MiniMamiS

Ideas y reflexiones para mamis minimalistas

Por una vida con bebé pero sin estrés

Siguiente espacio: Entrada y pasillo

Escrito por MiniMamiS 26-03-2018 en Retos y experimentos. Comentarios (0)

El siguiente espacio que propone el reto es la entrada o recibidor. Este espacio es de lo más variopinto: hay casas que no tienen, otras sí pero con lo justo y necesario (este sería mi caso) y otras tienen un gran recibidor con armario y un buen pasillo. En mi caso he podido aplicar algunas cosas pero la mayoría no. Ahora lo veremos.

Ideas clave

Lo que el reto aconseja en general es que esté bien ordenado y despejado, ya que es lo primero que se ve cuando entras en casa. Así que se recomienda tener un sitio para poner los abrigos (mejor colgadores que perchero) y también un espacio donde dejar los zapatos para quitárselos nada más entrar y no ir con ellos puestos por toda la casa (se ensucia mucho menos).

Tener un armario en el recibidor sería lo  ideal pues aquí se podrían dejar abrigos y complementos, como bufandas y demás, que te las pones justo antes de salir de casa y que te las quitas al llegar. También podría ser el sitio donde dejas el bolso.

Para los zapatos se puede tener una banqueta para sentarse y quitárselos, o un zapatero, aunque ojo con ellos porque debe combinar bien y no ocupar demasiado.

No se recomienda tener un paragüero, sobre todo si tu entrada es pequeña, porque para lo que se usa el paragüas en algunos sitios es espacio desperdiciado...Desde luego en mi zona no hace falta.

Mi caso

Dada la naturaleza de nuestro recibidor (poquita cosa..;) hemos aplicado las ideas clave a nuestro modo porque no tenemos armario y tampoco es viable meter ahí un zapatero o una banqueta. Algunos consejos nos los hemos saltado.

Por ejemplo: para dejar las chaquetas hay un perchero de pie (..ale, la primera en la frente) El reto efectivamente no lo recomienda, pero nunca lo tenemos abarrotado, cuando veo que estoy usando otra chaqueta por cambio de estación o lo que sea, la que está colgada la guardo en el armario. En mi casa sólo somos tres, así que es difícil que se junten 9 chaquetones ahí. Además como ya ha salido en otras ocasiones, si no tienes muchas chaquetas, es difícil que se amontonen. Yo sólo tengo dos para otoño-invierno así que... La cantidad justa ayuda a que no se salga todo de madre.

También hay una mesa-baúl (está hueca, y se abre por arriba, es como un cesto cuadrado de mimbre grande) para dejar las llaves y demás al llegar. Por suerte no tiene cajón, que acabaría siendo el típico guardatodo, así no se acumula demasiada basurilla en la entrada.

Los zapatos nos los quitamos ya en la habitación, que total está a dos pasos y yo personalmente lo hago enseguida (lo primero la chaqueta, lo segundo los zapatos). Así ya me pilla en el sitio donde se guardan, en el armario, y no se quedan tirados por el suelo. Creo que si me los quitara en la entrada, ahí se quedarían y si no es su sitio, mal plan.

Como es bastante pequeño, no hay ningún mueble demasiado ostentoso, ni la típica planta de interior, ni lámpara de pie ni nada que se coma medio recibidor. Sólo un espejo, un puff que hace como de armario para algunas cosas de mi hija (ahí dejo la mochila del cole y la de ir a la piscina, justo para cogerlas para salir) y un atril de adorno con un par de libros antiguos. 

Y en cuanto al pasillo, también es muy minimalista. No hay ningún mueble ni nada en él. Ni siquiera hay cuadros o fotos en las paredes, solo un espejo en un pequeño trozo.

Así que en nuestro caso hemos aplicado totalmente el menos es más, porque recibidor y pasillo es de lo más minimalísimo que hay en mi piso.

Y tú, ¿disfrutas de un superhall o se entra directamente en el salón? ¿como lo organizas?

AliCaduLa





 

Segundo Asalto: El Baño

Escrito por MiniMamiS 05-03-2018 en Retos y experimentos. Comentarios (0)

Siguiendo con mi experiencia en el reto 21 días para tener tu casa en orden (del blog www.ordenylimpiezaencasa.com ) y tras haber ganado la batalla (espero...) con la cocina, la siguiente estancia que se propone es el baño.

Ideas Clave

La idea principal es tener claro qué cosas van en el baño y cuáles no (y suelen estar ahí).

- Sí a las toallas limpias que, siguiendo un poco la filosofía del reto, se recomienda que sean todas iguales y sin pasarse de número (con dos toallas por cada miembro de la familia es suficiente) Aunque en otros sitios recomiendan que no estén guardadas en el baño por las humedades, he hecho caso del reto y las tengo allí porque realmente es más práctico y, como no tienes de más, no están mucho tiempo sin usarse y lavarse (no da tiempo a que le afecte el ambiente del baño). La clave es tener el número realista de toallas que se van a utilizar.

- Sí a los repuestos del baño (geles, champús, papel higiénico..). Esto yo también lo hago porque es mucho más práctico tener los repuestos en el sitio donde luego van a estar usándose (el papel se caba en el momento más inoportuno..y seguro que siempre se te acaba a ti ;D.. Se acabó eso de chillar pidiendo un rollo... Y si te pilla sola en casa, se acabaron los numeritos raros para salir del apuro ;))).

Si tuerces el gesto porque lo ves imposible con el espacio del baño, seguramente es porque tendrás demasiada cantidad de potingues y de repuestos. Recuerda: con un número adecuado de cosas puedes permitirte guardarlas en un espacio que en principio parece limitado. Con las cosas de aseo nos solemos volver locos y caemos en la acumulación innecesaria: ofertas de champús con la mascarilla, geles comprados de 4 en 4.. cuando realmente son productos que duran un montón.. Puedes estar con una botella de gel casi dos meses (y te lo dice una cuya familia de tres se ducha todos los días..), ¿necesitas tener 8? vas a estar un año ocupando un estante de un armario hasta que por fin se libere.. no hace falta, se tiene un repuesto de cada cosa y punto. Y así se puede guardar en el baño.

- No a los productos de limpieza en el baño (ni siquiera los del baño) ni tampoco cubos y fregonas: muy típico dejarlos en el plato de ducha pero es verdad que queda feo.. sácalos de ahí .

- Se recomienda también tener las superficies despejadas, estilo la encimera de la cocina. Si tienes un baño grande con una superficie respetable alrededor del lavabo intenta que no esté lleno de botecitos, ni cosas de adorno aunque parezca que hacen bonito. Por supuesto nada de pasta de dientes espachurrada y abierta (horror!!), muestrecitas a medio acabar y accesorios de pelo. Aunque sean cosas que usas cada día no cuesta nada meterlas en el cajón y quitarlas de encima. En mi caso sólo está el jabón de manos y el bote de los cepillos de dientes (tampoco tenemos mucha superficie para más cosas).

Recolocando..

A partir de aquí, con los espacios que tengas, hay que organizar por secciones y por persona muy equitativamente: si tienes un cajón o dos cajones hay que distribuir el espacio entre tú y tu pareja por igual (o entre todos los miembros de la casa si todos necesitan ya su espacio). Da igual que uno tenga más productos que el otro: no robes espacio y mejor plantéate el número de productos que tienes.

Precisamente por esto se recomienda hacer una criba o un sin piedad como dice ella: productos de aseo que estén caducados, muestras que sabes que no usarás... En la bañera dejad solo un bote de cada producto si usáis los mismos (un champú, un gel..) y, con lo que definitivamente te quedes, haced secciones.

En nuestro caso los espacios para organizar el baño que tenemos son un mueble bajo lavabo (que como dice mi tocaya autora del reto es un gran invento) con dos cajones. El primero está equitativamente repartido entre mi pareja y yo: la mitad del espacio para las cosas de cada uno, y en el de abajo tenemos el papel higiénico (que para mí queda un poco feo si se ve) y aun queda medio cajón disponible que tenemos repartido también equitativamente para cosas que usamos menos.

También tenemos un armarito en la pared dónde están las medicinas y algunos botes altos (que en el mueble bajo lavabo no caben bien).

Debajo del mueble del lavabo aún queda un espacio donde tengo una cesta de mimbre con repuestos (gel y champú, desodorantes) toallas de lavabo limpias y el secador.

En la pared tenemos un estante metálico dónde se pueden poner las toallas limpias grandes. hace poco cambié las toallas porque estaban bastante viejas y eran cada una de un color y haciendo caso del reto compré dos por persona y del mismo color y la verdad que se nota (y no me he quedado sin toallas en ningún momento;)

Como conclusión decir que aunque aún soy bastante potinguera (me gustaría tener menos productos), no hay ninguna cosa del baño que no esté allí, ni siquiera los repuestos. Hemos conseguido que quepa todo y es de lo más práctico. 

Como consejo mío personal te diré que si simplificas tu rutina de aseo y te quedas con pocas cosas, es del todo posible que todo esté en tu baño y bien ordenado (además de ganar tiempo). Pero eso ya lo contaré en otro post ;)

AliCaduLa

Relacionado:

http://minimamis.blogspot.es/1519116162/reto-21-dias-para-tener-tu-casa-en-orden-mi-experiencia/

http://minimamis.blogspot.es/1519302660/primer-asalto-la-cocina/

http://minimamis.blogspot.es/1519641595/cocina-ultimo-asalto/







Cocina: último asalto

Escrito por MiniMamiS 26-02-2018 en Retos y experimentos. Comentarios (0)

Día 3: Armarios y cocina

El objetivo del tercer día es organizar otros armarios que no sean de comida (ollas, menaje etc..). Tengo un amigo que siempre decía que lo bueno de las cocinas es que las cosas siempre están en los mismos sitios (si te pones a cocinar en casa ajena lo sueles encontrar todo). Veamos si es verdad, y si se puede mejorar.

Ideas clave

- La idea más importante quizás sea que las encimeras deben estar despejadas: fuera todos los típicos pequeños electrodomésticos, a no ser que realmente los uses cada día.. He conseguido aplicar esta idea al menos en la mitad de la superficie de la cocina. Al principio de vivir aquí sí que había una Nespresso, la licuadora, el frutero etc..lo que solemos tener, pero hemos desterrado todos los pequeños cachivaches porque realmente no los usábamos. La zona de la encimera dónde están los fuegos sí que tiene alguna cosa: aceite, sal y condimentos que usamos habitualmente y la tabla de madera que la tenemos fija al lado del fregadero.

Armarios

Para distribuir los armarios primero hay que sacarlo todo y hacer lo que en el reto se denomina un "sin piedad" (yo lo llamo un "sin-dudar" ;) que es hacer una buena criba y desechar efectivamente todo lo que no uses o esté en mal estado. Con lo que quede hay que hacer secciones, como con todo en este reto. En mi caso tenemos tres armarios superiores para menaje y demás cacharrería: uno con platos y vasos, otro con cosas para el desayuno( tazas, cafeteras, platos pequeños..), otro para los tuppers casi exclusivamente como recomienda el reto, aunque aquí hay una zona donde tenemos pequeños electrodomésticos como la batidora, una sandwichera, el molde de silicona para hacer papillote y frascos de cristal vacíos que me sirven para guardar alimentos.

Y en los dos armarios de abajo que quedan hay ollas y coladores grandes, sartenes y otro con una batidora tipo bullet y sus accesorios, una olla mas grande y la olla express (que debería plantearme tirarla porque no la uso nunca..)

También tenemos 4 cajones: en el primero están los cubiertos, abridores y pinzas para cerrar bolsas; en el segundo están los cucharones de madera y de metal (yo no los tengo fuera en un bote). Puse tres bandejitas para distribuirlos bien cómo se recomienda en los armarios y en la nevera. En este cajón también está el salvamanteles, el rallador y un colador pequeño. En el tercer cajón tengo los paños y una báscula de cocina y el último están los manteles y las servilletas.

Otros objetos a revisar

- Los tuppers se recomienda que sean todos iguales, de la misma familia o marca y forma (mejor cuadrados) y del mismo tamaño. La ventaja de esto es que los puedes guardar unos metidos dentro de otros y, como las tapas servirán para todos, no te volverás loca después buscando la tapa adecuada. Que sean del mismo tamaño no debe agobiarte: es mejor adaptar la comida al tamaño del tupper y no al revés. Como bien dice en el reto nadie dijo que no se pueda repartir una buena ración entre diferentes tuppers o meter menos ración de la que cabe y que sobre tupper.

En mi caso hay cosas que cumplo y otras no...Reconozco que tengo tuppers de diferentes formas y tamaños porque, como suele pasar vamos sumando: los tuyos, los que ya había en casa de tu novio al venir a vivir aquí, otros que compras después.. y, la verdad, me dolía mucho más tirar los que tengo en buen estado y comprarlos todos iguales (me suena poco sostenible...). Pero lo que sí cumplimos es que no tenemos una invasión y he aquí una ventaja del minimalismo: si tienes un número adecuado puedes permitirte tener de diferentes tipos porque te caben.

Otra cosa que hago diferente es que los guardo tapados, con su tapa correspondiente (así no pierdo la tapa que toca) y apilados uno encima de otro. Está claro que así ocupan más, pero lo que decía antes: me caben.

 Ah, y he de confesar que tengo tres redondos, jeje ;)

- Ojo con lo que ella llama "Los horrores de la cocina":  objetos que suponen sin darte cuenta una invasión importante.. Uno de ellos son las tazas: es verdad que solemos tener un montón porque es un regalo muy socorrido y además cada una es diferente, lo cual puede producir mucho 'ruido visual'. En el reto sale muchas veces es te concepto: hay que intentar que las cosas que se ven sean de la misma gama e iguales (por ejemplo del mismo color) para evitar el ruido visual. Recomienda dos tazas por persona de la familia y todas iguales. En mi caso nos pasamos de tazas y es verdad que cada una es de un tipo. Me encantaría algún día tenerlas todas iguales, pero me pasa un poco como con los tuppers: si están en buen estado eso de tirarlas a pelo no lo veo necesario. Si consigo que alguien las quiera (o se van rompiendo, que no es el caso de momento..) pues a lo mejor me lo plantearía. Al menos están dentro de un armario y no causan mucho ruido ;)

El otro objeto horroroso son las pajitas, quizás las has necesitado alguna vez para un cumpleaños o una cena de amigos pero las venden en bolsas de tropecientasmil y luego te sobra casi toda entera..ahí va rodando por la cocina. En mi caso aún no hemos tenido ese problema y, conociendo el daño medioambiental que hacen las pajitas, no voy a comprar nunca, pero es verdad que es un clásico en los cajones de los armarios. Hay que plantearles una salida que no sea tirarlas a la basura.. difícil solución (¡¡¡no compres pajitas!!!!).

Atención también a paños, manteles y servilletas hechos un asco. Todo un clásico no usar los nuevos "porque se mancharán"... Bueno, siendo inquilinos de la cocina ese es su destino..¡déjalos vivir!.. Ya ha salido este consejo con otros objetos pero recuerda: si compras el recambio, tira el viejo. En este caso no me da ninguna pena jubilar esos trapos con lamparones que por mucho que se laven, no dan impresión de estar limpios.

Con esto tenemos el primer espacio controlado. Próximamente el baño! Cuéntame si has hecho las paces con tu cocina o siguen invadiéndote los pequeños electrodomésticos ;)

AliCaduLa







Primer asalto: La Cocina

Escrito por MiniMamiS 22-02-2018 en Retos y experimentos. Comentarios (0)


Siguiendo con mi experiencia del reto "21 días para tener tu casa en orden" seguimos en la cocina. Tras ocuparse de los menús, los siguientes 3 días también tratan de este espacio. 

Día 2: la despensa y el frigo

El objetivo es colocar toda la comida para tenerla controlada, gastarla y que no caduque.

Ideas clave y mi experiencia

- Intentar no mezclar los espacios destinados a comida con los de menaje y cacharros. En mi caso ya  respetaba está norma. La única excepción es el armario para cosas del desayuno: tengo tazas y cafetera con productos como café y pan, pero el resto de los alimentos los tengo separados de las cacerolas.

- La comida se coloca preferentemente en los armarios más altos ya que coges más veces comida que, por ejemplo una olla, así que mejor a una altura que sea cómoda. Esto también se aplica para colocar la comida que cojas de manera más frecuente. También lo cumplimos en mi casa. Lo único que hemos dejado en un armario bajo son los cartones de leche y otras bebidas como cervezas 

- Se deben colocar los productos más viejos o abiertos en primer lugar y por detrás los más nuevos. Esto es una norma muy de control de stocks de almacén ;) 

- Colocar la comida en bandejas en vez de directamente sobre los estantes. Este es el consejo 10 sin duda: un gran descubrimiento! la nevera se mancha mucho menos porque si gotea algo va a caer sobre la bandeja que es mucho más fácil de sacar y de limpiar que un estante, y cuando buscas algún producto solo tienes que sacar la bandeja destinada a esa sección y cogerlo (muy útil por ejemplo en estantes superiores). Mejor todas del mismo color (yo las tengo blancas) y hay que tomar la precaución de medir los estantes de los armarios y de la nevera para optimizar el espacio.

- Hacer secciones para localizar rapidamente la comida. En mi caso en los armarios tengo conservas en lata, conservas en vidrio, pastas, infusiones y endulzantes, productos para postres (cacao en polvo, almendra molida, un bote con dátiles, aceite de coco etc..). Cada una de estas secciones las tengo en una bandeja. Después tengo los cereales en botes de cristal (ocupan un estante sin bandeja).

- La nevera:  En mi caso, en cada estante caben dos bandejas, aunque no las he puesto en todos. Mi distribución queda de la siguiente manera:

- en el estante superior tengo una bandeja con botes para usos esporádicos (tahini, miso, pasta de almendra etc..) y el otro lado del estante queda libre para poner algún recipiente con un cereal hervido o una ración de algún guiso para esos días.

- en el segundo estante empezando por arriba hay una bandeja para pan de molde (lo meto en la nevera) y otra para los embutidos.

- en el siguiente estante hay una bandeja para lácteos y el resto del estante queda libre y en el último antes de los cajones puse unas bandejas más estrechas y asi caben 3: en una están los quintos de cerveza (caben de pie), la otra tiene lechugas y la tercera es para tomates de untar y otras verduras.

 - A continuación vienen los cajones y aquí sí que vienen de perlas las bandejas, porque suelen ser para verduras y se manchan enseguida (y es un rollo limpiarlos). En el primero puse dos bandejas, una tiene los tomates y la otra otro tipo de verduras según temporada (zanahorias, calabacines, pepinos etc) y en el último cajón (el más frío) hay una bandeja estrecha para limones y otras frutas y en la otra mitad solemos tener alguna botella de vino o un espacio vacío para meter algo que queremos descongelar.

-La puerta de la nevera suele tener lo típico: en la parte de abajo los envases en brick que son más altos (leche, caldo..) y en los otros dos estantes de la puerta hay botes de salsas o mayonesa y conservas de vidrio. Arriba del todo está la huevera, que en el reto aconsejan desecharla porque solo caben 8 huevos y si los compras por docenas siempre hay cuatro rodando por ahí, pero en mi caso como los compramos de 6 en 6 sí que la uso.

- El congelador es tipo combi con tres cajones. En el reto se recomienda dedicar cada cajón a un tipo de alimento para distinguirlos fácilmente (una vez congelado todo parece pechuga de pollo ;). En mi caso también lo hacíamos ya: el primero es para la carne, el segundo para raciones que sobraron y están congeladas, el pan y una bolsa de hielo y el último es para el pescado. Además rotulamos los paquetes para tener claro lo que hay dentro.

Y hasta aquí la gestión de la comida. El próximo día en la cocina es para los armarios y su "cacharrería". Seguiremos informando!

Y tú? Tienes la comida bien localizada? Te quedas siempre sin un tipo de alimento y de otro tienes un armario lleno? Sacaste merluza del congelador y luego viste que era salmón? Todo tiene remedio :D

ALiCaduLa








  


Reto "21 dias para tener tu casa en orden": Mi experiencia

Escrito por MiniMamiS 20-02-2018 en Retos y experimentos. Comentarios (0)

Hace unos meses descubrí el blog "Orden y limpieza en casa" de Alicia Iglesias y me encantó. Hay consejos sobre organización (ya que ella es organizadora profesional) y una de las primeras cosas que sacó fue un reto (el del título: 21 días para tener tu casa en orden) y me he puesto a ello. Ya había hecho algunas cosas que recomienda en su blog, y otras que ya hacía yo, pero ahora me he puesto a hacerlo completo paso a paso. Desde aquí os contaré mi experiencia y las mejores ideas que a mí me han servido.

Me centraré en el espacio y los objetos, que es lo que he seguido bastante al pie de la letra (salvo algunas cosas, porque hay que adaptarse a tu realidad). Hay varios días dedicados a las rutinas de limpieza pero no profundizaré en ello porque lo hacemos algo diferente en mi casa, pero da muy buenos consejos, os invito a leer su blog.

De qué va el reto

El reto está dividido en 21 pasos, por eso lo de 21 días (aunque no es necesario hacer uno cada día..seguramente no podrás). Algunos días te dedicas a la misma estancia (cocina, el baño, las habitaciones..) así que en mi caso hice dos o tres cada semana, arreglando una estancia o dos por semana. Además de trabajar las cosas los objetos y las estancias, hace mucho hincapié en las rutinas para luego mantener ese orden y de hecho el primer paso ya es trabajarse una rutina, y es el que os voy a contar hoy.

Primer asalto: la cocina

Los cuatro primeros días tratan de la cocina, y el primero es : Menus mensuales y lista de la compra inversa.

El primer paso es dedicarte a planificar los menús para un mes. Es muy buena idea porque todo lo relacionado con la comida consume mucho tiempo libre. Puede que no estés todos los días clasificando tu ropa o moviendo muebles de una habitación, pero sí hay que comer cada día...Así que casi la mitad del tiempo libre que te queda es para cocinar, comprar, o pensar en que vas a comer. Al hacer un planning te sale automáticamente la compra y dejas de pensar cada día que hay que hacer de comer (ahorrándote también posibles compras de último momento para esa comida pensada en el último momento...)

También ajustas mejor el presupuesto: no caen tantas cosas que no estén en la lista, vas menos veces al super, dejas de tirar mucha comida (importante esta ventaja). Y yo añadiría que ahorras tiempo también porque al tener un planing no hace falta que estés cada día cocinando: un día que hagas uno de los menús puedes hacer de más y que te sirva para la siguiente vez (lo congelas etc..)

Hay que ponerse un día fijo al mes para hacer los menús (más bien al final del mes antes de que empiece el siguiente) y se hacen comidas y cenas de lunes a viernes, sin incluir los fines de semana (que siempre puede salir otro plan).

Para empezar a hacer los menús, primero hay que hacer un inventario de toda la comida que tengas (incluido el congelador). A eso se refiere la segunda parte del título: la lista de la compra inversa, porque tienes que hacer los menús con eso que ya tienes en casa y luego ya comprar algún ingrediente que te haga falta y las cosas que se vayan acabando.

Mi experiencia

Hacer el inventario es una gran idea.. no veas la de cosas que te salen repetidas, o algún ingrediente que compraste para un plato puntual y luego te ha sobrado un montón..Los primeros menús los planifiqué en base a lo que ya tenía en casa con intención de gastar todo lo que pudiera. Y es que me encontré con 7 tipos de cereales diferentes (arroz redondo, integral, basmati, quinoa, mijo, trigo sarraceno...), lo mismo con legumbres (lentejas pardas, lentejas rojas, garbanzos, azukis...), ingredientes para hacer algún postre pero que ya no repites más... Son efectos colaterales de hacer un curso de cocina ;)

Además del riesgo de que acaben caducando, está el espacio que esa comida está ocupando. No hace falta tener una despensa como para una familia de 6 si somos 3... Pasó bastante tiempo hasta que tuve que hacer realmente una buena compra, solo tuve que ir comprando cosas frescas como verduras y frutas.

Hacer los menús también es un gran plan. Ya lo hacía para mi hija o cuando yo tenía una semana que comía en el trabajo, pero es muy efectivo dar el paso para toda la semana. En mi caso los menús los hice para dos semanas y luego repetí, y los hice para mí porque yo no como carne pero mi pareja y mi hija sí, y hay dias que no comemos todos en casa. Así que pensé los menús para mí y los días que ellos se pueden acoplar pues comemos los tres. Por supuesto el día que hago una comida hago de más y así me sirve para otra vez.

Como se recomienda en el reto, se pueden guardar y sacarlos pasados unos meses, ya que tendrás que ir adaptándote a las estaciones y cambiándolos.

Y la típica duda de así comeré siempre lo mismo-vaya-rollo, pues eso pasa precisamente cuando no lo planeas, que acabas comiendo lo mismo por falta de tiempo para hacer otra cosa. Cuando te hagas los menús, los varías tanto como quieras. En mi caso, aunque tenía muchos ingredientes, realmente prefiero platos sencillos..no hace falta 5 tipos diferentes de legumbres si son garbanzos y lentejas lo que comemos. Prefiero el espacio que dejan en los armarios.

¿Y tú? ¿tienes pensadas las comidas o vives al día? Ya os seguiré contando los próximos pasos

Referencias:

El blog de Alicia Iglesias: www.ordenylimpiezaencasa.com