MiniMamiS

Ideas y reflexiones para mamis minimalistas

Por una vida con bebé pero sin estrés

CeLebrémosLo..

Escrito por MiniMamiS 05-08-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Agosto es, desde hace relativamente poco tiempo, un mes de celebraciones. Es el mes en que nació mi hija y, un año después, agosto marcó el inicio de este blog.

Ambas cosas están relacionadas, porque fue con la maternidad cuando inicié un aprendizaje sobre como llevar toda esa nueva situación de la manera más sencilla y feliz posible. La maternidad me hizo desear una vida más sencilla (ya que se complica bastante la cosa con ella..) y empecé mis experimentos en esto del minimalismo, dejando atrás objetos y rutinas que ahora no tenían cabida en mi día a día (ni literalmente por falta de espacio o tiempo, ni metafóricamente por falta de energía mental para ello..).

Quieres hacer muchas cosas, y encima seguir haciendo algunas de antes, pero tarde o temprano te das cuenta de que tu vida ya no es la de antes (ni falta que hace..), y que de hecho hace tiempo que ya no lo es, bastante antes de la maternidad. Has ido dejando etapas atrás, sólo que como seguías siendo tú el centro de la ecuación, no te dabas mucha cuenta.

En cualquier momento, si querías, podías irte de juerga con las amigas (aunque hace tiempo que ya no lo hacíais). También podías hacer un viaje de dos semanas al otro lado del charco (pero aún no lo habías hecho..quizás no te llamaba mucho la atención de todas formas). Echas de menos tu vida anterior a la maternidad, pero esa vida ya era diferente de la etapa anterior (por ejemplo, la vida laboral respecto a la vida universitaria..). La diferencia es que con la llegada del bebé no te había dado tiempo a hacerte a la idea. Es un cambio de un día para otro (por mucho que digan que tienes 9 meses para hacerte a la idea..no te la haces totalmente, y eso que la mente humana es muy imaginativa), así que hay que tomarse un tiempo de 'transición' para empezar a disfrutar. Yo ya estoy en ello, pero reconozco que lo he pasado mal, con sensacion de 'no voy a poder con todo' y de pérdida de mi vida anterior que aún no tenía muy asumida. Pero ya he pasado mi periodo de transición y me centro más en lo que tengo que en lo que no tengo (igual que lo que aconsejan para desechar trastos: céntrate en lo que te vas a quedar y no en lo que vas a tirar).

Tengo muchas cosas en mente aún por escribir, cosas que he probado, libros que he leído, mis adaptaciones y experiencias a diferentes consejos.. pero, por supuesto, sin estrés. Agosto, además, es el mes del relax (bueno..según como te hayas planteado las vacaciones...) y del reseteo mental para la segunda fase de buenos propósitos típica de septiembre. Así que de momento ¡celebrémoslo!

Para celebrar el primer año del blog he decidido darle un empujón a mi operación 'sácalotodoya' y voy a regalar toodas las cosas que llevan de media un año esperando a ver si las rescato o las vendo (muchas las llevé al mercadillo de 2ª mano, otras están en internet). Un año es suficiente ocupando mi espacio. Es hora de partir y que vuelvan a respirar.

Mi propuesta es la siguiente: he puesto los artículos en una página que se llama modavoladora.es donde, además de vender,se puede intercambiar y ¡regalar!. Todos mis objetos están para regalar, así que si os gusta algo, lo escogéis y contactaremos vía mail para el envío (que es lo único que habría que pagar porque lo pondría contrarreembolso). Para encontrar mis artículos sólo tienes que poner en el buscador 'minimamis', que es mi usuario y te saldrán todos.

Por supuesto si eres de mi círculo próximo, amiga mía, y nos vemos cada día (o nos vamos a ver pronto) me mandas un wasspp o similar y me dices lo que quieres ;) Nos tomamos un café a nuestra salud.

Aprovechad y hacemos un mercadillo on line. Tú reutilizas y yo saco. Y mis bolsos tan felices de ver la luz del sol ;D

Y FeLiZ Verano!! Celébralo!

ALiCaduLa

Qué hacer con tus "trastos": pros y contras

Escrito por MiniMamiS 28-06-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Cuando decidas lanzarte a despejar tu espacio, te encontrarás con objetos que todavía tienen mucha vida útil aunque a ti ya no te sirvan. Hay varias opciones para recolocarlos, las cuales hemos ido nombrando en algunos post. Aquí vamos a explicarlas con algo más de detalle, con sus ventajas e inconvenientes (según mi experiencia). Los artículos de bebés ya veréis que se pueden adaptar a cualquiera de las opciones, porque suelen estar en buen estado cuando a ti ya no te valen, así que puedes incluso intentar sacar un dinerito con ellos. En otras ocasiones, por tus circunstancias o el tipo de objeto, la donación será la mejor opción. Vamos a ir viendo posibilidades.

Donar, prestar o regalar.

Casi todos los objetos son susceptibles de entrar en esta categoría, siempre habrá alguien que aproveche lo que a ti ya no te sirve. Aquí se incluiría regalar o prestar ropa y objetos de tus peques a alguna amiga que vaya a tener un bebé, dejar la ropa que ya no quieres en los contenedores dedicados a ese fin, llevarla a cáritas o alguna ONG o subir objetos que ya no quieras a páginas de internet como nolotiro.org, donde se regalan los artículos (sólo hay que ir a buscarlos)

Ventajas: sobre todo es la rapidez en sacar esas cosas de tu casa (excepto si las ofreces por internet, que mientras tanto seguirán contigo..pero si es en plan 'loregalo' suele ser rápido). Además sabes que se reutilizarán y el receptor no tendrá que adquirir un artículo nuevo para el mismo fin (importante para ayudar a la sostenibilidad).

Inconvenientes: no se me ocurre ninguno importante, sólo el hecho de que con determinados artículos que están nuevos sin estrenar (que los tendrás) o que supusieron una gran inversión (como el carro del bebé y demás) te hayas gastado un dinero que no vas a recuperar (a veces, eso duele..). Para estos tenemos más opciones.

Vender

Con los artículos que sean prácticamente nuevos o estén en muy buen estado, puedes intentar revenderlos, aunque hay que ser consciente de que el beneficio que saques será secundario (a veces será simbólico...) pero no te agobies, no esperes grandes fortunas porque si no, no te lo sacarás de encima (y recuerda que ese es el objetivo). Para vender hay varias opciones:

- Internet es lo más utilizado. Existen varias páginas donde puedes subir los objetos y ponerlos a la venta. El principal inconveniente es que mientras los recolocas, seguirán en tu casa...  realmente llega a ser un proceso lento. Algunas páginas que conozco son:

Chicfy: para tu ropa y complementos. Es una página muy de blogueras fashion (nada de bebés..) pero si tienes ropa y complementos que ya pertenecen a otra época (como un bolsito taan mono pero taan pequeño que siendo mami es inútil para ti..), allí tiene salida.

Ventajas: tú marcas el precio, y subir los objetos a la página es tan fácil como hacerle un par de fotos con el móvil. Mientras esperas que un artículo se venda puedes seguir usándolo (aún a riesgo de que ya no esté impecable cuando te lo compren...trátalo bien).

Inconvenientes: mientras esperas que se vendan, las cosas seguirán en tu casa, y cuando te compren algo tienes que preparar el paquete y llevarlo a correos (el envío es gratis, eso sí), así que hay que hacer una pequeña inversión de tiempo y espacio. Además, la página se queda una comisión del 20% (aunque el dinero hemos quedado que no nos importa..:)

Modavoladora: parecida a chicfy pero además de vender, está la opción de intercambiar y regalar, así que si tienes prisa y has decidido que no te importa regalarlo, es la opción más parecida a montar un mercadillo.

Ventajas: los objetos llegarán a personas fuera de tu círculo inmediato, lo que aumenta las posibilidades de recolocarlos. Si optas por regalar seguro que los sacas pronto. Si optas por vender la página no se lleva comisión.

Inconvenientes: el modo de pago y envío lo acuerdan el comprador y vendedor (o donante y receptor), así que hay que invertir un poco de tiempo en este proceso (contactar, quedar o hacer el envío...etc)

Creciclando: para las cosas de tu bebé, pero no se venden por dinero, sino que funciona por puntos: a cada objeto o prenda le asignan unos puntos y si los 'vendes' acumulas esos puntos para adquirir objetos de esta página.

La ventaja es que se promueve un sistema de intercambio, en lugar de compra-venta, y tus cosas siguen teniendo vida útil.

Los inconvenientes, como siempre si utilizas internet para esto, es que despejar tu espacio no será inmediato y hay que preparar el paquete (y en este caso puede ser toda una odisea porque hay objetos de bebé que son grandes e irregulares..). Además, al ser por puntos sólo puedes 'gastarlos' en su página.

Percentil: es una página donde se vende ropa, incluida la de bebé e infantil que le ha enviado la gente particular, como tú o yo.. Mandas la ropa que tengas en una bolsa especial (que la solicitas en su web y te la mandan a casa) y ellos hacen una selección-valoración de las mismas. Lo que no quieran lo donan a una ONG o te lo devuelven (eso lo eliges tú, aunque si quieres que te lo devuelvan has de pagar el envío) y te mandan el dinero por lo que se queden (si estás de acuerdo) que puede quedarse acumulado en tu cuenta de percentil para gastar allí, o hacerte un ingreso.  Es una buena opción para la ropa que se te queda nueva o incluso con etiqueta!..esa te la aceptan seguro... 

Ventajas: en este caso, aunque sea mediante internet, sacar los artículos de casa es bastante inmediato, porque es rellenar la bolsa y enviarla.

Inconvenientes: suelen darte bastante menos dinero del que tú te habías imaginado..ni siquiera la mitad de la mitad de lo que habías pagado (lo que da una idea de que pagamos demasiado por la ropa nueva..), y al enviarla no sabes con cuantas prendas se quedarán..quizás te encuentres con que se quedan 5 de 40.. Así que mejor asumir que es como una donación y si te dan algo, pues bienvenido sea.

- Tiendas de segunda mano. Hay algunas especializadas en artículos de bebé que te pueden venir muy bien tanto para dejar como para adquirir. Babyeco y Mi mamá recicla son algunos ejemplos. Suelen tener más artículos de puericultura y juguetes, pero también he visto algo de ropa. El funcionamiento suele ser el siguiente: les llevas el artículo y ellos lo tienen a la venta durante 3 meses, a la mitad del precio oficial. Si se vende, el beneficio se reparte a partes iguales (eso quiere decir que a ti te llega el 25% de lo que te costó..pero recuerda, no es un objetivo monetario..;)

Ventajas: lo sacas todo inmediatamente de tu casa.

Inconvenientes: el beneficio es poco, y hay que desplazarse hasta la tienda con los artículos (que a veces son voluminosos).

- Mercadillo de segunda mano: esta opción la descubrí hace poco a raíz de que se organizó uno en la localidad donde vivo y me pareció todo un acierto. Algunos ayuntamientos organizan mercadillos donde particulares pueden llevar toda clase de artículos en buen estado para vender. Tú marcas el precio y seleccionas los artículos. Yo llevé sólamente complementos míos: bolsos, fulards, collares, pendientes...y la verdad es que vendí bastante (y eso que en la hora de más gente se suspendío por lluvia..).

Las ventajas que tiene es que puedes conseguir deshacerte de tus cosas en un día y volver con el coche vacío (todo un placer..).Para ello mi consejo es que no te pases con los precios, recuerda que el objetivo es deshacerte de cosas, así que ponlas tiradas.. Y además añadiría que lo que sobre lo dejes en un contenedor de donación..que no vuelva a tu casa.

Inconvenientes: tienes que invertir ese día para estar allí en tu puesto, pero hay que tomárselo como una actividad divertida (que lo es). Además hay que llevar todas las cosas hasta allí, y cuando te pones a sacar trastos, ya sabéis..es como una mudanza!

Otras opciones para otros objetos

Hay otras categorías de objetos que se acumulan con bastante facilidad y a veces no sabemos muy bien como "dejarles ir": los libros y revistas.
No son muy susceptibles de colgarlos en una página de las mencionadas (aunque para los libros sí que hay opciones por internet), así que te propongo un par de soluciones que yo he probado y me han ido muy bien.
Libros: dónalos a una biblioteca. En mi caso tuve suerte porque la biblioteca de donde vivo sí que los aceptó (algunas te dicen que no, supongo que por saturación), aunque he de confesar que no los llevé todos de golpe por si rechazaban tanto volumen de faena (al fin y al cabo los tienen que catalogar..) La ventaja máxima es que realmente siguen estando a tu disposición, cuando quieras lo sacas y a leer. Y si no lo haces es señal de que hiciste bien en donarlo..
Revistas: este es otro material de lectura que se acumula por la idea de echarle un segundo vistazo, o por algún artículo que te interesa. Cuando compres una, léetela a fondo como si fuera un libro (yo, si me interrumpen, marco la página por donde seguir). Si te interesa algo, recórtalo (busca bien donde guardar eso, claro..). Y si ya está lista para partir, lo que hacía yo era llevarla al típico sitio donde hacen falta: la peluquería, la consulta del médico, una cafetería... Al menos alargas su vida útil.

Como conclusiones finales podemos decir que si quieres inmediatez en los resultados y rapidez en quitarte las cosas de encima, optes por donar o regalar (sobre todo si conoces a alguien que lo necesite). Si no te importa invertir más tiempo y esperar a que vayan saliendo las cosas de casa poco a poco, Internet es buena opción.

Y una observación: no caigas en la tentación de adquirir muchas cosas en estos sitios! Ya se sabe...pones 3 cosas a la venta y tú te llevas 5...

ALiCaduLa

Referencias:

www.nolotiro.org

www.chicfy.com

modavoladora.es

www.creciclando.com

www.percentil.com

www.babyeco.es

www.mimamarecicla.com



La Rotación: una última oportunidad para tus cosas

Escrito por MiniMamiS 31-05-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)


Hace unos meses hice un curioso experimento con mis pendientes y no llegue a explicar cómo acabó la cosa..Tenía tantos que decidi ponerme un par cada día a ver cuántos días estaba sin repetir, así daba una nueva oportunidad a los desaparecidos entre tantos pares (ya sabes, no te acuerdas de que los tienes porque no los ves..) y me permitía tomar una decisión sobre si me quedaba con cada par o no (además de realizar un conteo, que era la idea original..).

Esta idea original quedó en segundo plano (luego os cuento cuántos días estuve..); lo que pasó a primer lugar fue el hecho de que esta "técnica" me ayudó a seleccionar si me quedaba cada par o lo desechaba definitivamente. A veces hacer esta selección no es fácil: en este caso porque había mucha cantidad y es difícil controlar todos los que tienes; en otros casos las razones son variadas: objetos a los que tienes apego, o los guardas 'por si acaso', o los ves y son bonitos pero no tienes muy claro cómo te sentirás cuando los uses (esto sobre todo va por la ropa..). La única manera de hacer una buena selección es viendo si lo usas, pero para ser realista deberías darle una última oportunidad a ese objeto al menos un día (nada de coger una camiseta con las manos y mirarla como si estuvieras en la tienda..lo mejor es que pase una jornada contigo). Es lo que hice con los pendientes, lo que yo llamo la rotación: elegir un tipo de objeto y cada día usar uno, sin repetir. Y ese día hay que decidir si lo guardas o lo tiras.

Con el cambio de estación quizás te hayas topado con un montón de ropa veraniega que no tienes muy claro si quieres guardar o esperar a ver si este verano te sirve, o le sirve aún a tu peque, o como me pasó a mi, eres fan de los complementos (pañuelos, pendientes, bolsos..) y es hora de poner orden y quedarte con lo mejor.  Te invito a que practiques la rotación y le des una última oportunidad a tus cosas.

Ideas clave de la rotación y ventajas

Con esta técnica sencilla se consiguen varias cosas:

- Rescatar piezas que tenías olvidadas

- Comprobar de primera mano si vas a gusto con ellas. Quizás no recuerdes por qué no la usabas, pero en cuanto pases un día con ella, la razón volverá. Pueden ser unos zapatos que te hagan daño, o un bolso que no resulta práctico, o unos pendientes que te molestan, o una prenda de ropa que no te queda bien... En la percha todo queda bien, pero cuando le das uso la verdad sale a la luz.

- Se puede aplicar para casi cualquier cosa de uso cotidiano, de hecho seguro que lo has practicado inconscientemente alguna vez. El problema es que cuando nos topamos con algo que no nos convence al usarlo, en vez de tirarlo lo volvemos a guardar, por ejemplo si tenemos unos zapatos incómodos...¡como si fueran a cambiar por arte de magia! es obvio que seguirán siendo incómodos.. O si un vestidito ya no le cabe a tu hija..la que crece es ella, no el vestido: sácalo del armario.

- Objetos con los que puedes aplicar la rotación: tu ropa, la de tu bebé (no la guardes si es obvio que ya no le cabe..), complementos, libros (no lo guardes si es la enésima vez que intentas leerlo y te aburre soberanamente..), comida (puedes proponerte no comprar hasta que no vacíes la despensa), material escolar o de papelería (por supuesto, en cuanto cojas un boli que no escribe: a la basura, que no le crecerá tinta nueva como si fuera una flor..)

- Para ponerte en marcha elige tu categoría en cuestión, intenta tenerlo todo a la vista (aunque eso irá quedando solucionado según vayas usando cosas) y cada día usa una cosa de esa categoría. Puedes ir poco a poco o ir rotando varias a la vez (por ejemplo, ropa y complementos: cada día una camiseta y un bolso). Analiza bien cómo has pasado el día con ese objeto. Quizás antes de salir de casa ya te has dado cuenta de que esa prenda te roza, te pica o no combina con nada.. Ante eso la elección es fácil: no la vuelvas a guardar.

- Ten un espacio en casa (un cajón vacío, estante o caja) donde ir metiendo las prendas desechadas, para hacer un solo viaje al contenedor de ropa para donar o lo que sea que vayas a hacer con ella (mercadillo, donación..)

- Si tu categoría elegida es la ropa, es buena idea intentar no poner la lavadora todo el tiempo que puedas aguantar mientras tengas ropa para ponerte, así te obligas a usar tooodas las camisetas que tienes sin volver a coger tu favorita.. Cuando vayan quedando las que te producen fastidio te darás cuenta de la absurdez de tenerlas guardadas.

Parece un método lento, pero ya verás que en seguida han pasado unos cuantos días y has conseguido hacer ya bastantes elecciones. Esta técnica se complementa muy bien con la de tirar una cosa cada día, porque seguro que día sí, día no te encuentras con algún objeto que te molesta más que producirte alegría (como dice el método Konmari). Empieza hoy y ya verás que cuando tengas que hacer el cambio de armario tienes muchas menos cosas que guardar, pero bien elegidas.

La rotación de mis pendientes duró 6 meses..desde el 1 de septiembre hasta el 1 de marzo..Teniendo en cuenta que hubo pares que nada más sacarlos de la caja los deseché, tenía más de 200 pares..Ahora sigo teniendo una buena caja, pero bien elegida. Sigo poniendome un par cada día para lucirlos todos.

¿Y tú? ¿Con qué objeto practicarías la rotación? ¿Cuántos días estuviste sin repetir?

ALiCaduLa

Espacios descontrolados: el CoChe

Escrito por MiniMamiS 15-04-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Hay mucha información sobre minimalismo y organización para coger ideas que te pueden venir muy bien en esto de despejar tu casa y adoptar un estilo de vida más mínimo. Hace unos días os hablaba sobre el libro ‘Menos es más’, y el verano pasado también me leí ‘La magia del orden’, más conocido como el método Konmari. También me gustó mucho y he aplicado su enfoque para algunas cosas.

Y es que, en lo que coinciden todas las publicaciones es que, cuando empiezas, te animas. Consigues ver algún estante vacío, o una caja entera (y sin nada para llenarla!!), y estás rodeado de objetos ‘con alma’. Hay menos que guardar cada día, y se limpia todo más fácil. Incluso con tu bebé, también gestionas mejor sus cosas, su ropa y sus juguetes, y sabes desechar lo que ya no le sirve o está roto sin mucho sentimentalismo.

Sientes que tienes tu hogar bajo control y, de hecho, ante la típica pregunta de ‘si viniera una visita inesperada te estresarías por estar todo patas arriba?’, orgullosamente dirías que no. Pero…¿y si inesperadamente tuvieras que llevar a un conocido en tu coche a algún sitio? ¿dirías la típica frasecita de ‘uff, la verdad es que tengo el coche hecho un asco’ (por dentro) y antes de entrar tendrías que apartarle botellas del suelo, juguetes o papeles del asiento, etc..?

¿Por qué tengo un trastero móvil?

Las razones por las que pasa esto son varias, principalmente basadas en que usamos el coche como ‘zona de paso’ para nuestras cosas. No hay intención de que se queden ahí, pero pasa..

Se dejan cosas que queremos tirar o donar: las bajamos al coche para ir al sitio en cuestión yendo al trabajo o donde sea, y llegado el momento se nos olvida (sobre todo si están en el maletero y no las vemos). Mejor ves al sitio a propósito.

Se dejan cosas para devolver o prestar a alguien. Las bajas para cuando veas a la persona, pero quizás pasen semanas..(y cuando la ves no le viene bien llevárselo..). Mejor queda para darle el objeto en cuestión.

También dejamos cosas que usamos casi cada día: la bolsa del bebé, material del trabajo, apuntes, material deportivo o la bolsa del gimnasio.. El problema es dejarlo cuando viene una temporada que ya no se va a usar (vacaciones, un fin de semana…)

Y luego hay circunstancias especiales: en mi caso, por ejemplo, no tengo ascensor, así que con un bebé (y toda su logística) uso el coche como ‘habitación en la planta baja’ para dejar algunas cosas (como el carro, que lo guardamos en el maletero, nunca sube a casa). Y es que si uno está solo con la peque, no puede bajar todo de golpe y además a ella en brazos. Y tampoco se pueden hacer dos viajes porque en alguno habría que dejarla a ella sola (sería como el acertijo de pasar una lechuga, una oveja y un lobo al otro lado del río sólo con una balsa..).

Analizando..y despejando!

Me tocaba hacer inventario del coche. Lo saqué todo y practiqué el método Streamline con él:

S-T (saquemos todo del coche y clasifiquémoslo en trasto, traspaso o tesoro): todo lo que me encontré en el coche casi vale un documento adjunto… Os pongo sólo los objetos que serían ‘tesoro’ y 'traspaso' y para los trastos ya os pongo una PD..;)

Como tesoro estarían las cosas que deben estar en el coche: documentación pero sin papeles desfasados, los CD’s (porque en casa no tengo reproductor, hacen más papel en el coche. Y la verdad es que sin música no puedo viajar), recambio de las bombillas, el chaleco reflectante, el parasol para el parabrisas, la funda con el triángulo, la silla del bebé, las dos tarjetas para entrar al trabajo (pero en verano van fuera porque las cambian cada curso). Y en mi caso haré una excepción con el carro porque sin ascensor no tengo mejor solución..cuando ya no lo necesite, se saca.

Como traspaso en este caso serían las cosas que realmente deben estar en casa: un paragüas, gafas de sol (típicas cosas ‘porsiacaso’), zapatillas para conducir en verano porque con sandalia sin talón no se puede (en invierno no tienen por qué estar ahí), y media docena de libros que llevo en el maletero para donar a la biblioteca (desde hace seis meses...)

Y todo lo demás es trasto..os invito a leer la PD al final..

 Llegados a este punto, estoy segura de que todo esto según el método Konmari sería Komono…

- R, (razón de ser de cada objeto): en el coche sólo tienen razón de ser los ‘tesoros’..

- E, (en cada lugar una cosa): lo que dejes en el coche asígnale un sitio, a ser posible fuera de la vista (ver A y M)

- A, (apartarlo todo de las superficies): nada de tener 20 peluches en la bandeja trasera o en el salpicadero..debe llegar un punto en que dificultan la visibilidad.. Y eso incluye el suelo! Ojo con las botellas de agua vacías que quedan rodando por ahí.

- M, (módulos): el coche los tiene bien definidos: guantera, maletero y los bolsillos de las puertas (que creo que deberían quedar vacíos al salir del coche, nada de moneditas sueltas y demás..). La guantera debería poder cerrarse sin esfuerzo, y al abrirse no deberían saltar las cosas al suelo….

- L, I, N, E: ahora toca establecer límites para que las cosas no se queden en el coche más de lo necesario. Para ello deberías subir a casa con lo que bajaste (como la regla del 'entra uno, sale uno' adaptada), no ser permisivo con las cosas que dejas en el coche y establecer unas rutinas para ello (por ejemplo, marcar un día para llevar cosas para donar o reciclar, y no dejarlas en el coche ‘para cuando te pases’, porque no lo harás). 

Si quieres dejar algún objeto de 'traspaso' una temporada para tener un kit de supervivencia, (por ejemplo, las zapatillas para conducir en verano) procura sacarlo al acabar esa temporada, así practicas el 'intercambio': bajo el paragüas pero subo las zapatillas veraniegas. Y esos objetos que queden asignados a un lugar, nada de rodando por el suelo o el maletero en cada curva, búscales un módulo (o bajatelos directamente en una bolsa y que estén todos juntos)

Ojo con determinados kits-de-supervivencia (sobre todo al tener peques es fácil pensar que son una solución) porque el coche no es el mejor microclima para según qué cosas, sobre todo si vive aparcado en la calle.. En verano puede superar los 40º, y toallitas, botellitas de agua, cremas o pañales no lo superan. Esas cosas al salir del coche, sácalas.

A ver cuánto me dura despejado!

Y tú, ¿qué es lo más absurdo que hay en tu coche? ¿Cuántas cosas hay en vuestro coche fuera de lugar? Confieso que estos días he ido mirando los coches aparcados y ha sido todo un espectáculo lo que la gente tenemos allí.. Ya me contaréis.

ALiCadula

PD: los ‘Trastos’ de mi coche fueron: algún papel caducado de la documentación, un clip, una moneda de euro, dos tornillos (...?????), una pieza metálica pequeña indefinida, algún cleenex usado, tiquets de parking, una tarjeta de gasolinera anticuada, un post-it con un mensajito cariñoso, la tarjeta del cambio de aceite del taller, un plano con indicaciones para llegar a Alicante (en papel!!), un compresor de bici (y yo no tengo bici…), una funda de almohada dentro de su embalaje de plástico (¿¿??), un limpiacristales de esos con espuma por un lado y goma secante por otro (pero taan viejo que ensucia más que limpia..), una carpeta grande de dibujo con láminas y papeles varios (otro espacio incontrolado?)


"Menos es más", para saber más sobre minimalismo

Escrito por MiniMamiS 12-04-2016 en Minimalismo. Comentarios (0)

Este mes cayó en mis manos el libro 'Menos es más: cómo ordenar, organizar y simplificar tu vida', de Francine Jay. Tiene ideas que ya pululan hace tiempo sobre esta filosofía y otras cosas que se pueden aplicar o que te pueden ayudar. Me lo he leído en una semana (esto siendo minimami ya sabéis que es todo un logro..), lo que indica que me ha gustado mucho, tiene cosas que voy a intentar aplicar (ya os contaré), y vamos a hacer una síntesis con lo más relevante. Para todo lo demás os invito a leerlo.

El problema de las 'cosas'

La primera parte del libro, ya que trata sobre minimalismo, va de los beneficios de ganar espacio y el problema de tener muchas cosas. Algunas ideas clave que me gustaron son:

- Hay que darle la vuelta a la idea de que vas a perder cosas o 'el vacío' (poco atractivo..suena a escasez) y cambiarlo por el de vas a 'ganar espacio', un recurso muy codiciado y escaso!

- Deshacerse de las cosas es como hacer dieta: contamos las posesiones como calorías, y si lo hacemos de golpe puede haber efecto rebote, dándonos un atracón y volviendo a llenar nuestra casa de cosas. Debe ser un cambio de hábitos.

- No hay que olvidar que las cosas existen para servirnos, y no al revés.

- Hay determinados objetos que hay que controlar: los que implican acumular más objetos: aparatos con accesorios, manuales de instrucciones, productos de limpieza específicos.. Si te deshaces de ese objeto, puedes librarte de muchos más. También lo que la autora llama CDLD (cosas de los demás). Se impone una revisión de lo prestado, dejado o guardado en tu garaje que no es tuyo. Y por supuesto esas cosas que entrañan alguna promesa y compramos para impresionar-nos ('objetos con aspiraciones')..y habría que ver si las han cumplido.

- También hay algunas actitudes que hacen acumular cosas (y no solo las compras compulsivas), como intentar recrear la vida exterior en casa: adquirir algunos aparatos para simular el montarse un gimnasio, o un equipo de pantallón y todo lo demás para hacerse un cine, o una cafetera que haga el café tipo cafetería (y estoy totalmente de acuerdo con la autora: está mucho más bueno en la cafetería)

- Se explica bastante bien el por qué las cosas pueden llegar a generar estrés: primero por no tener algo, luego pensando como conseguirlo, posteriormente por el hecho de cuidarlo y mantenerlo al conseguirlo, y aquí yo añadiría estrés si no se usa tanto como nos habíamos prometido... Y finalmente si se estropea nos estresamos ante el hecho de que hay que arreglarlo... (cuanto tiempo se pierde esperando a un técnico? o, añado yo, yendo al taller/tienda/ o similar?)

- También hace hincapié en el impacto ambiental y social del consumismo, sobre todo en la parte final del libro, ya que por cada cosa que se adquiere alguien se queda sin su parte. En este sentido la compra de objetos de segunda mano, como a veces hemos indicado, implica menos recursos naturales que hacer un objeto nuevo.

El método STREAMLINE

Una parte del libro está dedicada a aplicar su método por las diferentes estancias de la casa, teniendo en cuenta que la casa puede ser tipo estudio o la típica americana con garaje y trastero (gran peligro para acumular..) y, de hecho, dedica un capítulo a estas estancias no-habitables para evitarte que se transformen en meros trasteros donde no cabe ni el coche.

En cada estancia invita a aplicar lo que denomina el método 'STREAMLINE' (que la autora lo define como 'optimizar') donde cada letra sería la inicial del proceso a seguir:

- S, (siempre hay que volver a empezar): indica el gran momento de sacar todos los objetos y seleccionar, mejor desde el punto de vista de lo que te vas a quedar (y no de lo que vas a desechar, que es un poco pesimista)

- T, (Trasto, Traspaso o Tesoro) : clasificar los objetos en estas tres categorías, e intentar reducir el número de cosas que te vas a quedar (los trastos se tiran y el traspaso es para donar o vender). Plantea la posibilidad de los 'dudosos': aquellos objetos que aún no tienes muy claro si tirar o guardar y explica la conocida técnica de guardarlos en una caja con fecha y si en seis meses no la has necesitado, la desechas.

- R, (razón de ser de cada objeto): aquí hay que preguntarse seriamente el por qué tenemos el objeto, cómo llegó allí, etc..

- E, (en cada lugar una cosa): buscar un lugar para cada objeto y así, si algo no tiene su sitio, es que va fuera. Aquí define los conceptos de 'círculo íntimo' (lugares de fácil acceso, para los objetos que uses a diario), 'círculo externo' (para aquellos que uses menos de una vez por semana pero más de una vez al año) y el 'almacenamiento profundo' (tipo sótanos o buhardillas para las cosas que usas una vez al año o menos pero que no te puedes deshacer, tipo documentos)

- A, (apartarlo todo de las superficies): hay que dejar las mesas, encimeras, camas..despejadas, y eso incluye el suelo!

- M, (módulos): juntar los objetos que hacen una función similar (lo que ayuda a detectar duplicados..¿a quién no le han salido más de una decena de bolis bic?) y seleccionarlos, así los tienes localizados y te evitas comprar algo porque crees que no tienes.

- L, (límites): establecer límites para no sobrepasar el número de cosas (por ejemplo, asignar un estante para los libros y que quepan los que quepan, ni uno más..si no habría que aplicar el punto siguiente (bien conocido por los minimalistas).

- I, (intercambio): la regla del 'entra uno, sale uno'

- N, (no ser permisivo): la idea es restringir los objetos, sobre todo los de categoría sentimental..y se sugieren estrategias como miniaturizar (quedarse con una parte del objeto), o hacerle una foto, ...

- E, (el mantenimiento): establecer unas rutinas para controlar y gestionar lo que entra. Esto incluye cancelar suscripciones, evitar intercambio de regalos y hacer saber que estás en el camino minimalista para evitar regalos 'bienintencionados' de tu familia o amigos.

Implicar a la familia

La última parte trata de explicar como integrar al resto de los miembros de tu hogar en este estilo de vida, porque claro si tú intentas mantener las superficies despejadas (punto A del método) y los demás dejan todo en la mesa del comedor o hay juguetes en el pasillo, no vamos bien. El quid de la cuestión para muchos papimamis: ¿que pasa con las cosas de los demás?. Algunas ideas que da el libro son:

- Dar ejemplo, sobre todo con los niños, que aprenden observando a los papimamis.

- Que noten los beneficios, como tener más tiempo para jugar porque no estás recogiendo, o estar más relajada porque encuentras las cosas en su sitio (eso lo notará tu pareja seguro..;)..

- No hay que sacar sus cosas de casa cuando no estén, ellos deben participar (resiste la tentación de ser un tornado!!)

- Invita a crear un plan en el que todos se impliquen para seleccionar sus cosas. Para ello recomienda asignar un sitio para las cosas de cada miembro de la familia y así se fijan límites y se mantienen las estancias comunes despejadas (esto incluye establecer ciertas rutinas, como recoger al acabar el día, o practicar el entra-uno-sale-uno..)

- Y sobre todo, tener paciencia.

Aplicar el método con los peques..

Finalmente, da ideas para la pareja y también según las diferentes edades de los hijos (por supuesto esta parte me interesa!!), empezando por los bebés (ahí estamos ojo avizor..) y posteriores, incluso adolescentes (estará bien ir preparada..). Os cuento un poco lo de los bebés y lo demás..pues ya lo viviremos ;)

- La gran alegría es saber que los bebés no te van a protestar por sacar sus cosas de casa. Hasta ahora, efectivamente, nosotras decidimos y seleccionamos sus cosas.

- Esto compensa el hecho de que suelen multiplicarse mucho el número de cosas por tener un bebé (alguna vez lo he comentado), y el libro también advierte sobre la lista de nacimiento (totalmente de acuerdo si recordáis el post de 'Preparando el nido')

- Para cuando ya se empiecen a dar cuenta la autora recomienda una 'zona de espera' donde guardes sus cosas un tiempo, por si la piden (con rabieta incluída). Esto va según niños, pero a los 2 años ya te pueden pedir alguna cosa que hace semanas que no ven y parecía que no echaban de menos..

Conclusión

En la parte final se argumenta la razón de ser del minimalismo para mí, que es la sostenibilidad. Está muy bien tener la casa más despejada pero en el fondo hay que plantearse consumir menos porque esas cosas salen de algún sitio y las fabrica alguien y el ritmo simplemente no es sostenible. Os invito a leerlo, sólo os diré que espero convertirme cada día un poquito en 'minsumista'.

ALiCaduLa

Quizás te interese:

http://minimamis.blogspot.es/1442690765/preparando-el-nido/

http://minimamis.blogspot.es/1441016567/el-por-que-de-todo-esto/