MiniMamiS

Residuo Cero: Compensando la huella ambiental de tu bebé


Recuerdo un capítulo
de la serie 'Friends' (yo era muy fan;) en el que Phoebe estaba embarazada y tenía antojo de comer carne. Para ella esto suponía un gran problema porque, si recordáis, era vegetariana. Pero no lo podía evitar: el bebé quería carne (como decía ella).

Entonces a Joey se le ocurría una grandísima idea (estupenda diría yo, teniendo en cuenta que era el personaje 'simple'): dejar de comer carne para compensarlo ("así no se matan más vacas, serían las que me hubiera comido yo").

Con esta idea me he quedado para escribir este post, porque todo lo que conlleva un bebé es muy poco sostenible: uso de productos desechables (pañales, toallitas..), se coge el coche para todo, la ropa se utiliza una temporada.. Si llevabas un ritmo de vida bastante sostenible y con el bebé muchas de estas costumbres se han trastocado, pero te gustaría controlarlo un poco, podemos hacer como Joey e intentar compensar.

Porque una cosa está clara: si intentas adoptar las opciones más sostenibles en todo te complicarás tu día a día más que simplificarlo (ya está el día bastante ocupado, sobre todo si también trabajas). Se pueden realizar algunas cosas, pero todas no, que ya sabemos que lo de ser supermamis no nos va mucho..Pero lo que podemos hacer es ser un poco 'Joey' y compensar sus impactos.

Con este post empieza una serie de recomendaciones y consejos para minimizar lo que se denomina la huella ambiental de tu bebé. Analizaremos sus rutinas viendo que acciones causan impacto y cómo evitarlo (o compensarlo!..)

Los impactos ambientales del bebé

El impacto ambiental es el efecto que produce nuestra actividad sobre el medio ambiente. En este sentido, siempre hay impacto, desde el momento en que existimos, la cuestión es si es negativo o no. En general los impactos negativos se deben a dos causas principales: gasto de recursos (energía, materias primas, agua..) y generación de residuos.

De toda la vida hemos oído consejos como las 'tres-erres' (Reducir-Reutilizar-Reciclar), ducharse y no bañarse, no coger el coche para ir aquí al lado, usar el transporte público, etc.. Las rutinas del bebé incumplen la mayoría de estos consejos, veámoslo desde el principio.

La llegada del bebé

Praparar la casa para el futuro miembro (si es el primero sobre todo) implica, principalmente, adquirir un montón de objetos (gasto de recursos). Además preparar su habitación suele incluir pintarla entera y sacar lo que había dentro (generación de residuos). Para minimizar los impactos (y compensarlo ‘estilo Joey’ ) recomiendo:

- Hacer una lista con lo que realmente es imprescindible adquirir ahora (nada de cosas que necesitará dentro de 6 meses..). Así aplicamos la primera R de 'reducir', que realmente es la más importante.

- Adquirirlas de segunda mano (o de mano de esa amiga/prima/hermano que ya tiene 3 y se planta). Aquí aplicaríamos lo de reutilizar. Piensa que son objetos de uso bastante temporal..no va a dormir en cuna años y años.. Así también ahorras dinero, que son muchas cosas de golpe. Y además, te ahorras luego el quebradero de cabeza de qué hacer cuando ya no lo necesites: lo devuelves y listo (o lo llevas al punto limpio sin ningún remordimiento)

- Utilizar la versión eco de lo que se pueda (pintura para la habitación, juegos de sábanas para las camas..): menos residuos tóxicos se generan.

- Estos consejos aplícalos también para su ropa del principio (ten lo necesario para, digamos, el primer mes y poco más, que crecen muy rápido!; mejor si te la dejan y con tejidos respetuosos para el bebé y el medio ambiente)

- Hacer durar las cosas: nosotros hemos tenido tres sábanas bajeras para la cuna y un juego completo de colcha/manta hasta que pasó a cama (y se cambian porque el colchón entonces es más grande..) No hace falta tener tres colchitas o 2 nórdicos (además mi hija no se tapaba nunca..) No hace falta comprar en cada temporada de blancolor...

Plantéate también usar el mismo carrito hasta que ya no lo necesite..Eso de comprar otro modelo al año porque es más ligero o se pliega más fácilmente (tipo 'paragüas') realmente creo que no hace falta..puedes seguir sacando el primero (que además suele ser mucho más cómodo de llevar). Si alguien te lo presta, eso ya es otra cuestión.

- Lo que saques de la habitación destinada a tu peque búscale un segundo hogar (si se puede) o tíralo donde corresponde: llévalo al punto limpio, pero por favor, no lo dejes al lado del contenedor ese de la 'resta', que `parece el cajóndesastre para todo ("no sé donde va..pues a la resta"). Para facilitar esto, planifica bien la preparación del nido porque si te plantas en el octavo mes todo serán prisas y lo tirarás en cualquier sitio.

Para compensar

Además de todas estas recomendaciones, podemos moderar nuestros impactos ("dejar de comer carne" que decía nuestro protagonista) para compensar. Así que nada de comprar muebles nuevos para la casa en esta temporada, y como seguramente la repasaremos de arriba a abajo preparando el nido, lo que queramos desechar, lo sacamos, lo reciclamos y dejamos espacio. Ya veremos en próximos post como compensar otro tipo de rutinas.

Y tú, ¿has observado algunos hábitos o situaciones poco sostenibles relacionadas con tu bebé? ¿qué cosas se te ocurren para intentar compensarlo? Pronto analizaremos algunas rutinas y sus impactos asociados para intentar compensarlas y acercarnos al ResiduoCero ;)

ALiCaduLa

Relacionados:
http://minimamis.blogspot.es/1442690765/preparando-el-nido/
http://minimamis.blogspot.es/1441383766/un-mes-sin-comprar-nada-nuevo/


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: