gusto y desecharlos. 

Quizás parece que no tienes tantas cosas porque tienes mucho espacio y eres muy ordenada, pero si piensas en escala temporal quizás te lleves una sorpresa. Echemos un vistazo a nuestra casa a ver qué cosas superan en número al tiempo disponible y qué podemos hacer...

Tu bebé

- Juguetes...Siempre hay alguna casa en la cual el número de juguetes que hay en el salón supera al número de todo lo demás. Ahí es muy obvio que hay demasiados, pero según este punto de vista temporal, una casa con una habitación de juegos tampoco se libraría de una reflexión. Si guardaras todos y dejaras disponible un juguete cada semana, ¿los gastaría todos antes de que entrara uno nuevo en casa? ¿o antes de que superara el rango de edad para jugar con cada uno? ¿cumpliría los tres años y aún tendría cosas de dos por estrenar? ¿cuánto tardaría en volver a jugar con el primer juguete de la lista?

- Su ropa. Ya sabéis que este es de los objetos de los niños que menos superarían la escala temporal...Quizás hayas hecho cambio de armario y te hayas encontrado con un montón de...todo. Piensa en cuánto tardarías en repetir algún modelito si le pones uno cada día: si puedes estar más de un mes hasta que le vuelves a poner una camiseta, es que tiene demasiadas. Y seguramente no se la pondrás más de dos veces porque ya no le cabrá. Lo que suele pasar es que más de la mitad de la ropa se quedará sin poner, y eso sí que es una pérdida de tiempo.

- Productos de aseo y similares, como toallitas, pañales, etc.. ¿Quién no ha visto una oferta de pañales o toallitas y se ha lanzado a acumularlos ese mes? suelen ser productos que se usan mucho y si se puede ahorrar, pues adelante.. Pero ojo, porque nos puede pasar como al señor de los bastoncillos y tener más productos que tiempo para gastarlos. Puede pasar que tengas pañales para dos meses y tu peque cambie de talla de pañal ese mes..O tantos paquetes de toallitas que te comen medio armario para otras cosas...Tampoco hace falta, que ofertas de este tipo son recurrentes y vuelven a salir.

- Artículos del cole. Aquí entran los objetos de papelería: lápices, bolis, libretas, etc..Si los peques ya tienen edad de dibujar y demás, suelen acumular cajas de plastidecor, ceras, lápices y cosas por el estilo. Con cada vuelta al cole acumulamos más porque tenemos tendencia a adquirirlo todo nuevo (o nos lo piden desde el cole todo nuevo, cosa que también es discutible..), cuando seguramente aún tenemos media caja llena (y el típico color que nunca se usa está nuevo). Plantéate seriamente reutilizar este material, dejar una cosa de cada disponible (una libreta, una caja de lapices, etc..) y hasta que no se gaste, no sacar otra igual. Si algo está en mal estado, como un lápiz que ya no se puede coger bien de lo cortito que está, se tira.

Tus cosas

- Libros. Si te gusta leer, seguramente tendrás una buena colección de libros. Con suerte puede que estén casi todos leídos, pero siempre se tienen unos cuantos 'en cola' esperando el gran día libre para ponerse (y con hijos esto se eterniza..) Cuenta los libros pendientes e imagina que necesitas, de media, un mes para leer cada uno (el tiempo que te dan en la biblioteca).... ¿cuántos meses necesitarías? puede que llegues a necesitar años.. Es momento de hacer selección y planificar un rato cada día para leer. O ser sincera y dejar de adquirir libros si van a estar un tiempo en cuarentena. Una alternativa es empezar a adquirirlos en formato electrónicos (al menos no ocupan tanto espacio).

- Tu ropa y accesorios. ¡Mírame a mi con los pendientes! eso vale de ejemplo para cualquier cosa que veas que tienes en demasiada cantidad en tu vestuario...¿Zapatos? ¿bolsos? ¿foulards o bufandas? ¿vaqueros, camisetas..? si te pusieras uno cada día ¿cuanto tardarías en repetir? quizás se haya acabado ya la temporada otoño-invierno para cuando acabes con todas las bufandas...piensa en seleccionar prendas especiales porque esas deberían de ver la luz más de un día cada veinte.

- Productos de aseo. Cremas, champús, colonias...Igual que en el caso de tu bebé, pero multiplícalo porque solemos usar más cosas..Y el problema añadido es que son cosas que caducan y solemos tener varios botes del mismo producto a medio acabar...Echa un vistazo a tu baño y analiza cuántos botes del mismo tipo de producto tienes ¿Te daría tiempo a gastarlos antes de que caduquen? Es hora de empezar a usar uno por uno sin parar a ver cuanto tardas en necesitar comprar otro (porque se ha acabado, claro, no comprar porque esta de oferta, o te apetece probarlo)

- Artículos de papelería. Libretitas, cuadernos, post-its y demás blocs de notas, bolígrafos de distintos tipos...Otro grupo de objetos que tendemos a acumular. Al menos yo, también por mi trabajo, de estas cosas tengo demasiadas.. Bolis que ya no vayan bien, tíralos (antes de hacer un agujero en el papel intentando que escriban...) El resto guárdalos juntos, quédate con uno de cada color si lo necesitas y a gastarlos. Con las libretitas igual. Si usaras una hoja de todos los blocs, etc que tienes para dejarle una nota alegre o de amor cada día a tu pareja, ¿cuántos días recibiría un mensajito?.. ;)

Analiza tu espacio, detecta esas cosas que superan en número a tu tiempo disponible y selecciona. En cada caso serán cosas diferentes, pero seguro que las hay.. velas, inciensos, infusiones, pelis de DVD, juegos de ordenador, artículos deportivos... Quédate con cosas que te inspiren alegría (como dice Marie Kondo), porque no habrá días suficientes para disfrutarlas si compiten con todas las demás. Las que sean especiales para ti deberían usarse todos los días, y deberían usarse ya.

ALiCaduLa

PD. En cuanto a mi experimento de los pendientes, empecé el 1 de septiembre y la caja sigue llenísima. A ver para cuantos días tengo..Será hora de quedarme con los más especiales. Ya os contaré.

Referencias:

Libro: "La magia del orden". Marie Kondo. Disponible en formato electrónico.

http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/

Proyecto 333 para Noa

Escrito por MiniMamiS 01-10-2015 en Minimalismo. Comentarios (0)

Hoy comienza una nueva temporada del Proyecto 333 (3 meses con 33 prendas de ropa) y, tal y como sugerí al principio de crear este blog, podríamos intentarlo aplicar al vestuario de los niños y encontrarnos con algunas sorpresas (quizás te quedes igualmente con cosas sin estrenar...quién sabe).

Así que esta temporada he hecho la lista para mi hija Noa. Tiene casi 14 meses y, obviamente, la ropa del otoño pasado no le vale (ni casi la del mes pasado..). Todo será usado por primera vez, aunque ya me he aplicado el cuento de tener ropa prestada (desde que nació ha tenido ropa de amigas) así que sólo me falta comprar alguna cosas que le harán falta, y se puede intentar que sean cosas de segunda mano (que en algunos sitios encuentras nuevas o casi nuevas).

Si recordáis un poco las normas, contaban ropa y accesorios (por suerte no usa bolso aún...;) No cuentan la ropa interior, ni pijamas, ni ropa de deporte, así que los bodys, los peleles y pijamas, no los he contabilizado (aún así intentaré que no pasen de dos cifras...). También tiene un chándal que, teniendo en cuenta la norma, no lo contaré. Sí que tendré que contar las zapatillas porque, aunque sean de deporte, las usará normalmente. No tengo muy claro qué hacer con los leotardos que usan con los vestidos...¿es ropa interior? ¿los contabilizo?...

Además, puedes tener tres prendas en la 'recámara' para irlas sacando durante los tres meses si las necesitas (a cambio de que guardes otras, claro). He dejado en reserva dos chaquetones más abrigados, para cuando haga más frío, y guardaré las más finas que usa ahora.

Mis consejos para hacer la selección

- Primero es sacar toda la ropa al hacer el cambio de armario, así puedes ver lo que se le ha quedado pequeño o está más estropeado y descartarlo (la pregunta sería ¿para qué guardaste ropa muy desgastada?...) En mi caso, no había ropa que sacar porque toda la anterior ya le estaba pequeña hace tiempo y no la guardé. Si te la habían dejado, como me ha pasado a mi, es momento de devolverla: no la guardes más tiempo en tu casa porque le perderás la pista, y además te ocupa espacio.

- Con la ropa que se puede aprovechar, ya puedes hacer una selección de la que te quedarás basándote, sobre todo, en que te guste de verdad para tu bebé. Si no eres muy de lazos y rosas, pues seguramente el vestido de la tía segunda no se lo pondrás...(y con los niños no vale el 'ya se lo pondré algún día..' porque ya se le habrá quedado pequeño).

- También es el momento de ver si necesitas alguna prenda y adquirirla.. ¿Muchos vestidos pero ningún leotardo? ¿calzado de otoño-invierno de su número? ¿pijamas? ¿ropa cómoda tipo chándal para la clase de 'psico' de la guarde? (es psicomotricidad...yo también me quedé dudando..)

- Empieza la selección hasta 33 (más las 3 de reserva). Si con algunas cosas tienes dudas, el consejo general para adultos es guardarla en una caja y ver si algún día te acuerdas de alguna prenda (o la necesitas) y la sacas para ponértela. Con los niños es poco práctico porque se le quedarán pequeñas... Déjalas en otro cajón pero no muy escondidas, y fíjate si de verdad acabas abriendo ese cajón o con tu selección de 33 pasas perfectamente.

- Seguramente tendrás algunas cosas que aún le vendrán un poco grandes: déjalas en reserva también y en cuanto se le quede algo pequeño, lo sustituyes. Esta sería una norma un poco diferente del proyecto original porque acabas con más de 3 prendas de reserva, es mi sugerencia (y mi pequeña-gran excepción con los niños), ya que quizás antes de que acaben los 3 meses, ha cambiado de talla.

Su 'pequelista'

- 6 camisetas de manga corta

- 6 camisetas de manga larga

- 4 pantalones

- 3 vestidos

- 4 jerseys

- 5 chaquetitas de punto

- un par de botines

- un par de zapatillas deportivas

- un par de zapatos

- Un chubasquero rojo

- Una chaqueta de entretiempo

A partir de aquí todo puede pasar..¿necesitaré ir cambiando cada mes alguna prenda? ¿tendrá suficiente con lo que he escogido? ¿tendrá suficiente al menos con lo que ahora tengo en casa o tendré que comprarle alguna cosa? ¿será diferente si es niño o niña, igual que en los adultos? (las chicas tenemos infinitamente más ropa y accesorios que los chicos)...

Eso ya me lo contáis vosotras...feliz cambio de estación ¡y de armario!

ALiCaduLa

Referencias:

www.proyecto333.org

http://minimamis.blogspot.es/1440597438/la-ropa-proyecto-333-con-bebes/

https://www.facebook.com/Minimamis-1060202617324211/timeline/?ref=hl


Preparando el nido

Escrito por MiniMamiS 19-09-2015 en Cosas. Comentarios (0)

El otro día mientras tomaba un café, una chica embarazada por segunda vez, comentaba la de cosas que tenía acumuladas y lo poco que las iba a aprovechar (por supuesto, con cierto tono de fastidio). Y es que, aparte de que ahora espera un chico para febrero y su hija es nacida en verano, siempre se tienen cosas que nunca se llegan a usar.

Por lo que comentaba, y por mi propia experiencia, he llegado a dos conclusiones: adquirimos demasiadas cosas la primera vez, y la idea consoladora de que así lo tendrás para el siguiente no resulta práctica (ni realista, muchas veces). Así que para intentar minimizar los excesos previos al nacimiento del bebé, veamos algunas ideas.

La fase de organizar el nido es otro momento clave de las mamis y papis para intentar no excederse y ser lo más práctico posible, ya que hoy en día esta fase trata sobre todo de adquirir las cosas que necesitará el bebé...Aquí están las palabras clave: "adquirir", " cosas" y "necesitar"... Y es que el mundo de la puericultura es infinito.. ¡la de cosas que pueden llegar a tener! y que, por supuesto, necesitas..o eso parece al principio.

Si eres primeriza puedes llegar a salir bastante estresada.. parece que no tendrás tiempo para conocerlo todo, conseguirlo y entender cómo usarlo... Tú has pensado en tres o cuatro cosas básicas y muy obvias (el carro, la silla del coche, la cuna...) y alguien te dice: "bueno, pero necesitarás una minicuna" ¿una qué? "bueno, el moisés"  ¿¿el qué??... y así una detrás de otra.

Si es el segundo tampoco te librarás de nuevas decisiones porque, como decíamos al principio, una gran mayoría de las cosas no las podrás reutilizar: o bien las está usando aún el primero, o nacen en una época muy diferente del año, o es de sexo diferente, o son cosas que ya no usaste  la primera vez.

Por supuesto la elección dependerá de la crianza que se quiera hacer: si no se le va a dar el pecho, no se necesitará un sacaleches; si a los papis y mamis les gusta el porteo, tendrán hasta dos mochilas y otros sólo funcionarán con el carro.. También hay que tener en cuenta que a todos los bebés no les funcionarán igual de bien todos los artilugios, algunos dormirán muy bien en la minicuna (hasta que casi no caben..) y otros practicarán el colecho y, algún día, pasarán a la cuna directamente..

La idea es que no hace falta tener de todo, porque sencillamente todo no lo vas a necesitar... En muchos casos tendrás que fiarte de tu instinto a la hora de adquirir un objeto (o determinado modelo de objeto) y si acabas con algo que no utilizas o que no le gusta al bebé, tampoco hay que empeñarse. Se regala o se presta y a otra cosa. Lo importante es que cumpla su función aunque sea a otra persona, ¡y que libere tu espacio!

Ideas para primerizas

- Elabora una lista con las cosas que crees que necesitarás. Puedes informarte o preguntar a una amiga, que además puede aconsejarte sobre lo que es prescindible o no (al menos según su experiencia), pero intenta no ir a una tienda a dejarte aconsejar sin una idea previa, porque hay tantos artículos que saldrás abrumada con tanta posibilidad. Y que exista un artículo no significa que lo vayas a necesitar.

- Adquiere lo que vayas a necesitar al principio para el recién nacido y no te adelantes mucho metiendo objetos en casa si no los podrá usar hasta los 6 meses. Por ejemplo, si quieres una silla para el baño puede esperar, porque hasta que no se mantenga sentado no podrá usarla. Quizás cuando llegue el momento veas que no te hace falta.

- Lo mismo vale para la ropa. Irás de compras y verás cosas monísimas que te darán ganas de llevarte ya, pero piensa que es uno de los artículos que más te van a regalar, mejor esperar y comprar de momento bodys y cosas básicas de recién nacido. Tampoco sabes cómo va a crecer tu peque..cuando por fin llegue el frío (o calor) puede que ese vestido o chaqueta tan mona no le quepa...

- Una de las causas de acumular un montón de artículos son los regalos: la familia y amigos quieren regalarte algo y no saben qué. Al final vamos añadiendo cosas para que puedan regalarte algo, pero piensa que si tú no habías pensado comprarlo, tampoco hace falta que te llegue por otra vía. Sé sincera cuando te pregunten qué necesitas y si es "nada", pues nada. Pueden esperar a más adelante (si necesitas algo de verdad) o hacer un bote entre amigos y ya lo administraréis cuando llegue el momento. O idealmente, celebrar el nacimiento con otros regalos que no sean 'cosas'.

- Por supuesto, si determinado artículo te lo pueden prestar, esta debería ser la primera opción. Le das una segunda vida y luego lo sacas de tu casa, recuperando el espacio.

- Piensa en la versión más funcional de cada artículo. Por ejemplo, en vez de tener una bañera-cambiador que ocupa bastante espacio y sólo le servirá un tiempo, puedes montar el cambiador sobre una cómoda u otro mueble en su habitación. Lo tienes todo a mano en los cajones (pañales, toallitas, ropa..) y después el mueble lo seguirás usando.

- Ten en cuenta el espacio disponible. En mi caso no era posible meter una bañera-cambiador porque sólo hay un baño y no es muy grande. La solución cómoda-cambiador nos ha ido perfecta.

Si es el segundo..

- Como ya has aprendido del primero (espero..) y realmente tendrás cosas que puedes utilizar (también lo espero..), no tendrás que adquirir muchas más. Lo que vayas a necesitar intenta, ahora sí, que sea prestado o de segunda mano. Ya habrás visto que muchas cosas de las tuyas están nuevas, así que al resto de las MiniMamiS les ocurre lo mismo.

- Quizás, más que adquirir, sea el momento de desechar y volver a hacer espacio para lo que viene. Repasa lo que tienes y selecciona: lo que no necesites (si está en mal estado, no fue útil la primera vez, etc) tíralo, regálalo o préstalo.

- Con la ropa y juguetes sé especialmente crítica. Aunque por época y sexo del bebé la puedas aprovechar, revisa bien su estado o si es de tu estilo, porque si no te convencía antes, tampoco se la pondrás al siguiente. Además ya habrás visto que no hace falta tener 10 pares de zapatitos, quédate con lo necesario, y que sea lo que más te guste. Y tampoco hace falta tener 5 juegos de cubos apilables o 10 peluches...quédate con un par y el resto dónalos (si consigues convencer al mayor, claro). Piensa que ahora se juntarán sus juguetes con los del hermano, y todo tiene un límite (de espacio sobre todo).

Mi experiencia personal

En mi caso también entraron en casa cosas que casi no usé (o no usamos en absoluto). Aún así creó que no nos hemos excedido mucho, más que nada porque nuestro espacio es limitado y nuestra peque sólo tiene un año...aún no se le han acumulado tropecientos regalos de cumpleaños o navidad..Supongo que todo llegará, pero espero aplicar una visión minimalista para simplificar todo eso.

- Mis imprescindibles: carro, cuna, silla de coche (de hecho, hay dos..una en cada coche), vigilabebés (prestado), bañera plegable (prestada), cambiador (colocado encima de la cómoda), cuna de viaje (comprada de segunda mano, para tenerla en casa de los abuelos y así cuando no estás, la pliegan y no molesta), bañerita hinchable (porque en casa de los abuelos hay plato de ducha..)

- Cosas prescindibles: silla de baño, hamaquita, mochila porta-bebés, dique para la bañera (para no gastar tanta agua..pero en cuanto el bebé se mueve ya un poco y se apoya, se suelta..tampoco es tan grande nuestra bañera)

- Cosas que no usé (aunque parezca mentira..): minicuna (menos mal que fue prestada), vajilla de plástico (plato y cubiertos...come en platos o cuencos normales), trona portátil (si vas de paseo puede comer en el carro, y en los restaurantes tienen tronas), chupetes (tenía media docena, todos regalados..pero ella no usó...), cojín para mantenerlo de lado al dormir (poníamos una toalla enrollada...y además con dos meses se daba la vuelta y dormía boca abajo), esterilizador (hirviendo las tetinas y demás el efecto es igual)... y seguro que me dejo alguna cosa..

Otros objetos que se suelen acumular...

Cosas como ropa, juguetes, arrullos, biberones, dosificadores para biberon, cadenitas de chupetes... se suelen tener por triplicado. Lo importante es detectar cuando dejan de usarse para no acumularlos demasiado tiempo en casa. Así que cuando ya no juegue con algún juguete, no lo tapes con el arrullo o no le quepa la ropa, saca esas cosas de casa.

Y no lo guardes para el siguiente, que ya sabes lo que pasa ;)

Y tú, ¿estás embarazada? ¿es la primera vez? ¿has aprovechado cosas de amigas o todo es nuevo?...feliz lista del bebé!!

Referencias:

Te puede interesar: http://minimamis.blogspot.es/1440752001/embarazo-un-buen-momento-para-empezar-a-simplificar/

Algunas páginas y tiendas de segunda mano:

www.creciclando.org

www.mimamarecicla.com

www.percentil.com


Un Mes Sin Comprar Nada Nuevo

Escrito por MiniMamiS 04-09-2015 en Retos y experimentos. Comentarios (1)

Hace un tiempo apareció una iniciativa bastante minimalista (o al menos poco consumista..) en la que se retaba a no comprar nada nuevo durante un mes (Buy nothing new). El mes elegido era octubre y, aparte del reto en sí, el objetivo era reflexionar un poco acerca de cómo gastamos nuestro tiempo y dinero y de las necesidades reales que tenemos.

Por supuesto ya me veis venir, mi propuesta es que participemos. Se trata de hacerlo durante 30 días seguidos, así que lo propongo ahora y así podéis empezar ya (quizás estemos pelados con la vuelta al cole...) o rumiarlo hasta el 1 de octubre y aceptar el reto ahí. No vale darse el atracón de compras el día antes! ;)

En esta ocasión la propuesta va para las minimamis y sus peques. Es decir, tampoco compres nada para tu bebé (o no tan bebé) este mes. Sería más fácil hacerlo sólo con sus compras, pero así predicas con el ejemplo (no le vas a negar un chupa-chups en el súper y luego tú te llevas un helado, que tampoco es nutricionalmente esencial...)

El objetivo de todo este jaleo (del que ya estaréis pensando :'sí, hombre..imposible'..) va más allá de hacernos reir (o sudar..). Deberíamos pensar en cosas como:

- Si realmente necesitas ese artículo.

- Cual es su ciclo de vida, de donde viene, cual es su impacto ambiental.

- Quién se beneficia de mi compra

- Cuales son las alternativas

- ¿Ir de compras es un hobby? porque podría estar gastando ese tiempo en otras actividades...

Algunas aclaraciones y consejos

Se trataría de no comprar nada realmente imprescindible, así que comida, medicinas o determinados productos de higiene sí que se pueden (y se deben) comprar. Aún así, siempre aplicando el sentido común, por ejemplo: valen pañales y papel higiénico (obviamente..) pero mientras te quede gel de baño no deberías comprar el pack de tres de oferta en la parafarmacia. Así vamos gastando cosas de aseo, que siempre suelen estar tripitidas...

Sobre todo se trata de prescindir de objetos y servicios superfluos, pero por supuesto que pagar las facturas o poner gasolina deberás hacerlo (otra cosa es que te plantees reducir el uso del coche para poner menos).

Consejos para intentar llevarlo a cabo:

- Para evitar que tu hijo se ponga pesado pidiéndote cosas (si ya tiene edad) y haga peligrar las buenas intenciones, no te lo lleves al súper (es una norma general de experto, o de madre, para ahorrar en la compra). Aquello es un mar de tentaciones y acabará pidiéndote algo que no está en la lista (o cogiéndolo directamente).

- En el súper, ya que lo hemos nombrado, ve con una lista bien detallada. Principalmente de alimentos, que entra dentro de lo imprescindible.

- Haz a tus hijos partícipes del reto. En el fondo es un juego y es fácil 'chincharles' y animarles para que lo consigáis (serán tu pepito Grillo..).

- Cada vez que te veas en la situación de llevarte algo y, por supuesto, no lo hagas, puedes ir guardando el dinero que te hubieras gastado (el bote del no-compré). Al final del mes te puedes llevar una sorpresa y, aunque el objetivo no sea sólo monetario, da que pensar...)

- No visites sitios tentadores. Nada de quedar con una amiga 'para ir de compras', iros a cenar o a tomar un café (en un sitio que no sea un centro comercial).

- Si no es mucho riesgo, directamente sal de casa sin dinero. Sabe un poco mal por si acaso, pero ya no necesitamos suelto para la cabina ( ¿la qué?...), efectivamente: podríamos usar el móvil. Así que si sales a dar una vuelta por tu barrio o a sacar al perro, vete sin el monedero.

- Si definitivamente ves que necesitas algo, no lo compres aún, espera unos días y piensa otras opciones. Quizás te lo puedan prestar, o tienes algo igual en casa y no te acordabas. Por supuesto, si no hay más remedio, adelante.

- Realiza actividades de tiempo libre que no impliquen ir a comprar. Esto incluye el tiempo que pasas con tu peque, pasead por la playa, la montaña o jugad a algo en casa.

-  No te anticipes mucho a posibles situaciones que puedas tener que impliquen comprar, como un cumpleaños este mes o un viajecito un fin de semana. La gracia es ver cómo salimos del paso y qué alternativas encontramos antes que comprar algo.

- Si realmente lo quieres, espera a que pasen los 30 días. Suele haber un fenómeno curioso en el que, pasado ese tiempo, curiosamente, has encontrado otra alternativa o sencillamente te has olvidado de ellos  y ya no lo necesitas..

¿Os animáis? Os reto. Ya nos contaremos!

ALiCaduLa

Referencias:

Página oficial de 'Un mes sin comprar nada nuevo' http://www.buynothingnew.com.au/